¿Cuáles eran los principales dioses de los mayas?

¿Cuáles eran los principales dioses de los mayas?

Comentarios

La civilización maya ha fascinado a la gente desde su misterioso colapso en el siglo IX. Increíblemente sofisticados y enormemente ajenos al mundo moderno, los mayas creían que el universo estaba formado por tres partes: la tierra (kab), el cielo (kan) y el inframundo (xibalba).

También contaban con un panteón de dioses relacionados con todos los aspectos de la vida: algunos historiadores estiman que en total había más de 200 dioses. Estos dioses eran cambiantes y rara vez representaban una sola cosa. Nuestro conocimiento de ellos es relativamente limitado, pero algunos dioses estaban documentados y su importancia se refleja en su presencia en diversos sitios mayas.

Itzamná era uno de los dioses más importantes para los mayas: era el creador y el gobernante del día y la noche. Se creía que era en gran medida bondadoso y protector con los humanos, y fue quien enseñó a los hombres a cultivar el maíz y a utilizar los calendarios, además de ser un dios de la medicina.

Su benevolencia y sabiduría generales hacían que se le representara a menudo como un anciano con una sonrisa desdentada. Otras representaciones populares suelen incluir a Itzamná como una deidad de las aves. Algunos reyes mayas se consideraban capaces de representar a los dioses, incluido Itzamná: se han encontrado registros de estos reyes en Palenque, Yaxchilán y Dos Pilas, entre otros sitios.

Dioses aztecas

El panteón de los mayas es una vasta colección de dioses y diosas que eran venerados en toda la región que, hoy en día, comprende la península de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas en México y hacia el sur a través de Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras. No todos los dioses mayas eran venerados en todos los estados de los mayas (al menos, no con el mismo nombre), pero el tipo de dios, y lo que ese dios simbolizaba para los mayas, era universalmente reconocido.

  ¿Quién es el dios más poderoso de los mayas?

Gran parte de la historia maya antigua se perdió debido a la quema masiva de sus libros en 1562. Mucha información sobre los dioses (y la cultura maya) se perdió irremediablemente. Afortunadamente, el texto religioso maya quiché del sur, el Popol Vuh, sobrevivió para que los historiadores comprendieran el panteón maya. El Códice Madrid y el Códice Dresde, dos de los libros mayas precolombinos que datan de alrededor del año 900-1550 d.C., también se salvaron durante la destrucción masiva de la religión maya que pretendía llevar a cabo la presencia católica en la zona.

Las deidades mayas estaban involucradas en todos los aspectos de la vida de los mayas y eran tratadas como entidades sobrenaturales. Controlaban el clima, la cosecha, dictaban la pareja, presidían cada nacimiento y estaban presentes en la muerte. La forma en que se planificaba una ciudad y la precisión con que se construían los templos centrales, todo estaba relacionado con el camino de los dioses.

Itzamná

Los dioses mayas, como la mayoría de las culturas antiguas se han descrito a través de la religión para explicar los fenómenos naturales, el origen de la humanidad, la estructura del propio universo y todo lo “inexplicable”; incluso para proteger a algún sector de su sociedad.

Los dioses mayas formaban parte de una visión complicada y diversa por parte del pueblo maya ya que muchos de ellos se presentaban de diferentes formas dependiendo del lugar y la época en la que se encontraban. Incluso sus decisiones dependían de su estado de ánimo, el cual estaba directamente asociado al número de ofrendas y sacrificios que les presentaban los antiguos mayas. En diferentes ocasiones, llegaron a mostrar un comportamiento multifacético, tenían diferentes atributos físicos e incluso llegaron a tener diferentes nombres. La importancia de los dioses mayas llega a variar dependiendo de la época en la que se encuentre quien le rinde culto, el lugar y las circunstancias generales, por lo que puede ser difícil establecer cuáles eran “los dioses principales” en la extensión de la palabra. Esto es lo que debemos tener en cuenta para establecer la importancia de un dios maya:

  ¿Cuál es la herencia que nos dejaron los mexicas?

Dioses de Maya

El panteón de los mayas es una vasta colección de dioses y diosas que eran venerados en toda la región que, hoy en día, comprende la península de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas en México y hacia el sur a través de Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras. No todos los dioses mayas eran venerados en todos los estados de los mayas (al menos, no con el mismo nombre), pero el tipo de dios, y lo que ese dios simbolizaba para los mayas, era universalmente reconocido.

Gran parte de la historia maya antigua se perdió debido a la quema masiva de sus libros en 1562. Mucha información sobre los dioses (y la cultura maya) se perdió irremediablemente. Afortunadamente, el texto religioso maya quiché del sur, el Popol Vuh, sobrevivió para que los historiadores comprendieran el panteón maya. El Códice Madrid y el Códice Dresde, dos de los libros mayas precolombinos que datan de alrededor del año 900-1550 d.C., también se salvaron durante la destrucción masiva de la religión maya que pretendía llevar a cabo la presencia católica en la zona.

Las deidades mayas estaban involucradas en todos los aspectos de la vida de los mayas y eran tratadas como entidades sobrenaturales. Controlaban el clima, la cosecha, dictaban la pareja, presidían cada nacimiento y estaban presentes en la muerte. La forma en que se planificaba una ciudad y la precisión con que se construían los templos centrales, todo estaba relacionado con el camino de los dioses.