¿Cuáles son las costumbres de La Rioja?

Bandera de La Rioja

Como una exuberante franja de verde que se despliega para revelar sus verdes maravillas, Berna es la regia guardiana de la resplandeciente belleza natural. Esencia de la cultura suiza y capital de su nación, Berna es el lugar donde el Oberland bernés despliega sus encantos esmeralda, un magnífico paisaje de pueblos de cuento de hadas enclavados a lo largo del plácido lago de Thun, y la formidable Jungfrau proyecta su sombra helada sobre las cascadas del Lauterbrunnen. Es donde las rústicas granjas de queso y los pequeños refugios rurales salpican los fértiles valles del Emmental, y la majestuosidad de las calles medievales de Berna adornan las orillas del sinuoso río Aare.

Abrazada por el lago de Neuchatel y los cantones de Vaud y Berna, Friburgo es un pequeño paraíso de pintorescas aldeas lacustres y pintorescos centros urbanos, aldeas medievales y castillos de cuento. Friburgo es una extensión fascinante de pastos bucólicos que se encuentran con lagos resplandecientes, y un terreno prealpino robusto acentuado por hamburguesas antiguas, es un país de las maravillas de la historia y el patrimonio a la espera de ser explorado. Desde la riqueza gastronómica y las granjas rurales de queso de Le Gruyere hasta el clima templado y las aguas frescas de la región de los Tres Lagos, pasando por el caudaloso río Sarine, atravesado por puentes capturados en el tiempo, hasta los viñedos boutique de Le Vully, Friburgo ofrece una tranquila escapada a un reino de irresistible belleza.

Capital de la rioja

shareEn otro post os hablamos de las fiestas más curiosas de La Rioja, pero ahora que ha llegado el momento, nos acercamos a una de las fiestas más divertidas de la región, las Jornadas Medievales de Briones.

  ¿Cómo consumir kumis?

La Asociación “Briones Medievales de Briones” lleva organizando las jornadas desde 1996. Su labor es tan importante que en 2005 se convirtió en la primera Asociación Cultural de España, obteniendo el Certificado de Registro de Empresa y la “Q” de Calidad.

Cada mes de noviembre comienzan a preparar las jornadas, alargando la tarea hasta el mes de junio. Se celebran reuniones, se preparan presupuestos, se contratan grupos, se decoran las calles, se cosen los trajes, los trajes y las banderas, se confeccionan los carteles, se ambientan los portales… en definitiva, se prepara minuciosamente el pueblo de Briones para que esté perfecto durante las jornadas.

Las calles de la villa están decoradas de tal manera que la decoración combinada con el casco antiguo no deja lugar a dudas de que estamos ante una villa medieval. Hay numerosos portales temáticos donde los habitantes de Briones, muy bien caracterizados, representan los antiguos oficios medievales, pero también hay continuos espectáculos complementarios que hacen que incluso las calles del municipio cobren vida.

La lengua de la rioja

Paisajes cubiertos por la alfombra de colores que ofrecen los viñedos, montañas que se elevan al cielo, valles cubiertos por frondosos bosques que dejan escapar los ríos que los nutren, huellas de los antiguos pobladores que habitaron estas tierras que han llegado hasta nuestros días y el imponente patrimonio histórico y cultural de La Rioja, son la seña de identidad de esta tierra llena de contrastes. Visitar sus pueblos y ciudades es sumergirse en su cultura, sorprenderse a cada paso con sus paisajes y monumentos, sentirse uno más disfrutando de sus tradiciones y costumbres.

Son muchas las localidades que nos invitan a detenernos en ellas a lo largo de nuestra Ruta por los pueblos con encanto de La Rioja, castillos históricos, monasterios patrimonio de la humanidad, huellas de dinosaurios con millones de años de antigüedad, bodegas centenarias con vinos de fama mundial, pueblos medievales incluidos entre los más bellos de España, son sólo algunos de los tentadores encantos que debemos encontrar a lo largo de esta ruta por La Rioja. Una tierra que, por su situación estratégica, ha sido y es cruce, frontera y disputa de antiguos reinos y punto de encuentro de culturas, contribuyendo así a la experiencia casi mágica que nos espera al visitar La Rioja. Un itinerario que nos hará ponernos en la piel del peregrino que recorre el Camino Francés, sentirnos expertos en la elaboración del vino, imaginarnos defendiendo nuestro castillo del asedio enemigo o ser espectadores de excepción de tradiciones ancestrales que, sin duda, harán de nuestro viaje por La Rioja una experiencia inolvidable.

  ¿Por qué la novia debe llevar algo azul?

Merece la pena visitar logroño

La Rioja está situada en la ruta del Camino de Santiago. Es una tierra de viajeros y de intercambio, donde se establecen relaciones y se intercambian cultura y costumbres. Todo ello se refleja en su gastronomía que, además de ofrecer al viajero la oportunidad de degustar vinos de gran calidad, ha estado muy influenciada por sus regiones vecinas, adaptando los platos con ese toque de exquisita sencillez tan típico de esta zona.

La calidad del vino es lo que ha convertido a La Rioja en un nombre muy conocido. Su Denominación de Origen, famosa en todo el mundo, incluye vinos blancos y rosados, pero son los excelentes tintos los más apreciados. Estos se envejecen en barricas llamadas “barricas” para producir crianzas y reservas que, ya sean de Rioja Alta, Alavesa o Baja, obtienen magníficos niveles de calidad.

Para terminar, la “golmajería”, como llaman en La Rioja a la repostería, ya que toda buena comida tiene que terminar con un buen postre. Entre los dulces riojanos se encuentran los “Hormigos” elaborados con harina, miel, leche y caramelo, los ricos mazapanes de Soto, los “Molletes” de Santo Domingo de la Calzada, el “Fardelejo” (una pequeña empanada rellena de almendra) y frutas de la más alta calidad: manzanas, peras, melones… que se pueden comer frescas, pero también cocinadas en vino naturalmente riojano, produciendo una sorprendente combinación de sabores.