¿Cómo es la personalidad Nordica?

¿Cómo es la personalidad Nordica?

Cómo eran los vikingos

“Definitivamente, creo que Dinamarca tiene una mentalidad más abierta que todos los otros lugares en los que he vivido”, dice esta joven de 28 años, que ahora es community manager de una start-up de Copenhague. “Se presta más atención a lo que eres capaz de hacer, en lugar de a tu género”.

Pero en medio de la inmersión en una cultura que parecía defender activamente los derechos de las mujeres, no pudo evitar el hecho de que todavía había “principalmente hombres blancos sentados en la cima” de muchas de las empresas más conocidas. La imagen global de Dinamarca, frente a la realidad, “no siempre coincidía”.

En el sector público se han producido fuertes avances; en Suecia hay más mujeres que hombres en puestos de dirección en este ámbito. En política, el 46% de los diputados suecos son mujeres, mientras que la proporción en otros países nórdicos ronda el 40%.

Sin embargo, sigue habiendo un número sorprendentemente bajo de mujeres en puestos de responsabilidad en el sector privado. Apenas el 28% de los directivos en Dinamarca son mujeres, porcentaje que se eleva al 32% en Finlandia y Noruega, y al 36% en Suecia, según un informe del think tank independiente The Cato Institute de 2018. Islandia es el país nórdico con mayor puntuación, con un 40%. Pero eso sigue siendo tres puntos menos que en Estados Unidos, donde el 43% de los directivos son mujeres, a pesar de que Estados Unidos ocupa solo el puesto 51 en el índice de brecha de género del Foro Económico Mundial.

Típico escandinavo

El modelo nórdico representa un claro y convincente contraste con la ideología neoliberal que ha ametrallado al resto del mundo industrializado con desigualdad, mala salud y pobreza innecesaria. Como antídoto a los aspectos más destructivos del capitalismo de libre mercado, las socialdemocracias igualitarias de Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia e Islandia inspiran a los movimientos progresistas de todo el mundo.

Puede que no lo notes a primera vista. Su aire es fresco y agradable. Sus parques están libres de basura. La recogida de residuos funciona a las mil maravillas. Gran parte de la región está cubierta de bosques. Y los escandinavos tienden a ser conscientes del medio ambiente.

Pero los datos cuentan una historia diferente. Los países nórdicos tienen uno de los niveles de uso de recursos y de emisiones de CO2 más altos del mundo, en términos de consumo, sobrepasando drásticamente los límites planetarios de seguridad.

Los ecologistas dicen que un nivel sostenible de uso de recursos es de unas 7 toneladas de material por persona y año. Los escandinavos consumen de media más de 32 toneladas al año. Es decir, cuatro veces y media por encima del nivel sostenible, similar al de Estados Unidos, impulsado por el consumo excesivo de todo tipo de productos, desde carne hasta coches y plástico.

Estereotipos noruegos

En el norte de Europa, las palabras “escandinavo” y “nórdico” no se utilizan indistintamente como en otras partes del mundo. Si alguna vez llama escandinavo a alguien de Finlandia o Islandia, es probable que le corrijan y le den una breve lección de historia. Conocer la diferencia entre los términos escandinavo y nórdico es una distinción difícil de hacer para cualquiera que no resida en estos países, por lo que es importante volver a lo básico para aclarar cada expresión.

En resumen, Islandia, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca son países nórdicos con raíces escandinavas, pero normalmente sólo encontrará a daneses, noruegos y suecos refiriéndose a sí mismos como escandinavos.

Lingüísticamente, el sueco, el noruego y el danés tienen una palabra común llamada skandinavien, que hace referencia a los antiguos territorios del pueblo nórdico: Noruega, Suecia y Dinamarca. Esta definición se considera la más aceptada de Escandinavia en la actualidad, pero puede cambiar fácilmente al viajar por diferentes regiones.

Rostro escandinavo

En el mundo culinario, la comida nórdica no puede estar más de moda. La cocina de países como Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia es la columna vertebral de algunos de los mejores restaurantes del mundo. Incluso tiene su propio manifiesto. Pero un estudio reciente publicado en el Journal of Nutrition sugiere que la nueva dieta nórdica puede ser una buena idea para que la siga cualquiera, sea o no aficionado a la gastronomía.

La dieta nórdica es una variante de la dieta mediterránea: rica en cereales integrales, pescado graso, tubérculos, coles, aceite de colza y arándanos. Estudios anteriores han demostrado que seguir una dieta nórdica saludable puede reducir los niveles de colesterol LDL y la presión arterial -ambos factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares- y puede ayudar a perder peso.

Las recomendaciones dietéticas establecidas por el Consejo Nórdico de Ministros hacen hincapié en los alimentos integrales y en los patrones de alimentación, en lugar de establecer porcentajes diarios de nutrientes individuales. Mientras que la última versión de las directrices dietéticas de EE.UU. también promovía el mensaje de elegir alimentos de calidad en lugar de nutrientes, han sido criticadas por volver a caer en fórmulas confusas que fomentan el mismo enfoque de siempre basado en los nutrientes, en lugar de pensar en los alimentos de forma holística. Por supuesto, por muy saludable que sea, una dieta nunca funcionará si la gente no quiere seguirla. Pero hay pruebas de que a la gente le gusta seguir la dieta nórdica saludable. Los investigadores señalan que el 26% del grupo de la dieta media abandonó el estudio, mientras que sólo el 8% de las personas abandonó el grupo de la dieta saludable. Lee el siguiente artículo: Cómo comer como un japonés