¿Cuál es el patrimonio cultural de la región andina?

¿Cuál es el patrimonio cultural de la región andina?

Los andes

La presente página de desambiguación tiene el título de un tema principal, y es necesario escribir un artículo sobre él. Se cree que puede ser un artículo de concepto amplio. Puede ser escrito directamente en esta página o redactado en otro lugar y luego trasladado aquí. Los títulos relacionados deben describirse en Cultura andina, mientras que los no relacionados deben trasladarse a Cultura andina (desambiguación).

La cultura andina es un término colectivo utilizado para referirse a los pueblos indígenas de la cordillera de los Andes[cita requerida], especialmente a los que estuvieron bajo la influencia del Imperio Inca[cita requerida]. Las culturas consideradas andinas incluyen:

Este término también se utiliza para describir las culturas de base hispana de los Andes, que a través de la interacción de los españoles con los nativos andinos formaron un grupo distinto de culturas que incorporan tanto rasgos culturales hispanos como indígenas, aunque tal definición excluye la contribución de otros grupos humanos y etnias que habitan en las montañas andinas, como los grupos indígenas no andinos, la diáspora africana en las Américas o los inmigrantes asiáticos. Estas culturas incluyen:

La sociedad incaica

Las civilizaciones andinas fueron sociedades complejas de muchas culturas y pueblos que se desarrollaron principalmente en los valles fluviales de los desiertos costeros de Perú. Se extendieron desde los Andes del sur de Colombia hacia el sur hasta Chile y el noroeste de Argentina. Los arqueólogos creen que las civilizaciones andinas se desarrollaron primero en la estrecha llanura costera del Océano Pacífico. La civilización de Caral o del Norte Chico, en Perú, es la más antigua que se conoce en América, ya que se remonta al año 3200 a.C.[1].

A pesar de los graves problemas medioambientales, las civilizaciones andinas domesticaron una gran variedad de cultivos, algunos de los cuales adquirieron importancia mundial. Las civilizaciones andinas también destacaron por su arquitectura monumental, el tejido de textiles y muchas características únicas de las sociedades que crearon.

Menos de un siglo antes de la llegada de los conquistadores españoles, los incas, desde su patria centrada en la ciudad de Cuzco, unieron la mayor parte de las culturas andinas en un único imperio que englobaba todo lo que suele llamarse civilización andina. El Timoto Cuica de Venezuela quedó fuera de la órbita inca. El Imperio Inca era un mosaico de lenguas, culturas y pueblos.

La cultura etíope

La Política Exterior Común contribuirá a fortalecer la identidad y la unidad de la comunidad andina, le dará una mayor presencia e influencia internacional y contribuirá a su coordinación y convergencia con los demás esfuerzos de integración en curso en América Latina y el Caribe;

b) Integralidad, que implica una visión global de la política exterior común que atiende al carácter multidisciplinario de la agenda política y económica internacional y a la creciente interrelación de los asuntos internos y externos como resultado de la globalización, que se interpreta en términos positivos y respetando las particularidades y características nacionales y subregionales; y

Contribuir a la unidad regional mediante el fortalecimiento de la concertación política con los países latinoamericanos, a partir de la consolidación e intensificación del proceso de integración subregional.

Afirmar la existencia de un orden democrático como requisito para la consolidación del proceso de integración subregional. Contribuir al fortalecimiento de la democracia y al respeto de los derechos humanos a través del diálogo y la cooperación internacional que lleva a cabo la Comunidad Andina.

La cultura andina

Se han encontrado restos arqueológicos, anteriores a la conquista española de 1532, en numerosas cumbres de los Andes, incluyendo más de 100 sitios por encima de los 5.200 m, algunos de los cuales alcanzan los 6.700 m. Éste es sólo uno de los muchos logros asociados con la cultura de los incas, pero es único (D’Atroy 2002). En menos de 100 años (c. 1470-1532 d.C.), construyeron estructuras de piedra bien construidas en las montañas de una vasta zona de los Andes, que abarca los países de Chile, Argentina, Bolivia y Perú (Beorchia 1985 y 2001) (Fig. 1). En ningún otro lugar del planeta se han encontrado restos arqueológicos a tales alturas. De hecho, las alturas de algunas estructuras no se volvieron a alcanzar hasta pasados cuatro siglos, lo que, en conjunto, constituye uno de los logros más impresionantes que conocemos de la antigüedad.