¿Cómo se transmitían las primeras narraciones?

¿Cómo se transmitían las primeras narraciones?

La importancia de las historias

La narración oral es el método más antiguo para compartir relatos[8]. Durante la infancia de la mayoría de las personas, los relatos se utilizan para orientarles sobre el comportamiento adecuado, la historia cultural, la formación de una identidad comunitaria y los valores, como se estudia especialmente en la antropología actual entre los pueblos indígenas tradicionales[9].

La narrativa puede organizarse en varias categorías temáticas o formales: la no ficción (como la no ficción creativa, la biografía, el periodismo, la poesía transcrita y la historiografía); la ficcionalización de acontecimientos históricos (como la anécdota, el mito, la leyenda y la ficción histórica) y la ficción propiamente dicha (como la literatura en forma de prosa y, a veces, de poesía, los cuentos, las novelas, los poemas narrativos y las canciones, y las narraciones imaginarias representadas en otras formas textuales, juegos o representaciones en vivo o grabadas). Las narraciones también pueden estar anidadas dentro de otras narraciones, como las narraciones contadas por un narrador no fiable (un personaje) que se encuentran típicamente en el género de la ficción negra. Una parte importante de la narración es el modo narrativo, el conjunto de métodos utilizados para comunicar el relato a través de un proceso de narración (véase también “Enfoque estético” más adelante).

Más narración en la escuela

Las culturas de las Primeras Naciones, los inuit y los metis han transmitido durante mucho tiempo sus conocimientos de generación en generación a través de tradiciones orales, incluida la narración de cuentos. La narración es un método tradicional utilizado para enseñar las creencias culturales, los valores, las costumbres, los rituales, la historia, las prácticas, las relaciones y las formas de vida. La narración de cuentos de las Primeras Naciones es una base para el aprendizaje holístico, la creación de relaciones y el aprendizaje experimental.

  ¿Qué es el Paleolítico y cuáles son sus características?

Las cualidades más importantes de nuestra cultura son nuestra lengua y nuestras historias. En las tradiciones orales como la nuestra, contar historias es la forma de transmitir la historia y las enseñanzas de nuestros antepasados. Sin estos relatos, tendríamos que depender de otras personas para obtener orientación e información sobre nuestro pasado. Las enseñanzas en forma de relatos son una parte integral de nuestra identidad como pueblo y como nación. Si perdemos estos relatos, haremos un flaco favor a nuestros antepasados, quienes nos dieron la responsabilidad de mantener viva nuestra cultura. (Hanna & Henry, 1995, p. 201)

La narración de historias de las Primeras Naciones implica el uso experto de la voz, la expresión vocal y corporal, la entonación, el uso de imágenes verbales, la animación facial, el contexto, el desarrollo de la trama y los personajes, el ritmo natural de la narración y el recuerdo auténtico y cuidadoso de la historia.

¿Cuándo empezaron los humanos a contar historias

Contar historias es la actividad social y cultural de compartirlas, a veces con improvisación, teatro o adornos. Cada cultura tiene sus propias historias o relatos, que se comparten como medio de entretenimiento, educación, preservación cultural o inculcación de valores morales[1] Los elementos cruciales de las historias y la narración son la trama, los personajes y el punto de vista narrativo.

Es anterior a la escritura. Las primeras formas de contar historias solían ser orales, combinadas con gestos y expresiones.[cita requerida] Algunos arqueólogos[que…] creen que el arte rupestre, además de un papel en los rituales religiosos, puede haber servido como forma de contar historias para muchas culturas antiguas[3] Los aborígenes australianos pintaban en las paredes de las cuevas los símbolos que también aparecen en las historias como medio para ayudar al narrador a recordar la historia. A continuación, la historia se contaba mediante una combinación de narración oral, música, arte rupestre y danza, que aportaban comprensión y significado a la existencia humana a través del recuerdo y la representación de historias[4][página necesaria] Los pueblos han utilizado los troncos tallados de árboles vivos y medios efímeros (como la arena y las hojas) para registrar los cuentos populares en imágenes o con la escritura[cita necesaria] Las formas complejas de tatuaje también pueden representar historias, con información sobre la genealogía, la afiliación y el estatus social[5].

  Costumbres cristianas

Las historias importan

Las familias crean sus propios relatos. Las historias se transmiten de generación en generación, y de este modo el pasado sigue vivo, pero también puede ser oscurecido o distorsionado. Joan Didion escribió: “Nos contamos historias para vivir”. Las discusiones familiares a menudo se reducen a quién “posee” la narración, o qué versión se decide como la “verdadera”. El fascinante documental de Sarah Polley, “Stories We Tell”, trata aparentemente de su madre, Diane Polley, fallecida en 1990. Se trata de una película poderosa y reflexiva, pero no es lo que parece a primera vista, lo cual es parte de lo que Polley parece estar interesada en hacer. ¿Se puede saber alguna vez la verdad sobre algo?

Tampoco es sencillo.Diane Polley fue, en algunos aspectos, una mujer atrapada. Es una historia común con un hilo narrativo común, familiar para todos nosotros: quería algo más de la vida que ser sólo una madre y una esposa, pero estaba limitada por las responsabilidades tradicionales. Pero la vida no es tan sencilla, y cuando se aprende más sobre Diane, cuando se conocen algunos de esos “secretos”, y uno en particular, el cliché del hilo narrativo se desmorona. Diane Polley parecía ser una persona extrovertida y amante de la diversión, y lo era, y sin embargo, obviamente, el pozo era profundo (tan profundo que “no se puede llegar al fondo”). La vida es desordenada y la narrativa de Diane Polley es desordenada. Las historias contadas una y otra vez tienen una forma de ordenar las cosas. Las historias tienen una forma de limar las arrugas. Polley deja que las arrugas permanezcan. Al final de “Stories We Tell”, me quedo con la sensación de que todavía hay mucho que no sé sobre Diane Polley. Y es un elogio muy apropiado.

  ¿Qué costumbres tiene los cristianos?