¿Cómo es la vida diaria en la India?

¿Cómo es la vida diaria en la India?

La vida real en la India

La cultura india es el patrimonio de normas sociales, valores éticos, costumbres tradicionales, sistemas de creencias, sistemas políticos, artefactos y tecnologías que se originaron en el subcontinente indio o que están asociados a él. El término también se aplica más allá de la India a los países y culturas cuya historia está fuertemente conectada a la India por la inmigración, la colonización o la influencia, especialmente en el sur de Asia y el sudeste asiático. Las lenguas, las religiones, la danza, la música, la arquitectura, la comida y las costumbres de la India difieren de un lugar a otro del país.

Las religiones de origen indio, el hinduismo, el jainismo, el budismo y el sijismo,[7] se basan en los conceptos de dharma y karma. La ahimsa, la filosofía de la no violencia, es un aspecto importante de las religiones de origen indio, cuyo defensor más conocido fue Mahatma Gandhi, que utilizó la desobediencia civil para unir a la India durante el movimiento independentista indio; esta filosofía inspiró también a Martin Luther King Jr. durante el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos. Las religiones de origen extranjero, incluidas las religiones abrahámicas, como el judaísmo, el cristianismo y el islam, también están presentes en la India[8], así como el zoroastrismo[9][10] y la fe baháʼí[11][12], ambas huyendo de la persecución del islam[13][14][15], también han encontrado refugio en la India a lo largo de los siglos[16][17].

Ropa en la India

La vida en la India puede ser alegre, dura, colorida, estresante y caótica, pero nunca aburrida. Seguro que has oído muchas veces que la India es uno de esos países que puedes amar y odiar al mismo tiempo. Aunque de vez en cuando soy víctima del síndrome de “odio a la India”, la mayor parte de los días me encanta vivir aquí (y a ti también te gustará si estás pensando en mudarte).

01) La India es un paraíso para los amantes de la comida: no hay nada mejor que la comida india: currys, pakodas, momos, samosas, dosas, naans, sorpotel, kebabs, paneer y mucho más. Para variar, los vegetarianos no se perderán la deliciosa diversión. Lo mejor es que el sabor de la comida cambia de una parte a otra del país. Por ejemplo, la comida callejera de Delhi es completamente diferente a la de Mumbai.

02) Unidad en la diversidad: cada ciudad es diferente, la gente es distinta y hay muchas subculturas diferentes. Es muy divertido descubrir cosas nuevas sobre ellas incluso después de haber vivido en la India durante años.

05) Holi, Diwali, Onma, Eid, Lohri, Pongal, Navidad y más… ¡más de 40 festivales en un año que son súper coloridos y totalmente psicodélicos! Dependiendo de dónde vivas, tendrás la oportunidad de vivir tantos como quieras. ¡Más festivales = más vacaciones!

Vivir en la India

El autor te lleva a través de un viaje que vives indirectamente. Al mismo tiempo, aclara los conceptos erróneos más comunes sobre la cultura india y también explica el proceso de pensamiento detrás de cada tradición/actividad.

Un buen intento de dar una visión de la cultura india a alguien que establece contacto con los indios o la India por primera vez. Una idea novedosa de explicar lo mismo a través de una buena historia que parece más realista que la ficción.

Este libro fue un gran punto de partida para que mi marido y yo habláramos de nuestro próximo viaje a la India. Mi marido es indio y este libro le ayudó a contarme más sobre la cultura utilizando los antídotos proporcionados. Creo que he aprendido mucho con este libro y lo recomendaré a mis amigos que viajen a la India.

Mediante el uso de una historia sencilla y un personaje relacionable, el autor elabora una descripción increíblemente informativa de una “vida cotidiana en la cultura india”. El lector aprende sobre una serie de experiencias que el protagonista vivió en la India y cómo le cambiaron para bien. Este libro es definitivamente recomendable para cualquiera que planee visitar la India por primera vez o que simplemente quiera aprender por qué la gente de la India hace ciertas cosas de cierta manera. Después de leerlo, me quedé con ganas de recomendar este libro a otras personas.

Historia de la India

“Richard”, me dijo el rabino Singer en 1986, “no hay ni una pizca de espiritualidad en la India. Tú debes estar en el schul”. Yo trabajaba en una tienda de material de oficina en mi ciudad natal y el rabino que me había hecho el bar-mitzva 11 años antes pasaba por allí para comprar un cuaderno de espirales.Estaba a punto de empezar la escuela de posgrado y los dos años que había pasado en la India me habían proporcionado experiencias y conocimientos que resultarían excepcionalmente útiles en mi carrera. Pero el rabino Singer sólo podía ver la India de los hippies de los años sesenta. Supongo que su conclusión no era tan descabellada. Yo mismo fui un poco hippie en el instituto, un pelilargo que tocaba la guitarra eléctrica y meditaba. Pero no viajaba a la India para “encontrarme a mí mismo”, no buscaba la espiritualidad y me molestaba que me asociaran con los que sí lo hacían. Con la esperanza de resistir el estereotipo, me corté el pelo antes de viajar a la India.

La música me había atraído inicialmente a la India, pero cuando llegué al sur del país en 1982 no pude dejar de observar la profusión de actividades rituales que habían fascinado a tantos visitantes antes que yo. Desde los simples actos de limpieza de la puerta de casa y de beber agua hasta las complejas ceremonias asociadas al matrimonio y al culto en templos y mezquitas, el país era un campo de actividades bullicioso y burbujeante cuyo significado se me escapaba. A los veinte años y sin formación académica en estudios sudasiáticos, no estaba expuesta a las contracorrientes académicas que en pocos años amonestarían a los estudiosos de Occidente por considerar la India ante todo como un lugar religioso, como un lugar impregnado de antiguas tradiciones.