¿Cuáles son las creencias de la Iglesia Anglicana?

Creencias anglicanas sobre la salvación

La iglesia inglesa no afirmó su total independencia de Roma hasta el reinado de Enrique VIII, y el propio Enrique hizo pocas reformas verdaderas en la iglesia. La verdadera reforma inglesa comenzó durante el corto reinado del hijo de Enrique, Eduardo VI, y fue encabezada por Cranmer. A lo largo de la historia de Inglaterra había habido aspectos de independencia eclesiástica. La iglesia sajona, fundada por San Agustín en 597, estaba bajo la dirección papal, pero no sin resistencia. Las diversas tribus de Inglaterra nunca se habían sometido del todo a la ocupación romana, y cuando la legión romana se retiró, la iglesia sajona siguió un curso independiente. En el año 664, el rey Oswey de Northumbria convocó el Sínodo de Whitby para fusionar las iglesias sajona y celta nominalmente bajo la Iglesia Católica Romana. La larga historia de resistencia inglesa sentó las bases para los actos de Enrique en el siglo XVI.

La Comunión Anglicana cuenta con 80 millones de miembros en todo el mundo en 38 organizaciones eclesiásticas diferentes, incluida la Iglesia Episcopal. El Arzobispo de Canterbury es la cabeza espiritual reconocida de la iglesia, aunque cada organización eclesiástica se autogobierna bajo su propio arzobispo. Además de estas iglesias, la Comunión Anglicana Continua, creada en 1977, está compuesta por iglesias que comparten la fe anglicana histórica, pero que rechazan los cambios en el Libro de Oración Común episcopal, así como la ordenación de mujeres y homosexuales al clero, por lo que han roto sus vínculos con la iglesia principal. La Iglesia Anglicana de América del Norte, formada en 2009, ha roto sus vínculos con la Comunión Anglicana por la cuestión de la homosexualidad y no reconoce al Arzobispo de Canterbury como su líder. A la Iglesia Anglicana de Norteamérica se han unido la Iglesia de Nigeria, la Iglesia de Uganda, la Iglesia Episcopal de Sudán del Sur, la Iglesia Episcopal de Sudán y otras.

  ¿Qué es una mujer druida?

Anglicanismo

Las raíces del anglicanismo (llamado episcopalismo en Estados Unidos) se remontan a una de las principales ramas del protestantismo que surgió durante la Reforma del siglo XVI. Desde el punto de vista teológico, las creencias anglicanas adoptan una posición intermedia entre el protestantismo y el catolicismo y reflejan un equilibrio entre las Escrituras, la tradición y la razón. Dado que la denominación permite una gran libertad y diversidad, existen muchas variaciones en las creencias, doctrina y práctica anglicanas dentro de esta comunión mundial de iglesias.

Algunas congregaciones anglicanas ponen más énfasis en las doctrinas protestantes, mientras que otras se inclinan más hacia las enseñanzas católicas. Las creencias relativas a la Trinidad, la naturaleza de Jesucristo y la primacía de las Escrituras coinciden con la línea principal del cristianismo protestante.

La Iglesia Anglicana rechaza la doctrina católica del purgatorio y afirma que la salvación se basa únicamente en el sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz, sin añadir obras humanas. La iglesia profesa la creencia en los tres credos cristianos: el Credo de los Apóstoles, el Credo Niceno y el Credo Atanasiano.

Creencias del anglicanismo sobre el pecado y la salvación

El anglicanismo es una tradición cristiana occidental que se ha desarrollado a partir de las prácticas, la liturgia y la identidad de la Iglesia de Inglaterra tras la Reforma Inglesa,[1] en el contexto de la Reforma Protestante en Europa. Es una de las mayores ramas del cristianismo, con alrededor de 110 millones de fieles en todo el mundo en 2001[2][3].

Los adeptos al anglicanismo se denominan anglicanos; en algunos países también se llaman episcopales. La mayoría de los anglicanos son miembros de provincias eclesiásticas nacionales o regionales de la Comunión Anglicana internacional,[4] que constituye la tercera comunión cristiana más grande del mundo, después de la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Ortodoxa Oriental[5] Estas provincias están en plena comunión con la Sede de Canterbury y, por tanto, con la elección personal del Arzobispo de Canterbury por parte del monarca británico, a quien la comunión se refiere como su primus inter pares (en latín, ‘primero entre iguales’). El arzobispo convoca la Conferencia decenal de Lambeth, preside la reunión de los primados y es el presidente del Consejo Consultivo Anglicano[6][7] Algunas iglesias que no forman parte de la Comunión Anglicana ni están reconocidas por ella también se denominan anglicanas, incluidas las que forman parte del movimiento anglicano continuo y del realineamiento anglicano[8].

  ¿Cuál es el plato típico del Caribe?

Creencias anglicanas sobre el matrimonio

La teología mariana anglicana es el resumen de las doctrinas y creencias del anglicanismo sobre María, madre de Jesús. Como los anglicanos creen que Jesús era a la vez humano y Dios Hijo, la segunda Persona de la Trinidad, dentro de la Comunión Anglicana y el movimiento anglicano continuo, se honra a María como theotokos, un término griego koiné que significa “portadora de Dios” o “la que da a luz a Dios”.

Los anglicanos de tradición evangélica o de iglesia baja tienden a evitar honrar a María. Otros anglicanos respetan y honran a María por el especial significado religioso que tiene dentro del cristianismo como madre de Jesucristo. Este honor y respeto se denomina veneración.

María siempre ha ocupado un lugar de honor dentro de la Iglesia inglesa, pero muchas de las doctrinas que la rodean han sido cuestionadas a lo largo de los siglos, sobre todo como resultado de la Reforma. Mientras que el protestantismo se basa en la interpretación de las Escrituras por parte de diversos reformadores del siglo XVI, que en su mayoría rechazaron la práctica de dirigirse directamente a María y a otros santos (excepto en ciertos himnos, como Ye Watchers y Ye Holy Ones, cánticos, como el Benedicite, y salmos, como el Salmo 148), el anglicanismo ha permitido que se dirijan a María y a los santos.