¿Cuáles eran las costumbres de la cultura purépecha?

¿Cuáles eran las costumbres de la cultura purépecha?

Tilbakemelding

La tribu purépecha es poco conocida, pero de gran importancia, para la cultura y las tradiciones del país de México. Si quieres saber más sobre este orgulloso pueblo, en esta lección hay información sólo para ti.

Los purépechasEntre los mexicanos de hoy se encuentran los restos de lo que fue una de las civilizaciones más poderosas y avanzadas de las tribus nativas de América Central. Su arte y su cultura aún tienen influencia en el país de México hoy en día, visible en las notables figuras mexicanas que reclaman su ascendencia, como el astronauta de la NASA José Hernández y el músico Don Pedro Dimas. La tribu purépecha se ubicaba en la región de Michoacán de México, a lo largo de la Sierra Madre. Llamados originalmente tarascos, los purépechas se hicieron un gran hueco en la zona entre la tribu azteca, de mayor renombre.

Los purépechas tenían una cultura, una lengua y una tradición propias de la región, lo que puede explicar su historia y su relación con los conquistadores españoles en el siglo XVI. Por ejemplo, la lengua tarasca de los purépechas es el origen del nombre de la tribu. Sin embargo, la lengua purépecha no está relacionada con la lengua azteca vecina, a pesar de la proximidad geográfica de las dos tribus. El quechua era la lengua que hablaba la tribu inca de Sudamérica situada en el actual Perú. El purépecha está estrechamente relacionado con el quechua, lo que significa que los purépechas pueden haberse originado en Sudamérica entre los incas, y que posteriormente emigraron a Centroamérica para establecerse en la misma zona que los aztecas. En la actualidad, hay más de 120.000 mexicanos hablantes de purépecha que también pueden remontar su linaje a esta tribu.

  ¿Cuál es la clasificacion de la costumbre?

Lengua purépecha

“Nunca hago nada malo con mis poderes”, dijo Bacilio en español mientras se sentaba en una mesa de su casa móvil, con un ejemplar en español de “Grandes secretos indígenas de las hierbas mexicanas” ante él y una cruz blanca de plástico colgando del cuello. “Yo no curo. Es Dios quien cura. Soy un instrumento de Dios para ayudar”.

Unos minutos después, Juana Rodríguez llama a la puerta de Bacilio y le pide ayuda para curar a un familiar adicto a la metanfetamina. Después de que Bacilio hable durante varios minutos con Rodríguez, le dice que vuelva más tarde para recoger un brebaje medicinal que, según él, limpiará el organismo del familiar y frenará su adicción a las drogas. Rodríguez paga 2 dólares por la consulta. El té cuesta 15 dólares.

Los productos cuestan muchas veces lo que los inmigrantes pagaban por ellos en Ocumicho, pero no hay nada producido en masa en Estados Unidos que pueda igualar el sabor de las comidas preparadas tradicionalmente, dijo Héctor Zamora, de 22 años, oriundo de Ocumicho.

El marido de Otilia Esteban, Victoriano, recuerda cuando era un niño en Ocumicho y rara vez comía carne, y mucho menos carne cocinada entregada fresca por avión. Su familia sólo podía permitirse productos básicos como arroz, frijoles y tortillas.

Dioses purépechas

Este santuario, situado cerca de Angangueo, Michoacán, es una reserva gubernamental que ofrece un entorno tranquilo y protegido para muchas de las mariposas que migran a la zona cada año. Millones de mariposas Monarca migran por el parque entre octubre y marzo de cada año.Iglesias

En el pequeño pueblo de Tupátaro, Michoacán, se encuentra una pequeña iglesia encalada dedicada a Santiago Apóstol. Aunque austera por fuera, su interior está ricamente decorado con un retablo dorado que data de 1761. La iglesia del siglo XVIII, a la que se ha calificado como la Capilla Sixtina de las Américas, presenta pinturas de la Pasión de Cristo, tallas de pelícanos (símbolo del sacrificio de Cristo) y una estatua de tamaño natural de El Cristo de Cuanajo hecha de pasta de maíz.Lago de Pátzcuaro

  ¿Qué hacen las personas para celebrar la Navidad?

Los nativos locales creen que el lago de Pátzcuaro, situado en el municipio de Pátzcuaro, Michoacán, representa el punto más delgado de la barrera que separa la vida y la muerte. En el lago se encuentran varias islas pequeñas, como Janititzio, Uranden y Pacanda.Volcán Paricutín

Artefactos purépechas

Los purépechas o tarascos (endónimo de purépecha de la sierra occidental: p’urhepecha [pʰuˈɽepet͡ʃa]) son un grupo de indígenas centrados en la región noroeste de Michoacán, México, principalmente en la zona de las ciudades de Cherán y Pátzcuaro.

Los purépechas ocuparon la mayor parte de Michoacán pero también algunos de los valles bajos tanto de Guanajuato como de Jalisco. Celaya, Acámbaro, Cerano y Yurirapundaro. Ahora, los purépechas viven sobre todo en las tierras altas del centro de Michoacán, alrededor de los lagos de Pátzcuaro y Cuitzeo.

Fue uno de los principales imperios de la época precolombina. Su capital era Tzintzuntzan. La arquitectura purépecha destaca por las pirámides escalonadas en forma de letra “T”. Los artesanos purépechas precolombinos realizaban mosaicos de plumas en los que se utilizaban mucho las plumas de colibrí, que eran muy apreciadas como artículos de lujo en toda la región.

Durante la época precolonial, el reino tarasco entró en conflicto con los aztecas. El reino tarasco se expandió mediante la conquista. Sin embargo, muchos evitaron la conquista y el derramamiento de sangre y, para mantener su libertad, intercambiaron bienes y recursos como el metal con el reino tarasco[2].