¿Cómo era el rol de la mujer y el hombre en la Edad Media?

El papel de la mujer en el siglo XVI

Compartir socialmente ¿Cómo era la vida de las mujeres en la Edad Media? Social Sharing Body Content Aunque las representaciones de la Edad Media suelen girar en torno a los caballeros, los dragones y los cuentos de hadas, las historias de cómo vivía la gente real durante esta tumultuosa época suelen ser aún más fascinantes, especialmente las historias (a menudo no contadas) de las mujeres. Un día en la vida de una mujer medieval podía incluir el trabajo junto a los hombres en el campo, la enseñanza de la lectura a sus hijos o incluso la influencia en la política de la corte, todo ello mientras soportaba las tendencias de la moda y las prácticas de salud e higiene que hoy podríamos considerar cuestionables.

La Edad Media, o periodo medieval, duró desde el siglo V hasta finales del siglo XV, entre la caída del Imperio Romano y el comienzo del Renacimiento. Estuvo marcada por acontecimientos trascendentales, como la construcción de las grandes catedrales, las Cruzadas, la peste bubónica, el auge de las ciudades y las universidades, la ruptura oficial entre la Iglesia Católica Romana y las iglesias ortodoxas orientales conocida como el Gran Cisma, y el florecimiento de las artes, incluida la iluminación de manuscritos. A lo largo de los siglos, las mujeres perseveraron en contra de las restricciones impuestas por su sexo, haciendo contribuciones esenciales en la literatura, la política, la agricultura y la vida familiar.

El género en la Edad Media

Nos encontramos en un momento crucial. Líderes populistas de extrema derecha han llegado al poder gracias a una creciente marea de misoginia, racismo, nacionalismo blanco y xenofobia. Sus partidarios arremeten con creciente violencia contra quienes luchan por la igualdad frente al poder arraigado.

  ¿Cuáles son las 7 cosas que debe llevar la novia?

En las últimas semanas, en Estados Unidos, los que quieren hacer retroceder el progreso social han enseñado los dientes. Cuando estallaron las protestas por un candidato al Tribunal Supremo acusado de forma creíble de múltiples agresiones sexuales -un candidato con un historial bien establecido de hostilidad hacia los derechos de las mujeres-, la respuesta fue una negación mordaz, un posible perjurio y una burla abierta a la víctima.

Heather Mac Donald, que escribe para el New York Post, sabe exactamente dónde colocar la culpa de la conducta del juez Kavanaugh, y no es en el propio Kavanaugh. En cambio, la culpa es de la muerte de la caballerosidad:

La ilusión caballeresca soñada por los nostálgicos de una época más opresiva es una versión de cuento de hadas del género, que se imagina arraigada en la Edad Media. Este cuento de hadas medieval se basa en roles de género estrictos y binarios: los hombres eran valientes caballeros de brillante armadura; las mujeres eran hermosas princesas que anhelaban ser rescatadas. Los hombres eran activos, marciales y violentos; las mujeres eran pasivas, domésticas y sociales. Los hombres eran conquistadores, las mujeres eran conquistadas. Era un desfile milenario de caballería y amor cortés, y todo el mundo caía limpiamente y en silencio en uno de los dos géneros bien definidos.

Cómo era la vida en la Edad Media

Quizás el tropo de personaje más común, y más positivamente considerado, que se asocia a las mujeres en la literatura es “La Virgen”. Según la mayoría de la literatura antigua, la función principal de la mujer era permanecer “pura” hasta que se casara y se le permitiera tener hijos. Si una mujer soltera aparecía en la literatura en la época medieval, se la convertía casi indefinidamente en una mujer virtuosa y pura.

  ¿Qué son las costumbres y tradiciones para niños de preescolar?

Como muchos tropos de la literatura, la ideología de este personaje tiene su origen en la Biblia. Santa María, la madre de Jesucristo, también llamada La Virgen María, es la primera persona notable de la que se tiene constancia con esta identidad global. Santa María hizo un voto de virginidad y se mantuvo fiel a él durante toda su vida, a pesar de haber dado a luz a un niño. María era tan pura de carácter que su embarazo fue una concepción inmaculada. El ángel Gabriel vino a ella y le dijo que daría a luz al hijo de Dios. Santa María vivió su vida completamente dentro de los parámetros de ser una mujer cristiana perfecta. Es su vida y su comportamiento lo que creó esta mujer religiosa “ideal”.

El papel de la mujer en la sociedad renacentista

Las mujeres de la Edad Media ocupaban diferentes roles sociales. Las mujeres ocupaban los puestos de esposa, madre, campesina, artesana y monja, así como algunas funciones de liderazgo importantes, como la de abadesa o reina regente. El propio concepto de mujer cambió de varias maneras durante la Edad Media,[2] y varias fuerzas influyeron en el papel de la mujer durante su periodo.

Con el establecimiento del monacato cristiano, las mujeres pasaron a desempeñar otras funciones dentro de la Iglesia. A partir del siglo V, los conventos cristianos ofrecieron una alternativa al camino del matrimonio y la crianza de los hijos, para desempeñar un papel religioso más activo.

Las abadesas podían llegar a ser figuras importantes por derecho propio, a menudo gobernando monasterios de hombres y mujeres, y poseyendo importantes tierras y poder. Figuras como Hilda de Whitby (c. 614-680) llegaron a tener influencia a escala nacional e incluso internacional.

  ¿Qué les gusta a los belgas?

El hilado era uno de los oficios tradicionalmente femeninos de esta época,[3] realizado inicialmente con el huso y la rueca; la rueca se introdujo a finales de la Alta Edad Media.