¿Cómo es la sociedad indigena en Venezuela?

¿Cómo es la sociedad indigena en Venezuela?

Pueblos indígenas argentina

Los indígenas de Venezuela presentan pocos de los factores de riesgo para la rebelión. Están mínimamente cohesionados y en el pasado reciente han limitado sus actividades en gran medida a las protestas no violentas. Venezuela es también una de las democracias más antiguas de América Latina. Además, en virtud de la constitución de 1999 aprobada bajo el liderazgo del presidente Hugo Chávez, se han puesto en marcha políticas correctoras tanto políticas como económicas para abordar las preocupaciones de los indígenas.

Es probable que los indígenas continúen con niveles de protesta entre bajos y moderados. Aunque las protestas se han dirigido al gobierno mientras los grupos luchan por la aplicación de sus derechos constitucionales, casi todos los grupos indígenas tienen muy claro que apoyan al presidente Chávez. Los manifestantes también han protestado contra las operaciones militares de Estados Unidos en el Caribe, haciéndose eco de la postura antiimperialista de Chávez respecto a Estados Unidos.

Cuando los conquistadores españoles llegaron en 1498 se encontraron con tribus asentadas y nómadas, así como con algunos grupos indígenas seminómadas, generalmente organizados por sus estructuras de poder tradicionales en tierras de propiedad comunal, llamadas resguardos. Los pueblos indígenas de Venezuela eran tradicionalmente belicosos y presentaron una feroz resistencia contra los conquistadores. La mayoría de los grupos nativos lucharon hasta ser destruidos o se vieron obligados a adentrarse en el interior de Venezuela. Su resistencia retrasó la conquista final de Caracas hasta 1567. Antes de eso, sólo se habían establecido unos pocos asentamientos, aunque las incursiones de esclavos contra las poblaciones indígenas habían comenzado en la década de 1520. En general, sin embargo, las tribus dispersas fueron dejadas en paz, excepto por los esfuerzos misioneros de franciscanos y capuchinos. Al final del periodo colonial, gran parte del territorio de Venezuela seguía siendo desconocido para los españoles. Hasta hoy, muchos grupos (especialmente los yanomami) han tenido un contacto limitado con los venezolanos y desconocen en gran medida el mundo exterior. Sin embargo, en el último medio siglo, los mestizos venezolanos y algunos blancos han entrado en mayor contacto con los indígenas de Venezuela.

Indígenas venezolanos

Natalia García Bonet no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Parecía una confrontación entre el humanitarismo y la fuerza militar. En febrero, el gobierno venezolano colocó tropas a lo largo de la frontera del país con Colombia para bloquear la entrada de ayuda humanitaria procedente de Estados Unidos y apoyada por el líder de la oposición, Juan Guaido.

El bloqueo fue ampliamente cubierto por las noticias y desató la polémica cuando los camiones que transportaban los suministros fueron quemados accidentalmente durante los enfrentamientos entre los militares y quienes intentaban despejar su paso.

Escenas similares se repitieron en la frontera de Venezuela con Brasil, aunque con consecuencias aún más trágicas. Allí, el convoy militar enviado a vigilar la frontera fue detenido por la policía indígena local en la comunidad pemón de Kumarakapay, en el parque nacional de la Gran Sabana, una zona considerada territorio indígena oficial. Los militares abrieron fuego, causando al menos dos víctimas. Zoraida Rodríguez -una mujer indígena- fue asesinada en su propia casa.

Pueblos indígenas de Surinam

Los pueblos indígenas de Venezuela, amerindios o nativos venezolanos, constituyen aproximadamente el 2% de la población total de Venezuela[1], aunque muchos venezolanos pueden tener algún grado de ascendencia indígena. La población indígena se concentra en el estado de Amazonas, en la selva tropical del sur del país, donde constituye casi el 50% de la población[1] y en los Andes del estado occidental de Zulia. El pueblo indígena más numeroso, con unos 200.000 habitantes, es la parte venezolana del pueblo wayuu (o guajiro), que vive principalmente en Zulia, entre el lago de Maracaibo y la frontera con Colombia[2]. Otros 100.000 indígenas, aproximadamente, viven en los escasamente poblados estados del sureste de Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro[2].

Se desconoce el número de personas que vivían en Venezuela antes de la Conquista; puede que fueran alrededor de un millón de personas[3] y además de los pueblos actuales incluían grupos como los Auaké, Caquetio, Mariche, Pemon, Piaroa y Timoto-cuicas[4] El número se redujo mucho después de la Conquista, principalmente por la propagación de nuevas enfermedades procedentes de Europa. [Había dos ejes principales de población precolombina, de norte a sur, que producían maíz en el oeste y mandioca en el este[3]. Amplias zonas de las llanuras de los Llanos se cultivaban mediante una combinación de tala y quema y agricultura permanente asentada[3]. Conocido por los lugareños como mene, el líquido espeso y negro se utilizaba principalmente con fines medicinales, como fuente de iluminación y para calafatear las canoas[5].

Venezolanos blancos

La Constitución reconoce a Venezuela como una sociedad multiétnica y multicultural, y sus disposiciones básicas (Art. 9) establecen que las lenguas indígenas también son oficiales en el país. Los pueblos indígenas de Venezuela representan el 2,8% de la población nacional, que ronda los 32 millones de personas. Sin embargo, otras organizaciones consideran que la población indígena supera el millón y medio de personas.

La demarcación de los territorios indígenas sigue siendo el principal derecho pendiente de resolver para los pueblos y comunidades indígenas de Venezuela. Las disposiciones provisionales de la Constitución obligan al Estado a demarcar los territorios indígenas en un plazo no superior a dos años. Sin embargo, según varios informes de los propios Pueblos y comunidades indígenas, el número de tierras entregadas no superó el 13% del total.

Durante 2017, el Gobierno de Venezuela puso en marcha el megaproyecto de la Faja Minera del Orinoco, que encontró un serio enfrentamiento por parte de las comunidades indígenas, ya que se solapa con territorios indígenas autodemarcados.