¿Cómo se llamaban los mercados mayas?

El colapso maya

La antigua civilización maya contaba con un avanzado sistema de comercio que consistía en rutas comerciales cortas, medianas y largas, junto con un sólido mercado para una serie de bienes y materiales. Los investigadores modernos han utilizado diversos métodos para comprender la economía maya, como las pruebas obtenidas en las excavaciones, las ilustraciones en la cerámica, las “huellas” científicas de materiales como la obsidiana y el examen de documentos históricos.

Las primeras ciudades-estado mayas solían producir todos sus productos de subsistencia. La agricultura básica -principalmente la producción de maíz, frijoles y calabaza- era la tarea diaria de la mayoría de la población maya. Mediante una agricultura básica de roza y quema, las familias mayas plantaban una serie de campos que a veces quedaban en barbecho. Los artículos básicos, como la cerámica para cocinar, se fabricaban en las casas o en talleres comunitarios. Más adelante, cuando las ciudades mayas empezaron a crecer, superaron su producción de alimentos y aumentó el comercio de los mismos. Otros artículos de primera necesidad, como la sal o las herramientas de piedra, se producían en determinadas zonas y luego se comerciaba con ellas hacia los lugares que carecían de ellas. Algunas comunidades costeras se dedicaban al comercio de pescado y otros mariscos a corto plazo.

Ciudad Maya

Durante un viaje por Guatemala, los visitantes descubrirán una historia cultural rica, a veces violenta y siempre fascinante. La historia cultural de Mesoamérica puede dividirse en tres periodos: El Preclásico, de 2000 a.C. a 250 d.C. (temprano: 2000 a.C. a 800 a.C., medio: 800 a 400 a.C. y tardío: 400 a.C. a 250 d.C.), el Clásico, de 250 a 900 d.C. (temprano: 250 a 550 d.C., medio: 550 a 700 d.C. y tardío: 700 a 900 d.C.), y el Postclásico, de 900 a 1500 d.C. (temprano: 900 a 1200 d.C. y tardío: 1200 a 1500 d.C.).

Las primeras pruebas de la presencia de pobladores humanos en Guatemala se remontan al menos a 10.000 a.C., aunque hay algunas pruebas que sitúan esta fecha en 18.000 a.C. (Las pruebas incluyen puntas de flecha de obsidiana descubiertas en varios yacimientos arqueológicos). Las pruebas arqueológicas concluyen que los primeros pobladores guatemaltecos eran cazadores y recolectores, pero las muestras de polen del Petén y de la costa del Pacífico indican que el cultivo del maíz se desarrolló hacia el 3500 a.C. Las primeras civilizaciones mayas empezaron a surgir en las tierras altas de Guatemala a partir del año 2000 a.C. Las bulliciosas ciudades-estado crecieron y las redes de comercio abarcaron amplias zonas de lo que hoy es Centroamérica y México.

  ¿Cuáles son las costumbres y tradiciones de los mexicas?

Comercio marítimo maya

MERCADO DE CHICHICASTENANGO Y LAGO ATITLAN, GUATEMALA: Visitar el mercado de Chichicastenango es casi una obligación si se quiere experimentar la cultura única y la historia centenaria de los mayas guatemaltecos. Es un lugar perfecto para hablar con los lugareños, conocer su estilo de vida o simplemente disfrutar de su ajetreo diario mientras se hacen algunas compras.

Hay 25 culturas diferentes en Guatemala y 22 de ellas son de la etnia maya. Por desgracia, (según nos dijo nuestro guía) la lengua maya sólo se enseña en las escuelas privadas de aquí. El 90% de los habitantes del altiplano guatemalteco son mayas y visitar Chichicastenango te da una pequeña ventana a esa rica herencia.

Esta fue mi primera excursión en Guatemala. La reservé por Internet un par de semanas antes de llegar al país. Costaba 75 dólares por adulto para una excursión de 12 horas desde Ciudad de Guatemala, organizada por Gray Line Guatemala. Nos recogieron sobre las 6:30 de la mañana y nos devolvieron a nuestros hoteles sobre las 7 de la tarde. El almuerzo estaba incluido en el paquete. Era un grupo pequeño de sólo 6/7 personas en una furgoneta grande. No voy a mentir, este fue un viaje largo y estuvimos en el coche durante más de 3 horas antes de llegar al Mercado Maya de Chichicastenango. Pero tengo que decir que Gray Line Guatemala fue una compañía turística muy amable y complaciente y me encantó nuestro guía, Juan Pablo.

Con quiénes comerciaban los mesoamericanos

Durán destaca el pago en mantos, oro y piedra verde. Estos aparecen en toda la escena, algunos en cestas. Podrían haber sido simplemente objetos preciosos para la venta (Driggers 2020:52). Si se trataba de esclavos, también podrían haber sido pagos de transacciones pasadas. Los pequeños cuadrados se asemejan a tabletas de 1/5 de oro (aunque su color blanco no encaja con esa visión) o, a partir de una tableta superpuesta sobre mantos en el Registro de Tributos de Tlapa, a una unidad de 400 textiles (Gutiérrez 2013:fig. 6.3). Tal vez la esclava esté hilando para las necesidades del vendedor o mostrando una valiosa habilidad a un comprador.

  ¿Qué se celebra el 1 de noviembre en Oaxaca?

Figura 3. Mercado con cuatro entradas, Cempoala, Veracruz, 1580 (JGI XXV-10, Benson Latin American Collection, The General Libraries, The University of Texas at Austin, https://www.wdl.org/en/item/438/).

Una viñeta del Códice Mendoza inyecta cierto patetismo. Los padres instruían a los niños de 6 años a ir al mercado para que pudieran recoger el maíz derramado o “los frijoles y otras cosas miserables que los comerciantes dejaban esparcidas” (Berdan y Anawalt 1997:120). El Códice es notorio por su modelo austero de crianza. Algunos castigos implicaban golpes, pinchazos con púas de maguey; el chile seco se introducía a la fuerza en las fosas nasales de los niños inmovilizados. Una visión menos literal de la viñeta es que se trataba de “la disciplina del espacio material y doméstico para lograr el orden cósmico” (Driggers 2020:119fn24). El nopal crudo roído por un niño refleja, en una simetría de estados humanos y vegetales, “su ‘crudeza’ compartida en el pensamiento mexica” (Driggers 2020:119fn24). Pero yo veo una realidad más dura. Es posible que la escena revele la profundidad de la inseguridad alimentaria en la metrópoli mexica -recordemos la mención de Durán sobre el hambre y la esclavitud. Cada grano o alubia contaba. Además, el raspado, la recolección y la masticación furtiva afectan al estudio arqueológico de los mercados. Es muy posible que se haya hurgado intensamente en ellos. Lo que dejaban caer los vendedores o los compradores en el suelo del mercado no se quedaba necesariamente en su sitio.