Costumbres de los fenicios

Costumbres de los fenicios

el auge de cartago documental

Las conchas marinas eran ofrendas típicas en los enterramientos cartagineses, pero los arqueólogos rara vez les han prestado atención y, por tanto, han escrito muy poco sobre ellas. Además, dada la adopción por parte de los fenicios de diversas costumbres y motivos funerarios egipcios, se suele atribuir a las conchas marinas de los enterramientos cartagineses el mismo significado que a las de los egipcios. Sin embargo, dada nuestra comprensión de la asociación fenicia con el mar y nuestra comprensión de las costumbres y ofrendas funerarias específicamente cartaginesas, es probable que haya razones distintivas cartaginesas para la inclusión de conchas marinas en sus entierros.

1Las conchas marinas han tenido un significado especial en las creencias religiosas de diferentes grupos culturales a lo largo de la historia. En el antiguo Egipto, las conchas marinas y sus imitaciones, hechas de piedras semipreciosas e incluso preciosas y de metal, eran llevadas por los vivos para protegerlos de cualquier daño. Estas conchas se colocaban en las tumbas, donde acompañaban a los difuntos y seguían ofreciéndoles protección en la otra vida. En la antigua Mesopotamia, las conchas marinas se utilizaban para los depósitos de los cimientos y algunas, que se utilizaban como recipientes de cosméticos, se colocaban en los entierros como ofrendas. No es de extrañar, pues, que los pueblos fenicio y púnico encontraran una finalidad votiva para algunas conchas marinas y sus imitaciones. En Cartago, algunas conchas marinas encontradas en los enterramientos púnicos se transformaron en objetos funcionales, como recipientes para cosméticos, como los de los enterramientos mesopotámicos, o colgantes para collares. Estos objetos solían colocarse cerca del difunto y entre otras ofrendas funerarias. Los estudiosos suelen atribuir a las conchas marinas de los contextos funerarios cartagineses el mismo significado amuleto que las encontradas en los enterramientos egipcios. Esto no es de extrañar, ya que sabemos que los fenicios adoptaron ciertas costumbres y motivos funerarios egipcios que sus descendientes púnicos en Occidente siguieron utilizando y practicando.

historia de las ideas – rituales

El pueblo conocido por la historia como los fenicios ocupó una estrecha franja de tierra a lo largo de la costa de la actual Siria, el Líbano y el norte de Israel. Son famosos por su destreza comercial y marítima, y se les reconoce haber establecido puertos, puestos comerciales y asentamientos en toda la cuenca mediterránea. Sin embargo, la falta de un territorio reconocible, de una lengua homogénea o de un patrimonio cultural compartido hace que, a pesar de ser uno de los pueblos mediterráneos más influyentes del primer milenio a.C., su identidad haya permanecido durante mucho tiempo rodeada de misterio.

En busca de los fenicios lleva al lector a una estimulante búsqueda para revelar más sobre este enigmático pueblo. Utilizando una deslumbrante serie de pruebas, este atractivo libro investiga la construcción de identidades por y para los fenicios desde Oriente Medio hasta Irlanda, desde la Edad de Bronce hasta la Antigüedad tardía y más allá.

El punto de partida del volumen es subrayar la falta de pruebas definitivas que respalden la idea de que los fenicios se identificaran alguna vez como un único grupo étnico o actuaran como un colectivo estable. Sin embargo, Quinn se opone a descartarlos simplemente como un espejismo histórico. Más bien, tras demostrar que los fenicios fueron originalmente una invención de las antiguas tradiciones etnográficas griegas, muestra cómo, durante los periodos helenístico y romano, las concepciones orientales y occidentales de la etnicidad se difuminaron, llevando a algunas ciudades a identificarse como “fenicias”. También muestra que las ciudades que promocionaban su supuesta herencia fenicia lo hacían porque querían transmitir un mensaje político o cultural, más que porque apoyaran el concepto de una etnia específicamente fenicia. Cartago, por ejemplo, adoptó su herencia “fenicia” como forma de aumentar su prestigio y autoridad, consolidar su poder en el norte de África y animar a otras ciudades “fenicias” a unirse a ella en la resistencia al imperialismo romano.

escenario personalizado de aoede: amanecer fenicio

La cultura de los antiguos fenicios fue una de las primeras que tuvo un efecto significativo en la historia del vino[1]. Fenicia era una civilización centrada en el actual Líbano. Entre el 1550 a.C. y el 300 a.C., los fenicios desarrollaron una cultura de comercio marítimo que expandió su influencia desde el Levante hasta el norte de África, las islas griegas, Sicilia y la Península Ibérica. A través del contacto y el comercio, difundieron no sólo su alfabeto, sino también sus conocimientos de viticultura y enología, incluida la propagación de varias variedades ancestrales de la especie de uva vinífera Vitis vinifera[2].

Introdujeron o fomentaron la difusión de los conocimientos vitivinícolas en varias regiones que hoy siguen produciendo vino apto para el consumo internacional. Entre ellas se encuentran las actuales Líbano, Siria, Argelia, Túnez, Egipto, Grecia, Italia, España, Francia y Portugal[1].

Los fenicios y sus descendientes púnicos de Cartago influyeron directamente en las crecientes culturas vitivinícolas de los antiguos griegos y romanos, que más tarde extenderían la viticultura por toda Europa[1] Los tratados de agricultura del escritor cartaginés Mago se encuentran entre los primeros textos más importantes de la historia del vino que recogen los antiguos conocimientos sobre la elaboración del vino y la viticultura. Aunque no se han conservado copias originales de las obras de Mago ni de otros escritores fenicios sobre el vino, las citas de escritores griegos y romanos, como Columela, demuestran que los fenicios eran hábiles enólogos y viticultores.

phoenicia rising – [eu4] custom nation showcase

Biblos aparece como Kebny en los registros jeroglíficos egipcios que se remontan al faraón Sneferu de la IV dinastía (fl. 2600 a.C.)[10] y como Gubla () en las cartas cuneiformes acadias de Amarna a los faraones Amenhotep III y IV de la XVIII dinastía. En el primer milenio a.C., su nombre aparece en inscripciones fenicias y púnicas como Gebal (, GBL);[11][12] en la Biblia hebrea como Geval (גבל);[13] y en siríaco como GBL (ܓܒܠ). El nombre parece derivar de GB (, “pozo”) y ʾL (, “dios”), palabra esta última que podía referirse a cualquiera de los dioses cananeos o a su líder en particular. Así, el nombre parece significar el “Pozo del Dios” o la “Fuente del Dios”.

Situada a unos 42 km al norte de Beirut, Biblos resulta atractiva para los arqueólogos por las sucesivas capas de escombros resultantes de siglos de habitación humana. Fue excavada por primera vez por Ernest Renan en 1860, como se publicó en su Mission de Phénicie (1865-1874), luego por Pierre Montet desde 1921 hasta 1924, y después por Maurice Dunand a partir de 1925 durante un periodo de cuarenta años[18][19] La expedición de Renan debía “aportar la prueba de que la ciudad no se desplazó y que Gebeil es Biblos”[20].