¿Cuál es el masculino de belga?

¿Cuál es el masculino de belga?

Un debate #SDGLive con Su Majestad la Reina Matilde de Bélgica

ResumenBélgica, como centro de contactos internacionales en el corazón de Europa, presenta una imagen mixta con respecto a las cuestiones de género. Las estadísticas de Eurostat revelan una importante brecha de género en lo que respecta al empleo y los ingresos globales, pero las cifras educativas son más prometedoras. Desde el milenio, Bélgica ha dado pasos importantes en materia de igualdad de género. En este contexto, se han puesto en marcha iniciativas para promover una participación más equilibrada de las mujeres en los órganos de decisión. Más concretamente, el debate sobre la diversidad de género en los consejos de administración llegó a su punto álgido con la aprobación de la Ley de 28 de julio de 2011 (la llamada ley de cuotas). En aquel momento, el mundo empresarial belga seguía dominado por los capitanes de industria masculinos (“Capitanes de industria” es una expresión que se utiliza con frecuencia en Bélgica para describir a los empresarios especialmente exitosos y poderosos), que también poblaban los consejos de administración (“old boys’ network”), tal y como reflejan las estadísticas sobre mujeres consejeras. No se puede negar que las leyes de cuotas son útiles como medida temporal para impulsar el cambio, pero se necesitan más acciones para acelerar el proceso, como un proceso de contratación más abierto, formación, tutoría y un enfoque integral hacia la diversidad dentro de las empresas. Sobre todo, es necesario cambiar la mentalidad de la gente sobre el valor que las mujeres pueden y deben aportar en los puestos de dirección.

  ¿Cuáles son las costumbres de Mesopotamia?

Canción masculina de voz: ‘Eye of the Tiger’

Dentro de un año, todos los consejos de administración de las grandes empresas belgas deberían tener al menos un 30% de mujeres. Sin embargo, con 9 de cada 10 directores generales masculinos, Bélgica sigue obteniendo una puntuación mucho peor en comparación con países como Islandia e incluso Jamaica. ¿Qué podemos aprender de ellos?

Cada año, la revista financiera Trends entrega un premio al directivo belga del año. ¿Cuántas mujeres han ganado este premio desde que se concedió por primera vez en 1985? Sólo dos. Aunque una de las ganadoras, Rose Claeys, tuvo que compartir el premio con su cuñado.

¿Sorprende esta cifra tan baja? En realidad no, si se tiene en cuenta el escaso porcentaje de mujeres que ocupan los más altos cargos directivos. Según el último estudio de PageGroup, 9 de cada 10 directores generales en Bélgica son hombres.

Es sorprendente que esta cifra siga siendo tan baja. Sobre todo porque hace 5 años el gobierno belga firmó una ley de cuotas, que establece que para 2017 al menos un tercio de los miembros de los consejos de administración de las grandes empresas deben ser mujeres. Las empresas más pequeñas tienen dos años más para alcanzar ese objetivo. A un año del primer plazo, aún queda mucho trabajo por hacer, ya que descubrimos que el 70% de las empresas no tienen una cuota de mujeres en puestos directivos. Analizamos los tres países que más están cerrando la brecha de género según el Foro Económico Mundial:

Cómo se pronuncia Alexis Saelemaekers

Los nombres de pila clásicos masculinos y femeninos siguen estando fuertemente representados en 2021, aunque su número en el top 3 disminuye constantemente. Jean ocupa el primer lugar entre los hombres. 68.298 hombres siguen llevando este nombre en 2020, frente a sólo 65.886 el 01/01/2021. Mohamed entra en el top 10, expulsando a André.

  ¿Dónde no se usa papel higiénico?

María ocupa el primer puesto entre las mujeres: 116.317 mujeres llevan este nombre, aunque todavía eran 121.316 en 2020. El top 10 se mantiene sin cambios con respecto al año pasado, salvo Nathalie, que arrebata el cuarto puesto a Monique.

Poesía masculina”: una exposición sobre Bélgica

Desde que Bélgica se convirtió en una nación independiente en la década de 1830, su población no ha dejado de crecer hasta hoy, salvo durante los años que rodearon a la Primera Guerra Mundial y la pandemia de gripe española. Desde 1846 hasta 1910, la proporción entre hombres y mujeres en Bélgica se mantiene bastante constante, aunque aparece una diferencia de unas 120.000 personas, tras los acontecimientos mencionados anteriormente. Bélgica fue uno de los focos de acción militar durante las dos Guerras Mundiales, lo que tuvo un gran impacto en el desarrollo demográfico de Bélgica a principios del siglo XX (aunque los intervalos de datos dificultan la evaluación del impacto total de estas guerras).

A lo largo de los últimos años del siglo XX, la población general de Bélgica creció gradualmente, y la diferencia entre la población masculina y la femenina se amplió hasta superar los 200.000 habitantes en las décadas de 1970 y 1980. Sin embargo, esta diferencia se ha reducido en las últimas décadas, y en 2020 habrá aproximadamente 0,1 millones más de mujeres que de hombres en Bélgica, en una población de 11,6 millones de personas.