Costumbres del imperio incaico

Costumbres del imperio incaico

tradiciones y creencias incas

Época históricaÉpoca precolombina- Pachacuti creó el Tawantinsuyu 1438- Guerra civil entre Huáscar y Atahualpa 1529-1532- Conquista española liderada por Francisco Pizarro 1533- Fin de la última resistencia incaica 1572

El Imperio Inca, también conocido como Imperio Inca y el Imperio Inka, y en su momento conocido como el Reino de las Cuatro Partes,[a] fue el mayor imperio de la América precolombina[4] El centro administrativo, político y militar del imperio estaba en la ciudad de Cusco. La civilización incaica surgió en el altiplano peruano a principios del siglo XIII. Los españoles iniciaron la conquista del Imperio Inca en 1532 y su último reducto fue conquistado en 1572.

El Imperio Inca funcionaba en gran medida sin dinero y sin mercados. En su lugar, el intercambio de bienes y servicios se basaba en la reciprocidad entre individuos y entre individuos, grupos y gobernantes incas. Los “impuestos” consistían en la obligación laboral de una persona con el Imperio. Los gobernantes incas (que teóricamente poseían todos los medios de producción) correspondían concediendo el acceso a la tierra y a los bienes y proporcionando comida y bebida en las fiestas de celebración a sus súbditos. [7] En el imperio persistieron muchas formas locales de culto, la mayoría de ellas relativas a las huacas sagradas locales, pero los dirigentes incas fomentaron el culto al sol de Inti -su dios solar- e impusieron su soberanía por encima de otros cultos como el de la Pachamama[8] Los incas consideraban a su rey, el Sapa Inca, como el “hijo del sol”[9].

clima del imperio incaico

Las culturas autóctonas de Perú tienen profundas raíces en sus costumbres, deidades y creencias tradicionales. Los rituales de la antigua religión inca siguen siendo puestos en práctica por los descendientes quechuas que conservan la herencia espiritual de los andes.

Las tres hojas pretenden representar los tres mundos de la cosmología inca: el de los vivos, el de los muertos y el del dominio de lo sobrenatural (Kay Pacha, Uku Pacha y Hanan Pacha respectivamente).

Para ello, ofrecemos a la Pachamama, la madre creadora de estos animales sagrados y de los dioses incas, todo lo que le gusta: granos de cereales, maíz, dulces, coca y vino. Una vez hecho esto, estamos listos para el siguiente ritual: La Tika.

Este último ritual consiste en decorar las orejas de los animales con pendientes inventados que muestran el color de la flor simbólica de la zona (“tika” en quechua). El macho alfa que lidera la manada llevará adornos más grandes y coloridos.

Dado que caminaremos por las montañas y utilizaremos los animales que la tierra nos ha permitido tan generosamente para llevar nuestra comida y nuestras mochilas, se anima a todo el mundo a participar en estas tradiciones espirituales.

el auge del imperio incaico

En la asignatura de LAS “Pachamama nunca se fue: naturaleza y cultura de Perú”, los estudiantes deben redactar un trabajo de investigación final sobre un tema de su elección desde una perspectiva interdisciplinar. El interés de Mycaela por el campo de la medicina le permitió centrar su investigación en la gran cantidad de pruebas de que las culturas precolombinas de Perú practicaban una amplia gama de prácticas curativas. Nominamos el trabajo de investigación de Mycaela porque encarna los objetivos de una educación de artes liberales al recurrir a diversas disciplinas para investigar la medicina en esta antigua cultura.

Como los incas no tenían un lenguaje escrito, sus conocimientos sobre remedios herbales se transmitían oralmente, normalmente entre los miembros de la familia. Su incapacidad para registrar y compartir los descubrimientos curativos dificultó enormemente cualquier avance en el conocimiento médico. Según el padre Bernabé Cobo, un sacerdote jesuita que hizo una crónica de la vida cotidiana y las costumbres de los incas, su falta de intercambio entre los miembros de la comunidad médica puede haber sido deliberada. En 1653 escribió sobre un niño de la nobleza que sufrió una fractura compuesta de la tibia. El padre del niño llamó a unos cirujanos (Cabo no especificó si los cirujanos eran incas o españoles) para que le examinaran la pierna y decidieron que lo mejor era amputarla. Sin embargo, el padre del niño se mostró reacio y decidió consultar a un “viejo indio cuyo oficio era el de curar entre los indios” (166). A continuación, Cabo describe la actuación del herbolario: “El indio viejo se apartó un poco del camino (estaban fuera de la ciudad), y escogió cierta hierba que inmediatamente aplastó entre dos piedras para que no pudiera ser reconocida, y nunca lo fue” (166). Cabo escribió que el jugo de la hierba era tan potente que cortó el hueso sin causar ningún dolor al muchacho y todo lo que quedó fue un pequeño agujero donde la tibia se había clavado. El padre del niño, asombrado, rogó al herbolario que le revelara qué hierba había utilizado:

logros incaicos

Descripción:  La Historia del Nuevo Mundo, redactada por el padre Bernabé Cobo durante la primera mitad del siglo XVII, representa una fuente singularmente valiosa sobre la cultura inca. Trabajando directamente a partir del documento original, Roland Hamilton ha traducido la parte de los enormes manuscritos de Cobo que se centra en la historia del reino de Perú. El volumen incluye un relato general sobre el aspecto, el carácter y la vestimenta de los indios, así como un magnífico tratado sobre los incas: sus leyendas, su historia y sus instituciones sociales.

Bernabé Cobo (1580-1657) se convirtió en uno de los historiadores más destacados del Nuevo Mundo. Nacido en el sur de España, pasó un año en La Española antes de continuar hacia Perú en 1599. Permaneció en Perú el resto de su vida, salvo un viaje a Nueva España entre 1629 y 1642. Cobo fue educado como jesuita y realizó una amplia labor misionera con los indios peruanos a intervalos desde 1609 hasta 1629. Durante su estancia en Nueva España y después en Perú, pasó gran parte de su tiempo en las capitales de México y Lima investigando en archivos y bibliotecas para su monumental Historia del Nuevo Mundo, que finalmente completó en 1653.

  Fiestas y tradiciones de los mayas