Costumbres de los Francos

Costumbres de los francos

El pueblo franco

Los francos (en latín: Franci o gens Francorum) fueron un grupo de pueblos germánicos[1] cuyo nombre se menciona por primera vez en las fuentes romanas del siglo III, y se asocia a las tribus situadas entre el Bajo Rin y el río Ems, en el límite del Imperio Romano[2]. Más tarde, el término se asoció a las dinastías germánicas romanizadas dentro del Imperio Romano de Occidente, que se estaba derrumbando, y que acabaron dominando toda la región entre los ríos Loira y Rin. Impusieron su poder sobre muchos otros reinos posromanos y pueblos germánicos. A partir de Carlomagno, en el año 800, los gobernantes francos fueron reconocidos por la Iglesia Católica como sucesores de los antiguos gobernantes del Imperio Romano de Occidente[3][4][5].

Aunque el nombre franco no aparece hasta el siglo III, al menos algunas de las tribus francas originales eran conocidas desde hacía tiempo por los romanos con sus propios nombres, tanto como aliados que proporcionaban soldados, como enemigos. El nuevo nombre aparece por primera vez cuando los romanos y sus aliados estaban perdiendo el control de la región del Rin. En un primer momento se informó de que los francos trabajaban juntos para asaltar el territorio romano. Sin embargo, desde el principio, los francos también sufrieron ataques desde fuera de su zona fronteriza, por parte de los sajones, por ejemplo, y como tribus fronterizas deseaban adentrarse en territorio romano, con el que habían tenido siglos de estrecho contacto.

Francos edad media

La mitología franca comprende la mitología de la confederación tribal germánica de los francos, desde sus raíces en el paganismo politeísta germánico hasta la inclusión de componentes grecorromanos en la Alta Edad Media.

  Tradiciones de pascua en argentina

Esta mitología floreció entre los francos hasta la conversión del rey merovingio Clodoveo I al cristianismo niceno (c. 500), aunque antes hubo muchos cristianos francos. Después, su paganismo fue sustituido gradualmente por el proceso de cristianización, pero todavía había paganos a finales del siglo VII[cita requerida].

La mayoría de las creencias paganas francas pueden compartir similitudes con las de otros pueblos germánicos. Si es así, puede ser posible reconstruir los elementos básicos de la religión tradicional franca[1].

Es probable que la religión de la época de la migración de los francos compartiera muchas de sus características con las demás variedades del paganismo germánico, como la colocación de altares en cañadas de bosques, en las cimas de las colinas o junto a lagos y ríos, y la consagración de los bosques[2]. Por lo general, los dioses germánicos se asociaban a centros de culto locales y su carácter sagrado y su poder se asociaban a regiones específicas, fuera de las cuales no eran ni adorados ni temidos[3].

Por qué eran importantes los francos

Los francos (en latín: Franci o gens Francorum) eran un grupo de pueblos germánicos[1] cuyo nombre se menciona por primera vez en las fuentes romanas del siglo III, y se asocia a las tribus situadas entre el Bajo Rin y el río Ems, en el límite del Imperio Romano[2]. Más tarde, el término se asoció a las dinastías germánicas romanizadas dentro del Imperio Romano de Occidente, que se estaba derrumbando, y que acabaron dominando toda la región entre los ríos Loira y Rin. Impusieron su poder sobre muchos otros reinos posromanos y pueblos germánicos. A partir de Carlomagno, en el año 800, los gobernantes francos fueron reconocidos por la Iglesia Católica como sucesores de los antiguos gobernantes del Imperio Romano de Occidente[3][4][5].

  Cadiz fiestas y tradiciones

Aunque el nombre franco no aparece hasta el siglo III, al menos algunas de las tribus francas originales eran conocidas desde hacía tiempo por los romanos con sus propios nombres, tanto como aliados que proporcionaban soldados, como enemigos. El nuevo nombre aparece por primera vez cuando los romanos y sus aliados estaban perdiendo el control de la región del Rin. En un primer momento se informó de que los francos trabajaban juntos para asaltar el territorio romano. Sin embargo, desde el principio, los francos también sufrieron ataques desde fuera de su zona fronteriza, por parte de los sajones, por ejemplo, y como tribus fronterizas deseaban adentrarse en territorio romano, con el que habían tenido siglos de estrecho contacto.

Dónde se asentaron los francos

Los francos (en latín: Franci o gens Francorum) eran un grupo de pueblos germánicos[1] cuyo nombre se menciona por primera vez en las fuentes romanas del siglo III, y se asocia a las tribus situadas entre el Bajo Rin y el río Ems, en el límite del Imperio Romano[2]. Más tarde, el término se asoció a dinastías germánicas romanizadas dentro del Imperio Romano de Occidente, que se estaba derrumbando, y que acabaron dominando toda la región entre los ríos Loira y Rin. Impusieron su poder sobre muchos otros reinos posromanos y pueblos germánicos. A partir de Carlomagno, en el año 800, los gobernantes francos fueron reconocidos por la Iglesia Católica como sucesores de los antiguos gobernantes del Imperio Romano de Occidente[3][4][5].

Aunque el nombre franco no aparece hasta el siglo III, al menos algunas de las tribus francas originales eran conocidas desde hacía tiempo por los romanos con sus propios nombres, tanto como aliados que proporcionaban soldados, como enemigos. El nuevo nombre aparece por primera vez cuando los romanos y sus aliados estaban perdiendo el control de la región del Rin. En un primer momento se informó de que los francos trabajaban juntos para asaltar el territorio romano. Sin embargo, desde el principio, los francos también sufrieron ataques desde fuera de su zona fronteriza, por parte de los sajones, por ejemplo, y como tribus fronterizas deseaban adentrarse en territorio romano, con el que habían tenido siglos de estrecho contacto.

  Fiestas y tradiciones africanas