¿Cómo son las personas en Italia?

¿Cómo son las personas en Italia?

¿Qué piensan los italianos americanos de Italia?

Conocer Italia le proporcionará toda una vida de interés y entretenimiento. Es un viaje que examinará la historia de Italia, su compleja política y todo el espectro de la cultura italiana. Explorará los maravillosos y contrastados paisajes de la campiña italiana, los placeres únicos de la comida y el vino italianos, y la extraordinaria calidez y hospitalidad del pueblo italiano.

El pueblo italiano es extremadamente atractivo, abierto, cálido y acogedor. Son sinceros, sensibles y valoran más el estilo que la moda. Son extremadamente trabajadores y muy concienciados, y se esfuerzan por mantener las tradiciones y los valores con los que se han criado.

Lo más importante para los italianos es su familia y se reúnen con ella siempre que pueden. Son muy animados, enérgicos y habladores, y a menudo mantienen varias conversaciones al mismo tiempo. También son extremadamente táctiles y muy cariñosos, con poco concepto del espacio personal.

Tienda online Made in Italy

El pueblo y la cultura de Italia son únicos y fascinantes. Sus tradiciones, que han florecido durante siglos, están impregnadas de religión, familia, arte y música. Su enfoque relajado y el placer de comer buenas comidas preparadas con amor y dedicación hablan de su naturaleza cálida. Cuando se está en Italia, nunca se está demasiado lejos ni hay que esperar demasiado para vivir un festival vibrante… Pero una cosa es segura: ¡los italianos viven la vida al máximo!

El pueblo y la cultura de Italia han florecido a lo largo de los siglos, convirtiendo a Italia en uno de los países más importantes e influyentes del mundo. Italia se considera el hogar del Imperio Romano, del Renacimiento y de la Iglesia Católica Romana, y cuenta con una rica cultura asociada a la religión, la familia, la etiqueta y las costumbres, el arte, la arquitectura, la música y la comida. Con la cultura innata de Italia para celebrar, nunca se está demasiado lejos ni hay que esperar demasiado para vivir una vibrante fiesta o un carnaval en honor a un santo o a una cosecha local. Los italianos viven la vida al máximo y eso se nota.

La cultura italiana

El temperamento italiano es legendario; es un verdadero símbolo de gente apasionada, receptiva y libre. Este estereotipo no es casual. Los italianos son increíblemente temperamentales y abiertos. Sin embargo, dependiendo de la región de residencia, su carácter puede variar. Los italianos no imaginan la vida sin comunicación: mantienen conversaciones informales en cada oportunidad, sin importar lo íntimamente que conozcan a su interlocutor. Los italianos comienzan cada día con una taza de café aromático fuerte, y terminan cada noche con una copa de vino en compañía de amigos o familiares cercanos. Al encontrarse con conocidos, familiares o amigos, inevitablemente se dan dos besos en las mejillas.

La rutina diaria en Italia es bastante libre. Las mañanas comienzan tradicionalmente con una taza de café y productos recién horneados. Los italianos no están acostumbrados a comer a la carrera, por lo que disfrutan del café matutino lentamente; se despiertan y se preparan para un nuevo día. Por las tardes, en Italia hay una siesta de tres horas que permite a los lugareños pasar el tiempo con la familia o los amigos durante la comida. La compañía durante la comida es un aspecto importante de la cultura italiana. Los italianos son indiferentes a la comida rápida. Contradice su modo de vida, ya que están acostumbrados a disfrutar del proceso de comer.

Típico italiano

Italia fue el hogar de muchas civilizaciones conocidas e influyentes, entre ellas pueblos itálicos como los etruscos, los samnitas y los romanos, al tiempo que acogió colonias de importantes civilizaciones extranjeras como los fenicios y los griegos. Las culturas etrusca y samnita florecieron en Italia antes de la aparición de la República romana, que las conquistó e incorporó. Fenicios y griegos se asentaron en Italia desde varios siglos antes del nacimiento de Cristo, y los asentamientos griegos, en particular, se convirtieron en prósperas civilizaciones clásicas, como las ciudades de la Magna Grecia.

Durante muchos siglos, Italia experimentó migraciones e invasiones y estuvo dividida en numerosos estados independientes hasta que en 1861 se convirtió en un estado-nación[5]. Debido a esta unificación comparativamente tardía y a la autonomía histórica de las regiones que componen la península italiana, muchas tradiciones y costumbres que hoy se reconocen como netamente italianas pueden identificarse por sus regiones de origen. A pesar del aislamiento político y social de estas regiones, la contribución de Italia al patrimonio cultural e histórico de Europa y del mundo sigue siendo inmensa.