¿Cómo es el trato de la mujer en Pakistán?

Derechos de la mujer en Pakistán 2020

Tras haber rondado el 10% durante más de 20 años, la participación de la mujer en la población activa urbana de Pakistán es una de las más bajas del mundo.    Para investigar por qué, nuestros equipos se reunieron con grupos de mujeres en las capitales de provincia urbanas y estudiaron las experiencias de las mujeres al interactuar con el mercado laboral.

Comprobaron que, si bien las mujeres con estudios tienen dificultades para incorporarse al mercado laboral y permanecer en él, las mujeres con un nivel educativo bajo se enfrentan a limitaciones aún mayores. Así lo indicaban las lagunas en sus aspiraciones y el desconocimiento de las oportunidades. Muchas mujeres tuvieron que abandonar los estudios por motivos de seguridad o por limitaciones económicas, mientras que otras temían la resistencia de la familia y de las comunidades si buscaban trabajos fuera del hogar. Las mujeres que trabajaban se enfrentaban a los bajos salarios y a la carga de las responsabilidades domésticas. Sin embargo, todas las mujeres expresaron su deseo de apoyar las ambiciones de sus hijas de completar la escolarización y trabajar de forma remunerada si así lo deseaban. Estas discusiones nos motivaron a mirar más allá de las experiencias individuales y a los datos representativos.

Derechos de las mujeres en Pakistán

El bajo estatus de las mujeres en Pakistán tiene graves consecuencias demográficas. El optimismo del gobierno de que el país había entrado en la fase de transición demográfica no ha sido confirmado por el censo de 2017. Se estima que la tasa de crecimiento de la población fue un tercio más alta de lo que el gobierno había creído. Fue del 2,4% en lugar del 1,8% supuesto en el Estudio Económico de Pakistán de 2016-17. La segunda sorpresa del censo es que la proporción de sexos en Pakistán no se ha ajustado a lo que se considera la norma demográfica. En poblaciones normales, la proporción de mujeres en la población total es ligeramente superior a la de los hombres. Esto se debe en gran medida a la mayor esperanza de vida de las mujeres. Esto no ha sucedido en Pakistán y la razón es el estatus relativamente bajo de las mujeres en la sociedad pakistaní. Como ha demostrado la impresionante transición demográfica de Bangladesh, la mejora de la posición de la mujer en la sociedad tiene importantes consecuencias en la tasa de natalidad. Bangladesh, que antes formaba parte de Pakistán, ha demostrado lo que se puede conseguir mejorando la situación social y económica de la mujer en la sociedad.

  ¿Qué se celebra en Pakistán el 25 de diciembre?

Sexismo en Pakistán

Las diferencias educativas que se están reduciendo entre niños y niñas en muchos países persisten en Pakistán. Pakistán es uno de los países con mayor número de niños sin escolarizar del mundo (23 millones), y con una de las mayores diferencias entre niños y niñas, medida tanto en términos de matriculación como de aprendizaje. Por cada 100 niños matriculados en la escuela en Pakistán, hay 86 niñas matriculadas, y las niñas tienen menos probabilidades que los niños de saber leer y realizar operaciones matemáticas sencillas.

Las normas de género son un factor importante de las diferencias entre los sexos. En Pakistán, por lo general se espera que los hombres sean el sostén de la familia y que las mujeres se queden en casa. Esto hace que la demanda de escolarización sea mayor para los hijos que para las hijas. De manera deprimente, la demanda de escolarización de las niñas puede provenir más de la mejora de sus perspectivas de matrimonio que de sus perspectivas de trabajo.

Las normas de género siguen siendo regresivas en la sociedad pakistaní. El 40 por ciento de las mujeres necesitan el permiso de un miembro de la familia para buscar o permanecer en un empleo remunerado, según la encuesta de Medición del Nivel de Vida y Social de Pakistán (PSLM) de 2019. Menos del 10 por ciento de los hogares dicen que las mujeres pueden decidir por sí mismas.

Mentalidad pakistaní

Puede que tus amigos y familiares piensen que estás loca por querer viajar a Pakistán, pero no eres la única: muchas mujeres viajan allí hoy en día. Venga preparada, y el país la recibirá con los brazos abiertos.

  ¿Cuáles son las costumbres y tradiciones de Pakistán?

Aunque los invitados son bien recibidos en los hogares pakistaníes, las mujeres de la familia suelen mantenerse alejadas de la zona de invitados cuando hay hombres presentes. Las viajeras pueden superar esta barrera cultural. Las mujeres se consideran seguras y son bienvenidas a interactuar tanto con hombres como con mujeres. Aunque los viajeros varones deben ser más exigentes, no hay problema en que asomen la cabeza a la cocina y saluden a las mujeres de la familia.

Por ejemplo, en Islamabad, la capital de Pakistán. Allí, las mujeres se mueven libremente y se entremezclan con los hombres, los vaqueros suelen superar a los hijabs y las conductoras están por todas partes. Sin embargo, a 30 minutos al sur de Islamabad, en Rawalpindi, hay menos mujeres en la calle, apenas hay conductoras y mucho más burkas y hijabs.

El montañoso Gilgit Baltistán es una historia totalmente distinta, especialmente en la región de Hunza. Allí, las mujeres dirigen negocios, van a la escuela, pastorean animales y practican deportes. En resumen, ¡casi todo! Hombres y mujeres se mezclan con regularidad, y las chicas locales gozan de más libertad que sus homólogas del sur. En Hunza se está tranquilo.