¿Cuál es el día más importante de la Semana Santa y por qué?

¿Cuál es el día más importante de la Semana Santa y por qué?

Semana Santa 2022

Aunque el orden exacto de los acontecimientos de la Semana Santa es debatido por los eruditos bíblicos, esta línea de tiempo representa un esquema aproximado de los principales acontecimientos de los días más sagrados del calendario cristiano. Siga los pasos de Jesucristo desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, explorando los principales acontecimientos que ocurrieron en cada día.

El domingo anterior a su muerte, Jesús inició su viaje a Jerusalén, sabiendo que pronto daría su vida por nuestros pecados. Al acercarse a la aldea de Betfagé, envió a dos de sus discípulos por delante, diciéndoles que buscaran un asno y su pollino sin domar. Los discípulos recibieron instrucciones de desatar los animales y llevárselos.

El Domingo de Ramos, Jesús y sus discípulos pasaron la noche en Betania, un pueblo situado a unos tres kilómetros al este de Jerusalén. Allí vivían Lázaro, a quien Jesús había resucitado, y sus dos hermanas, María y Marta. Eran amigas íntimas de Jesús, y probablemente lo hospedaron a él y a sus discípulos durante sus últimos días en Jerusalén.

A la mañana siguiente, Jesús regresó con sus discípulos a Jerusalén. Por el camino, maldijo una higuera porque no había dado fruto. Algunos estudiosos creen que esta maldición de la higuera representaba el juicio de Dios sobre los líderes religiosos espiritualmente muertos de Israel. Otros creen que el simbolismo se extendía a todos los creyentes, demostrando que la fe genuina es algo más que la religiosidad exterior; la fe verdadera y viva debe dar fruto espiritual en la vida de una persona.

Martes Santo

El Jueves Santo es el inicio de los días más sagrados del calendario litúrgico, conocidos como el Triduo Pascual: la Misa de la Cena del Señor, el Viernes Santo de la Pasión del Señor y la Misa de la Resurrección del Señor.

El Jueves Santo marca el final del Tiempo de Cuaresma, y la Iglesia celebra un triple aniversario: la Institución de la Sagrada Eucaristía, la Institución del Sacerdocio Ministerial, y el Mandamiento de amarnos unos a otros como Cristo nos ha amado primero.

El Jueves Santo nos ofrece una oportunidad perfecta para reflexionar sobre el significado espiritual del Santo Sacrificio de la Misa. Nuestra fe nos enseña que cada misa nos une a la Cruz. En el altar, cuando el sacerdote levanta la Hostia o el Cáliz, nos unimos a Jesús, a los ángeles, a los santos y a todos los fieles. Como Cuerpo de Cristo, todos estamos unidos en este hermoso misterio de nuestra fe.

El Viernes Santo, la Iglesia conmemora la Crucifixión y Muerte de nuestro Señor. De manera orante y solemne, la Iglesia se une en la reflexión sobre el gran signo de nuestra salvación, la Cruz. La Liturgia de la Pasión del Señor nos ofrece la oportunidad de abrazar este misterio.

Procesión de Semana Santa

La Semana Santa comienza con la conmemoración de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén el Domingo de Ramos, marca la traición de Jesús el Miércoles Santo, y culmina con la conmemoración de la Mística o Última Cena el Jueves Santo y la Pasión de Jesús el Viernes Santo. La Semana Santa concluye con el descanso de Cristo en la muerte y su descenso al Hades el Sábado Santo[1][2].

Se cree que Jesús descansó en la muerte desde la hora novena (3 de la tarde) del Viernes Santo hasta justo antes del amanecer del domingo, el día de su resurrección de la muerte, comúnmente conocido como Domingo de Resurrección. Esto marca el comienzo de la temporada del tiempo de Pascua, cuya primera semana se conoce como Semana Santa (Semana Luminosa).

Las liturgias de Semana Santa suelen atraer a las mayores multitudes del año. Muchas culturas cristianas tienen diferentes tradiciones, como liturgias o servicios especiales, carrozas, esculturas o representaciones en vivo de la vida de Cristo, su arresto y crucifixión (también llamada la pasión del Señor, la Pasión de Cristo o la Pasión de Jesús). En las iglesias de rito oriental también hay muchos medios para conmemorar las Grandes Fiestas y enfatizar el tema de la resurrección[3] Muchas cadenas de televisión de los países anglófonos emiten películas relacionadas con la Semana Santa, como The Ten Commandments, The Greatest Story Ever Told y The Jesus Film[4].

Semana Santa filipina

El Viernes Santo es una fiesta cristiana que conmemora la crucifixión de Jesús y su muerte en el Calvario. Se celebra durante la Semana Santa como parte del Triduo Pascual. También se conoce como Viernes Santo, Viernes Grande, Viernes Santo y Santo (también Viernes Santo y Grande) y Viernes Negro[2][3][4].

Los miembros de muchas denominaciones cristianas, como la católica, la ortodoxa oriental, la luterana, la anglicana, la metodista, la ortodoxa oriental, la protestante unida y algunas tradiciones reformadas (incluidas algunas iglesias reformadas continentales, presbiterianas y congregacionalistas), celebran el Viernes Santo con ayuno y servicios religiosos. [5] [6] [7] En muchas iglesias católicas, luteranas, anglicanas y metodistas, el servicio de las tres grandes horas de agonía se celebra desde el mediodía hasta las tres de la tarde, la duración del tiempo que la Biblia registra como la oscuridad que cubrió la tierra hasta la muerte sacrificial de Jesús en la cruz[8] Los comulgantes de la Iglesia Morava tienen la tradición del Viernes Santo de limpiar las lápidas en los cementerios moravos[9].

Viernes Santo” proviene del sentido “piadoso, santo” de la palabra “bueno”[13]. Ejemplos menos comunes de expresiones basadas en este sentido obsoleto de “bueno” incluyen “el buen libro” para la Biblia, “buena marea” para “Navidad” o Shrovetide, y Miércoles Santo para el miércoles de la Semana Santa[14]. Una etimología popular común analiza incorrectamente “Viernes Santo” como una corrupción de “Viernes de Dios”, similar a la descripción lingüísticamente correcta de “adiós” como una contracción de “Dios esté contigo”. En inglés antiguo, el día se llamaba “Long Friday” (langa frigedæg [ˈlɑŋɡɑ ˈfriːjedæj]), y los equivalentes de este término se siguen utilizando en las lenguas escandinavas y en finés[15].