Costumbres gatos

Costumbres gatos

Costumbres gatos

Comentario penser chat

Los placeres de tener un gato van acompañados de responsabilidades. Aunque los gatos son independientes por naturaleza, usted es responsable de la comodidad, la salud y la seguridad de su gato, así como de la comodidad de quienes se ven afectados por su presencia.

Para evitar que su gato arañe los muebles, proporciónele un poste de arañar. Dele golosinas y hierba gatera para elogiarle por utilizarlo en lugar de los muebles. Si araña los muebles, dígale “NO” en voz alta o rocíele ligeramente con agua de una pistola de agua o una botella de spray.

Los gatos son animales limpios por naturaleza. Los gatitos aprenden de sus madres a enterrar sus heces, por lo que son fáciles de entrenar para ir al baño y utilizan fácilmente una caja de arena. Las cajas de arena deben colocarse en una zona tranquila, ser fácilmente accesibles y mantenerse limpias.

Los gatos pasan mucho tiempo acicalándose, pero los de pelo largo pueden necesitar un cepillado y un peinado varias veces a la semana para eliminar el pelo muerto y ayudar a prevenir la formación de esteras. Preste especial atención a la línea inferior y a la cola. Muchos gatos disfrutan de la sensación de ser acicalados, y este tiempo que pasan juntos puede ayudar a crear un vínculo entre ambos y fomentar una interacción positiva.

Especialista en comportamiento felino

Denise Ferrera Da Silva, académica y artista en activo, actúa en el marco del Ciclo de Lecturas Sensibles al Tiempo. Su trabajo se centra en los retos ético-políticos del presente global. El ciclo está comisariado y presentado por Ethan Plaue y Rebecca N. Liu.

  Tradiciones de la cultura griega

Carlo Siracusa y James Serpell, de la Facultad de Veterinaria, contextualizan los recientes descubrimientos de la ciencia del comportamiento felino, desmontan algunos mitos relacionados con los gatos y explican por qué nuestros gatitos no son sólo “perros de bajo mantenimiento”.

Conocen sus nombres. Podemos leer sus expresiones faciales, más o menos. Y a algunos les gusta mucho tenernos cerca. Éstas son algunas de las supuestas conclusiones de recientes estudios científicos destinados a descifrar el comportamiento de algunos de nuestros compañeros más misteriosos, aunque omnipresentes: los gatos domésticos.

Sin embargo, la investigación sobre el comportamiento de los gatos es muy limitada y, según el experto en comportamiento veterinario Carlo Siracusa y el profesor de ética y bienestar animal James Serpell de la Facultad de Medicina Veterinaria de Pennsylvania, los medios de comunicación -y a veces los propios científicos- tienen la costumbre de sobreinterpretar estos estudios.

Purr

La sección principal de este artículo puede ser demasiado corta para resumir adecuadamente los puntos clave. Por favor, considere la posibilidad de ampliar la cabecera para ofrecer una visión general accesible de todos los aspectos importantes del artículo. (Mayo 2021)

La comunicación de los gatos es el intercambio de información entre ellos, y entre los gatos y los humanos, que tiene un efecto en su comportamiento actual o futuro. Necesitan comunicarse entre ellos para crear vínculos y relacionarse; necesitan colaborar, jugar y compartir recursos. Cuando se comunican con las personas, lo hacen para conseguir lo que necesitan, como la comida.

Los gatos utilizan diversos métodos de comunicación, como el vocal, el visual, el táctil y el olfativo. Los gatos sólo maúllan para comunicarse con las personas, no con otros animales. Por ello, los métodos de comunicación de los gatos se han visto muy afectados por la domesticación[1]. Se han estudiado hasta 21 vocalizaciones diferentes de los gatos[2]. Ahora es evidente que los gatos domésticos maúllan más que los gatos salvajes[3]. Esto se debe a que el maullido es un comportamiento manipulador que los gatos han adoptado para conseguir lo que quieren de las personas. Por lo tanto, los gatos domésticos maúllan más a menudo que los gatos asilvestrados[4].

  Costumbres y tradiciones de madrid

Poste de rascado

Los gatos son mucho más parecidos a sus ancestros salvajes que los perros a los lobos, por lo que los perros son, en ese sentido, la especie más domesticada de las dos. Al adaptarse a la convivencia con los humanos, los gatos se volvieron más sociables entre ellos y aceptaron mucho más a las personas, pero no hay pruebas de que hayan cambiado mucho más que eso en los últimos miles de años.

Los gatos y los perros pertenecen a un grupo de mamíferos conocido como Carnivora, y los ancestros salvajes de ambas especies se alimentaban principalmente de carne. Recientes análisis de ADN indican que, a lo largo de su evolución, los perros han adquirido más copias del llamado gen de la amilasa, que fabrica una enzima que ayuda a descomponer el almidón. Tener más copias de este gen ha permitido a los perros llevar una dieta más omnívora. En cambio, la familia de los gatos, conocida como Felidae, perdió los genes que codifican varias enzimas clave -entre ellas las que fabrican vitamina A, prostaglandinas y el aminoácido taurina- al principio de su evolución. Mientras que los perros (y los humanos) pueden sintetizar estas sustancias a partir de precursores vegetales, los gatos tienen que obtenerlas de la carne. Para ampliar su dieta, los gatos tendrían que desarrollar rasgos fisiológicos que les permitieran sintetizar estos y otros nutrientes clave a partir de alimentos vegetales. Esta capacidad no ha surgido durante los 10 millones de años de evolución de los félidos, por lo que parece poco probable que surja espontáneamente en nuestros gatos domésticos.

  Costumbres y tradiciones de la navidad