¿Cuáles eran las costumbres de los antiguos egipcios?

Datos sobre el antiguo Egipto

Los antiguos egipcios tenían un elaborado conjunto de prácticas funerarias que creían necesarias para asegurar su inmortalidad tras la muerte. Estos rituales incluían la momificación del cuerpo, el lanzamiento de hechizos mágicos y los entierros con ajuares funerarios específicos que se consideraban necesarios en la otra vida[1][2].

El antiguo proceso de enterramiento evolucionó con el tiempo, ya que se descartaron las viejas costumbres y se adoptaron otras nuevas, pero varios elementos importantes del proceso persistieron. Aunque los detalles específicos cambiaron con el tiempo, la preparación del cuerpo, los rituales mágicos y el ajuar funerario eran partes esenciales de un funeral egipcio adecuado.

Aunque no se ha conservado ningún escrito del periodo predinástico egipcio (c. 6000 – c. 3150 a.C.), los estudiosos creen que la importancia del cuerpo físico y su conservación se originó allí. Esto explica probablemente por qué la gente de aquella época no seguía la práctica común de la cremación, sino que enterraba a los muertos. Algunos también creen que podían temer que los cuerpos resucitaran si eran maltratados después de la muerte[3].

Arte egipcio

Apertura de la boca de Tutankamón y Aja Los antiguos dioses egipcios requerían mucha atención. El “Libro de los Muertos” y las inscripciones murales están llenos de detalles sobre los ritos y los rituales para determinados dioses.

Los sacerdotes cuidaban a diario de las estatuas de los dioses como si fueran personas vivas. En un ritual diario llamado “apertura de la boca”, los sacerdotes daban a la estatua ofrendas de comida por la mañana y por la noche, las vestían con lino limpio y joyas nuevas y las maquillaban de nuevo. Estos rituales se realizaban en santuarios -en los que sólo podían entrar los sacerdotes y los faraones- dentro de los templos. La gente común no tenía ni idea de lo que ocurría en estos santuarios. A veces los mismos rituales se realizaban en las momias.

  ¿Cuáles son las fiestas tradicionales de Egipto?

Antes de que los reyes o los sacerdotes entraran en un santuario debían purificarse en una piscina sagrada. Tras entrar en el santuario decían la liturgia mientras encendían carbón e incienso en un incensario junto a la estatua, hacían algunas ofrendas, la ungían, la vestían con ropas nuevas con una insignia adecuada y realizaban rituales que permitían a la estatua hablar y respirar. Durante los rituales de libación se utilizaba un sistrum de alabastro -un sonajero ritual rematado con cobras y el dios halcón Horus- para ahuyentar la violencia. Antes de colocar las estatuas en sus santuarios, se celebraban fiestas.

Mitología egipcia

La Gran Esfinge de Guiza (cerca de El Cairo, Egipto) fue tallada en roca caliza, probablemente hace 4.500 años, por lo que es contemporánea de las Grandes Pirámides, cerca de las cuales se encuentra. En el antiguo Egipto, el monumento no se llamaba Esfinge, sino que se conocía con un nombre completamente distinto. Fueron los antiguos viajeros griegos a Egipto quienes dieron a la estatua su denominación actual. Pensaron que se parecía a la Esfinge de sus leyendas, un híbrido de humano y león que ahogaba a su presa (la palabra griega de la que deriva la palabra esfinge significa literalmente “estrangular”). Los egipcios del Reino Antiguo que construyeron la Esfinge (posiblemente el faraón Khafre) no dejaron constancia de ella en ningún jeroglífico; pero el pueblo del Reino Nuevo la llamó Horus del Cielo (Hor-em-akhet). La Esfinge y el templo que se alzaba frente a ella podrían haber sido un complejo utilizado para adorar al sol que se pone directamente detrás de ella en el Equinoccio. Independientemente de su nombre, la majestuosidad de esta escultura monolítica ha fascinado a la gente durante miles de años y, con suerte, seguirá revelando sus misterios.

  ¿Qué se celebra el 4 de noviembre en Egipto?

Papel y escritura del antiguo Egipto

La religión del Antiguo Egipto duró más de 3.000 años, y era politeísta, lo que significa que había una multitud de deidades, que se creía que residían dentro de las fuerzas de la naturaleza y las controlaban. Las prácticas religiosas estaban profundamente arraigadas en la vida de los egipcios, que intentaban proveer a sus dioses y ganarse su favor. La complejidad de la religión era evidente, ya que algunas deidades existían en diferentes manifestaciones y tenían múltiples funciones mitológicas. El panteón incluía dioses con funciones importantes en el universo, deidades menores (o “demonios”), dioses extranjeros y, a veces, humanos, incluidos los faraones fallecidos.

La práctica religiosa formal se centraba en el faraón, o gobernante, de Egipto, que se creía divino y actuaba como intermediario entre el pueblo y los dioses. Su función era sostener a los dioses para que mantuvieran el orden en el universo, y el Estado gastaba sus recursos generosamente para construir templos y proveer a los rituales. El faraón se asociaba con Horus (y más tarde con Amón) y era visto como el hijo de Ra. A su muerte, el faraón era plenamente deificado, identificado directamente con Ra y asociado a Osiris, el dios de la muerte y el renacimiento. Sin embargo, los individuos podían apelar directamente a los dioses para fines personales a través de la oración o las peticiones de magia; a medida que el poder del faraón declinaba, esta forma personal de práctica se hizo más fuerte. La práctica religiosa popular también incluía ceremonias en torno al nacimiento y los nombres. El pueblo también invocaba la “magia” (llamada heka) para hacer que las cosas sucedieran utilizando las fuerzas naturales.

  ¿Cuáles eran las tradiciones de los antiguos egipcios?