¿Cómo debe vestir una mujer a la hora de negociar en Líbano?

¿Cómo debe vestir una mujer a la hora de negociar en Líbano?

¿Es seguro el Líbano?

Ciudadanos libaneses se manifiestan con motivo del Día Internacional de la Mujer exigiendo que el Parlamento apruebe una ley que proteja a las mujeres de la violencia doméstica en Beirut, Líbano, el sábado 8 de marzo de 2014. (Bilal Hussein/ AP Photo)En el Líbano se ha vuelto común escuchar declaraciones como “los hombres deberían pedir sus derechos”, expresadas por los hombres a través de una broma o manteniendo una conversación interminable. Tales sentimientos fueron hechos públicos por el diputado libanés Ali Ammar, durante la sesión parlamentaria sobre la reciente ley de violencia familiar1 , quien dijo: “Pedimos a las organizaciones de mujeres que elaboren una ley que proteja a los hombres de la violencia “2.

Tales declaraciones, independientemente de su nivel de seriedad, implican que las mujeres disfrutan actualmente de una vida libre de discriminación y violencia e insinúan que la igualdad de género se ha alcanzado y se ha convertido en una cuestión del pasado.

De hecho, la gran cantidad de violencia, la falta de justicia y transparencia, la corrupción, la falta de derechos de los trabajadores y las violaciones de la libertad de expresión están negando a todos los ciudadanos libaneses sus derechos humanos. Pero esto no debe significar que la igualdad de género se haya hecho realidad; sólo que pasa a un segundo plano. Sin embargo, refleja una transformación de la condición y el papel de la mujer en la sociedad.

El mejor color para la negociación

Las relaciones entre Israel y Líbano han sufrido altibajos desde su establecimiento en la década de 1940. Líbano participó formalmente en la guerra árabe-israelí de 1948 contra Israel, pero fue la primera nación de la Liga Árabe en señalar su deseo de firmar un tratado de armisticio con Israel en 1949. Líbano no participó de manera significativa en la Guerra de los Seis Días de 1967 ni en la Guerra de Yom Kippur de 1973, y hasta principios de la década de 1970 la frontera de Líbano con Israel era la más tranquila entre Israel y cualquiera de los otros estados adyacentes de la Liga Árabe. El periodo más turbulento en las relaciones binacionales fue la década de 1970 y 1980, con motivo de la Guerra Civil libanesa. Durante las primeras etapas de la guerra, Israel se alió con las principales milicias cristianas libanesas que dirigían el gobierno libanés durante los primeros años de la década de 1980. Los países alcanzaron efectivamente la normalización de las relaciones con el Acuerdo del 17 de mayo, negociado por Estados Unidos en 1983, pero fue anulado por Líbano tras la toma de poder por parte de las milicias drusas y chiítas a principios de 1984. Israel también apoyó al secesionista Estado Libre de Líbano durante 1979-1984 y a su sucesor, el Ejército del Sur de Líbano.

  ¿Cuál es la religión del Líbano?

Hacer negocios en Arabia Saudí

Necesitaba desesperadamente sentirme relajada al hablar con los demás, mostrar los brazos y volver a llevar vaqueros. Tenía en mente que Beirut era la capital de la fiesta en Oriente Medio, algo con lo que definitivamente estoy de acuerdo ahora. También sabía que iba a comer muy bien.

Leti, una mochilera solitaria de veintitantos años, quiere seguir descubriendo Oriente Medio, le apasiona América Latina y sueña con viajar a África algún día. Le encanta viajar a lugares inexplorados y quiere inspirar a otras mujeres a hacer lo mismo a través de sus relatos viajeros. Puedes seguirla en Instagram

Etiqueta de negocios en Arabia Saudí

Wendy -seudónimo para su protección- se quedó embarazada un año después de dejar su trabajo como empleada doméstica. Se trasladó de una casa a otra, buscando trabajo doméstico a tiempo parcial y esquivando las medidas policiales contra los inmigrantes que no tenían patrocinadores.

El pasado octubre, una devastadora crisis económica asoló el Líbano y sus condiciones de vida fueron de mal en peor. Ahora pasa los días con su bebé de tres meses, esperando la llamada telefónica que podría poner fin a su horror de años: el consulado de su país diciéndole que por fin puede volver a casa, a Kenia.

Wendy no es la única trabajadora doméstica que espera la llamada que dé luz verde a su salida. Un número cada vez mayor de mujeres -que llegaron al Líbano en tiempos de bonanza económica para ganarse la vida y enviar dinero a sus familias- se esfuerzan por regresar a sus países de origen. Pero muchas carecen de documentos de inmigración, incluidos sus pasaportes. Los trabajadores indocumentados se enfrentan a crecientes cargos de penalización por infringir las condiciones de sus visados, y se arriesgan a ir a la cárcel. Algunos también tienen que enfrentarse a demandas judiciales contra ellos por parte de sus antiguos empleadores.

  ¿Cómo se les dice a las personas que viven en Líbano?