¿Cuál es el día más importante de la Semana Santa?

¿Cuál es el día más importante de la Semana Santa?

Reflexión sobre la Semana Santa

La Semana Santa está a la cabeza de nuestro calendario, es la semana más santa de todo el año litúrgico. La Semana Santa comienza el Domingo de Ramos y continúa hasta el Domingo de Resurrección. Celebra el Misterio Pascual, la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y su resurrección victoriosa, su triunfo sobre el pecado y la muerte y su glorificación por su Padre.

El Domingo de Ramos-Pasión es una fiesta doble, el Domingo de Ramos porque se bendicen las ramas de palma y se llevan en procesión para conmemorar la entrada del Señor en Jerusalén, y el Domingo de Pasión porque se proclama el relato de la Pasión. Es el único domingo en el que se leen dos evangelios distintos. La Pasión es el evangelio dominical más largo del año. La misa tiene dos estados de ánimo sorprendentemente diferentes, el júbilo al principio y el lamento después. La entrada de Jesús en Jerusalén fue exuberante, ya que el pueblo aclamó con júbilo el Hosanna para saludarlo, pero momentos después todo es sombrío, primero con el Siervo Doliente que dio la espalda a los que lo golpeaban (Is 50,6), luego con Jesús que aceptó obedientemente la muerte en una cruz (Fil 2,8), y después con la Pasión y su agonía, flagelación y crucifixión (Mt 26,14-27,66).

Plan de lectura bíblica de Semana Santa

Aunque el orden exacto de los acontecimientos de la Semana Santa es debatido por los eruditos bíblicos, esta línea de tiempo representa un esquema aproximado de los principales acontecimientos de los días más sagrados del calendario cristiano. Siga los pasos de Jesucristo desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, explorando los principales acontecimientos que ocurrieron en cada día.

El domingo anterior a su muerte, Jesús inició su viaje a Jerusalén, sabiendo que pronto daría su vida por nuestros pecados. Al acercarse a la aldea de Betfagé, envió a dos de sus discípulos por delante, diciéndoles que buscaran un asno y su pollino sin domar. Los discípulos recibieron instrucciones de desatar los animales y llevárselos.

El Domingo de Ramos, Jesús y sus discípulos pasaron la noche en Betania, un pueblo situado a unos tres kilómetros al este de Jerusalén. Allí vivían Lázaro, a quien Jesús había resucitado, y sus dos hermanas, María y Marta. Eran amigas íntimas de Jesús, y probablemente lo hospedaron a él y a sus discípulos durante sus últimos días en Jerusalén.

A la mañana siguiente, Jesús regresó con sus discípulos a Jerusalén. Por el camino, maldijo una higuera porque no había dado fruto. Algunos estudiosos creen que esta maldición de la higuera representaba el juicio de Dios sobre los líderes religiosos espiritualmente muertos de Israel. Otros creen que el simbolismo se extendía a todos los creyentes, demostrando que la fe genuina es algo más que la religiosidad exterior; la fe verdadera y viva debe dar fruto espiritual en la vida de una persona.

Significado del Jueves Santo

Aunque el orden exacto de los acontecimientos de la Semana Santa es debatido por los eruditos bíblicos, esta línea de tiempo representa un esquema aproximado de los principales acontecimientos de los días más sagrados del calendario cristiano. Siga los pasos de Jesucristo desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, explorando los principales acontecimientos que ocurrieron en cada día.

El domingo anterior a su muerte, Jesús inició su viaje a Jerusalén, sabiendo que pronto daría su vida por nuestros pecados. Al acercarse a la aldea de Betfagé, envió a dos de sus discípulos por delante, diciéndoles que buscaran un asno y su pollino sin domar. Los discípulos recibieron instrucciones de desatar los animales y llevárselos.

El Domingo de Ramos, Jesús y sus discípulos pasaron la noche en Betania, un pueblo situado a unos tres kilómetros al este de Jerusalén. Allí vivían Lázaro, a quien Jesús había resucitado, y sus dos hermanas, María y Marta. Eran amigas íntimas de Jesús, y probablemente lo hospedaron a él y a sus discípulos durante sus últimos días en Jerusalén.

A la mañana siguiente, Jesús regresó con sus discípulos a Jerusalén. Por el camino, maldijo una higuera porque no había dado fruto. Algunos estudiosos creen que esta maldición de la higuera representaba el juicio de Dios sobre los líderes religiosos espiritualmente muertos de Israel. Otros creen que el simbolismo se extendía a todos los creyentes, demostrando que la fe genuina es algo más que la religiosidad exterior; la fe verdadera y viva debe dar fruto espiritual en la vida de una persona.

Procesión de Semana Santa

El Viernes Santo es una fiesta cristiana que conmemora la crucifixión de Jesús y su muerte en el Calvario. Se celebra durante la Semana Santa como parte del Triduo Pascual. También se conoce como Viernes Santo, Viernes Grande, Viernes Santo y Santo (también Viernes Santo y Grande) y Viernes Negro[2][3][4].

Los miembros de muchas denominaciones cristianas, como la católica, la ortodoxa oriental, la luterana, la anglicana, la metodista, la ortodoxa oriental, la protestante unida y algunas tradiciones reformadas (incluidas algunas iglesias reformadas continentales, presbiterianas y congregacionalistas), celebran el Viernes Santo con ayuno y servicios religiosos. [5] [6] [7] En muchas iglesias católicas, luteranas, anglicanas y metodistas, el servicio de las tres grandes horas de agonía se celebra desde el mediodía hasta las tres de la tarde, la duración del tiempo que la Biblia registra como la oscuridad que cubrió la tierra hasta la muerte sacrificial de Jesús en la cruz[8] Los comulgantes de la Iglesia Morava tienen la tradición del Viernes Santo de limpiar las lápidas en los cementerios moravos[9].

Viernes Santo” proviene del sentido “piadoso, santo” de la palabra “bueno”[13]. Ejemplos menos comunes de expresiones basadas en este sentido obsoleto de “bueno” incluyen “el buen libro” para la Biblia, “buena marea” para “Navidad” o Shrovetide, y Miércoles Santo para el miércoles de la Semana Santa[14]. Una etimología popular común analiza incorrectamente “Viernes Santo” como una corrupción de “Viernes de Dios”, similar a la descripción lingüísticamente correcta de “adiós” como una contracción de “Dios esté contigo”. En inglés antiguo, el día se llamaba “Long Friday” (langa frigedæg [ˈlɑŋɡɑ ˈfriːjedæj]), y los equivalentes de este término se siguen utilizando en las lenguas escandinavas y en finés[15].