¿Cómo es la vida de los alemanes?

¿Cómo es la vida de los alemanes?

Cosas que sólo existen en Alemania

El 10 de mayo de 1940, el ejército alemán invadió los Países Bajos. Fue el comienzo de cinco días de combates que desembocaron en la ocupación de los Países Bajos. ¿Por qué atacó la Alemania nazi a los Países Bajos? ¿Cómo respondió la población holandesa? ¿Qué ocurrió en esos cinco días?

La guerra en EuropaEl 1 de septiembre de 1939, el ejército alemán invadió Polonia. Dos días después, Inglaterra y Francia, ambos aliados de Polonia, declararon la guerra a Alemania. La Segunda Guerra Mundial había comenzado, pero tras la ocupación alemana de Polonia, no hubo combates durante algún tiempo. Este periodo se denominó la “Guerra Falsa”, porque todas las partes tenían claro que las cosas no iban a terminar ahí.

Los Países Bajos son neutralesEn 1940, el principio de la política exterior holandesa era la neutralidad, como lo había sido durante un siglo. Los Países Bajos habían evitado involucrarse en conflictos internacionales y sólo tomaban partido cuando eran atacados. La estrategia funcionó bien durante la Primera Guerra Mundial. Los Países Bajos se mantuvieron neutrales y la guerra pasó de largo, por lo que el gobierno neerlandés se cuidó de no adoptar una postura oficial sobre la situación de la Alemania nazi. No quería dar pie a las hostilidades. Esto dio lugar a algunas situaciones incómodas, ya que los holandeses que criticaron la política de Adolf Hitler fueron procesados por insultar a un “jefe de Estado amigo”.

Vivir en Alemania es deprimente

Crecí en un pueblo cerca de Fráncfort del Meno, pero ahora sólo puedo imaginarme tener algún tipo de vida emocionante en una gran ciudad. El año que pasé en Shanghái al salir del colegio me impresionó especialmente: descubrir que en una gran ciudad se puede hacer prácticamente lo que se quiera. Nunca te aburres en una ciudad porque siempre hay cosas y lugares nuevos que descubrir. Berlín, en particular, ofrece a los estudiantes la combinación ideal de buena vida nocturna y cultura. Si vives en una zona rural tienes que conducir durante horas para conseguir eso.

A mí me gusta vivir en el centro de una ciudad para poder acceder más o menos a todo lo que necesito a pie o en bicicleta: supermercados y correos, estaciones de autobús y tren, médicos y fisioterapeutas, restaurantes y bares. Por suerte, mi alquiler sigue siendo bastante asequible y la calle donde vivo es relativamente tranquila. Por otro lado, buscar una plaza de aparcamiento es molesto, y hace poco la grúa se llevó mi coche. No obstante, estoy contenta de haberme mudado de mi casa familiar más rural a una ciudad.

La vida en Alemania

Hace ya casi cinco años que vivo en Alemania. Los últimos cinco años han sido extremadamente agitados. He aprendido un nuevo idioma, he vivido con alemanes, he hecho muchos amigos, he viajado por el país, he celebrado muchos festivales, he enseñado Yoga en un estudio aquí y he hecho mucho más de lo que se puede poner en una lista como esta.

Ha habido momentos en los que me he sentido desconcertada por las normas alemanas, emocionada por el comienzo de la primavera o de la temporada de nieve, he odiado todo cuando echaba demasiado de menos mi país de origen… pero la mayoría de mis momentos los he pasado disfrutando de la alegría de vivir en este país.

Todos los países tienen normas para todo, pero no todos las cumplen. En muchos casos, la gente ni siquiera conoce las normas. En Alemania las cosas funcionan de manera muy diferente. De hecho, las cosas funcionan exactamente como deberían.

Hay una razón por la que los sistemas públicos o muchos otros procesos funcionan muy eficazmente en Alemania. Es porque la gente tiene un gran respeto por las reglas y casi nunca las rompe. Hay un proceso para todo y es blanco y negro, por lo que es muy eficiente. Si todos los países funcionaran así, el mundo sería muy diferente.

Texto sobre Alemania

Cuando los nazis llegaron al poder en Alemania en 1933, había judíos en todos los países de Europa. Un total de aproximadamente nueve millones de judíos vivían en los países que serían ocupados por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Al final de la guerra, dos de cada tres de estos judíos estarían muertos, y la vida de los judíos europeos cambiaría para siempre.

La vida de los judíos en Europa antes del Holocausto En 1933 las mayores poblaciones judías se concentraban en el este de Europa, incluyendo Polonia, la Unión Soviética, Hungría y Rumanía. Muchos de los judíos de Europa del Este vivían en ciudades o pueblos predominantemente judíos, llamados shtetls. Los judíos de Europa del Este llevaban una vida separada como minoría dentro de la cultura de la mayoría. Hablaban su propia lengua, el yiddish, que combina elementos del alemán y el hebreo. Leían libros en yiddish y asistían al teatro y al cine en yiddish. Aunque muchos de los judíos más jóvenes de las grandes ciudades empezaban a adoptar formas de vestir modernas, los más mayores solían vestir de forma tradicional: los hombres llevaban sombreros o gorras, y las mujeres se cubrían modestamente el pelo con pelucas o pañuelos.