¿Cómo era el matrimonio antes de Cristo?

Por qué es importante el matrimonio

Antes del obligatorio “Ave María” y de una tía loca dirigiendo “YMCA” en la recepción, los invitados a una boda católica son testigos de “una alianza por la que un hombre y una mujer establecen entre sí una asociación de toda la vida y que está ordenada por su naturaleza al bien de los cónyuges y a la procreación de los hijos”. Pero esto no siempre fue así. Durante más de mil años de historia de la Iglesia, esta idea del matrimonio se enfrentó a una sana competencia.

Jesús vivió y predicó en un mundo que veía el matrimonio principalmente como un contrato económico. Los judíos consideraban el matrimonio como un mandamiento, pero destinado a beneficiar a la comunidad en general asegurando la estabilidad y la prosperidad económica.

El Proverbio 31, que hoy se proclama en las bodas como un tributo poético a la virtud de la esposa, habría sonado a su audiencia original como una descripción de trabajo. ¿Sabe supervisar a los esclavos? ¿Sabe de viticultura? ¿Sabe hilar lana y lino? Estas habilidades no sólo valían más que los rubíes, sino que eran mucho más prácticas.

Matrimonio por amor

El matrimonio precoz surgió de la necesidad de las sociedades antiguas de garantizar un entorno seguro en el que criar, gestionar la concesión de derechos de propiedad y proteger las líneas de sangre. La antigua ley hebrea exigía que un hombre se convirtiera en marido de la viuda de un hermano fallecido.

Pero incluso en estos primeros tiempos, el matrimonio tenía que ver tanto con el amor y el deseo como con la estabilidad social y económica. En su redondez, el anillo de compromiso, una costumbre que se remonta a la Antigua Roma, se cree que representa la eternidad y la unión eterna. Antiguamente se creía que una vena o nervio iba directamente del dedo “anular” de la mano izquierda al corazón.

  ¿Qué es lo que comen Hawái?

Muchas otras tradiciones matrimoniales actuales tienen su origen en estos tiempos antiguos. Se dice que los recién casados ayudaban a la fertilidad bebiendo un brebaje hecho con miel durante ciertas fases lunares y de esta tradición se deriva el origen de la palabra “luna de miel”.

La comprensión del matrimonio varía mucho de una cultura a otra. Algunas culturas consideraban la institución como endógama (los hombres debían casarse dentro de su propio grupo social, familia, clan o tribu), exógama (casarse fuera de la región geográfica o del grupo social) o polígama (permitir a los hombres tomar más de una novia).

Jesús sobre el matrimonio

Aunque en los tiempos bíblicos había muchas culturas diferentes en todo el mundo, la Biblia sigue principalmente al pueblo elegido por Dios, los israelitas, hasta la llegada del Mesías. Por lo tanto, este artículo se centrará en las costumbres matrimoniales judías.

Los matrimonios en los tiempos bíblicos no se hacían por amor, per se, sino por el beneficio mutuo de ambas familias involucradas. Los matrimonios judíos solían ser arreglados por los padres de los novios y comenzaban con un compromiso. Los sentimientos de los novios respecto al matrimonio no solían tenerse en cuenta, y era posible que los novios no se conocieran antes de los esponsales. Los esponsales podían incluso acordarse cuando la pareja era muy joven. En estos casos, el compromiso se mantenía hasta que los novios tenían edad suficiente para casarse.

A diferencia de otras culturas, en las que el padre de la novia pagaba a la familia del novio una dote, en la cultura judía el padre del novio pagaba el precio de la novia, o mohar, a la familia de la novia para negociar los esponsales y, en esencia, “comprar” a la novia. El novio también daba un regalo a la novia, llamado mattan, que pasaba a formar parte de los bienes que la novia aportaba al matrimonio. Estos regalos no siempre eran monetarios; podían ser propiedades o incluso servicios prestados a la familia de la novia. Se esperaba que un buen padre compartiera el mohar con su hija o se lo cediera por completo.

  ¿Que está prohibido en Viernes Santo?

Matrimonio concertado

La mayoría de las sociedades antiguas necesitaban un entorno seguro para la perpetuación de la especie, un sistema de reglas para gestionar la concesión de derechos de propiedad y la protección de las líneas de sangre. La institución del matrimonio respondía a estas necesidades. Por ejemplo, en el hebreo antiguo, la ley exigía que un hombre se convirtiera en el marido de la viuda de un hermano fallecido.

La palabra matrimonio procede del inglés medio, que aparece por primera vez entre los años 1250 y 1300 de la era cristiana. Sin embargo, la antigua institución es probablemente anterior a esta fecha. El objetivo principal del matrimonio, antes, era actuar como una alianza entre familias. A lo largo de la historia, e incluso en la actualidad, las familias arreglaban los matrimonios de las parejas. La mayoría de las parejas no se casaban porque estuvieran enamoradas, sino por vínculos económicos. Las personas implicadas no tenían mucho que decir sobre la decisión entonces, y a menudo tampoco hoy.

En nuestro mundo moderno, algunos matrimonios son por poderes, otros implican una dote (la familia de la novia da dinero o regalos al novio o a su familia) y otros requieren un precio por la novia (el novio o su familia dan dinero o un regalo a la familia de la novia). En pocos casos, el noviazgo o las citas son frecuentes, pero la mayoría tienen tradiciones muy arraigadas.