¿Cuál es el origen de los refranes?

¿Cuál es el origen de los refranes?

Historia de los modismos

Gran parte de la lengua inglesa parece haberse desarrollado como una especie de broma pesada. Está lleno de refranes y frases hechas que, a primera vista, no tienen ningún sentido y que, si se rastrean hasta sus orígenes, resultan francamente horribles.

Resulta que no hay constancia de que Buller haya dictado esta sentencia, aunque era conocido por ser un gran gilipollas con peluca empolvada para todos los que le rodeaban, independientemente de su sexo. Sin embargo, aproximadamente un año después de la supuesta sentencia, el satírico británico James Gillray denunció a Buller en esta caricatura, vendiendo sus palos para golpear a la esposa del ancho del pulgar:

Cuando se participa en la guerra hay momentos en los que se necesita una cirugía de emergencia: Hay que arrancar piernas o sacar balas profundamente enterradas. Y, a veces, no hay tiempo para la anestesia cuando los nazis están atacando.

Así que, en lugar de apuñalar a un paciente en el brazo para distraerlo de la sierra que le atraviesa el pie, el cirujano supuestamente le metería una bala en la boca y le pediría que la mordiera. Por supuesto, podría utilizar un cinturón o una camisa, pero incluso en la agonía de la muerte es importante que un hombre parezca un malote. Así, “Muerde la bala”.

Frases

El escritor Jonathan Swift, probablemente más famoso por Los viajes de Gulliver, utilizó esta frase en el siglo XVIII. La cita: “la vista para ti es buena para los ojos doloridos” se encuentra en una obra titulada A Complete Collection of Genteel and Ingenious Conversation.

En algún momento entre los siglos XVIII y XIX, la expresión tuvo su origen en prácticas médicas anticuadas, especialmente para los soldados. En aquella época, para distraer a los pacientes (ya que la anestesia aún no existía), los médicos les hacían morder una bala literalmente.

  ¿Por qué no hay agua en el desierto?

Un ejemplo de una expresión que se ha perdido en el tiempo, pero hay algunas teorías. Con el origen menos claro de todos los de esta lista, algunos creen que está relacionado con los antiguos egipcios que cortaban la lengua y se la daban de comer a los gatos, mientras que otros creen que se originó al azotar a los miembros de la tripulación a bordo de los barcos.

Éste se remonta al siglo XVII, y su significado está relacionado con la propia incompetencia. El dicho surgió al hablar de un aprendiz que no era lo suficientemente hábil como para sostener una vela para su maestro. En resumen, no vale nada como aprendiz.

Refranes comunes

¿Alguna vez te han dicho una “mentira descarada”? ¿O alguna vez has “untado a alguien con mantequilla”? Probablemente sepa exactamente lo que significan estas divertidas frases, pero no sabe de dónde vienen. Por eso acudimos al historiador Albert Jack, autor de Black Sheep and Lame Ducks: The Origins of Even More Phrases We Use Every Day para averiguar la historia que hay detrás de algunos de los refranes más utilizados.

Seguro que alguna vez has empezado una ronda con este saludo, pero ¿conoces la historia que hay detrás? Según Jack, en realidad no tiene nada que ver con levantar el fondo del vaso al escurrir la bebida. Escribe que durante los siglos XVIII y XIX, los reclutadores de la Marina inglesa intentaban convencer a los clientes de los pubs londinenses de que se alistaran en las fuerzas armadas haciendo que aceptaran un pago en forma de chelín del Rey. Los reclutadores deshonestos dejaban caer un chelín en la pinta de un borracho que no se daba cuenta hasta que terminaba su bebida. Entonces consideraban que esto era una prueba de su acuerdo para alistarse en la Marina y lo arrastraban al mar al día siguiente. Una vez que los bebedores y las tabernas se dieron cuenta de la estafa, introdujeron vasos con bases transparentes “y se recordaba a los clientes que debían levantar la pinta y comprobar si había chelines ilícitos en el fondo antes de empezar a beber.” Foto: iStockphoto

  ¿Cómo vivían los maoríes?

Viejos refranes

La expresión “hacer la vista gorda” -a menudo utilizada para referirse a la negativa voluntaria a reconocer una realidad concreta- se remonta a un capítulo legendario de la carrera del héroe naval británico Horatio Nelson. Durante la batalla de Copenhague de 1801, los barcos de Nelson se enfrentaron a una gran flota danesa-noruega. Cuando su oficial superior, más conservador, le indicó que se retirara, el tuerto Nelson supuestamente acercó su telescopio a su ojo malo y proclamó alegremente: “Realmente no veo la señal”. Y así consiguió una victoria decisiva. Desde entonces, algunos historiadores han descartado la famosa ocurrencia de Nelson como un mito del campo de batalla, pero la frase “hacer la vista gorda” persiste hasta nuestros días.2. Elefante blanco

Los elefantes blancos se consideraban criaturas muy sagradas en Tailandia -el animal incluso adornó la bandera nacional hasta 1917-, pero también se utilizaban como una forma sutil de castigo. Según la leyenda, si un subalterno o un rival enfadaba a un rey siamés, éste podía obsequiar al desafortunado con un elefante blanco. Aunque aparentemente era una recompensa, la alimentación y el alojamiento de estas criaturas eran tremendamente caros, y el cuidado de uno de ellos a menudo llevaba al receptor a la ruina financiera. No se sabe con certeza si algún gobernante en concreto concedió este regalo pasivo-agresivo, pero el término ha pasado a referirse a cualquier posesión onerosa, sea o no un paquidermo. 3. Lágrimas de cocodrilo