¿Cuáles son los refranes más utilizados?

Modismos italianos de la a a la z

Si tradujéramos literalmente al inglés una expresión idiomática como “I know my chickens”, “conozco a mis gallinas”, veríamos aparecer un enorme signo de interrogación en la cara del oyente, antes de unas risas garantizadas.

– estar de mala leche: esta frase idiomática española no tiene nada que ver con la leche caducada, como podría sugerir la traducción palabra por palabra: ‘estar de mala leche’. En realidad significa “estar de mal humor”;

– poser un lapin: una expresión francesa muy peculiar, traducible literalmente como “poner un conejo”, que significa simplemente no presentarse a una cita. El equivalente al “dare buca” italiano;

Modismos divertidos en italiano

“¡No digas nada, no hables!” Invitación explícita y conspirativa a no hablar de algo con otra persona: estrictamente como si uno tuviera que retener el agua en la boca, lo cual es obviamente imposible si uno se pone a hablar.

Ir al grano. Expresión del juego de las damas, cuando el peón de uno llega al extremo opuesto del tablero de ajedrez, convirtiendo así el peón en “damas”.

Significa perderse, fracasar en sus objetivos. Probablemente deriva de la forma poética “andare ramingo” (ir errante, solo, sin rumbo, alejado de todos, pobre y desesperado), probablemente heredada del italiano vulgar de la Alta Edad Media. También puede derivar del nombre del municipio de la provincia de Asti Aramengo, donde parece que había cárceles que albergaban a personas insolventes o en quiebra.

No se conoce con exactitud el origen etimológico de la palabra “zonzo”, que algunos dirían que deriva del sonido que hacen las moscas durante su vuelo, notoriamente errático e imprevisible. Por lo tanto, sólo debería ser una forma onomatopéyica. Otros lo atribuyen al “gyrating” (literalmente “deambular”, pero también suena como “zumbar”). En cualquier caso, tiene el significado de “vagar sin rumbo”, aunque sea por diversión.

  ¿Cuáles son los países latinos?

Frases de la vida real

“¡No digas nada, no hables!” Invitación explícita y conspirativa a no hablar de algo con otra persona: estrictamente como si uno tuviera que retener el agua en la boca, lo cual es obviamente imposible si uno se pone a hablar.

Ir al grano. Expresión del juego de las damas, cuando el peón de uno llega al extremo opuesto del tablero de ajedrez, convirtiendo así el peón en “damas”.

Significa perderse, fracasar en sus objetivos. Probablemente deriva de la forma poética “andare ramingo” (ir errante, solo, sin rumbo, alejado de todos, pobre y desesperado), probablemente heredada del italiano vulgar de la Alta Edad Media. También puede derivar del nombre del municipio de la provincia de Asti Aramengo, donde parece que había cárceles que albergaban a personas insolventes o en quiebra.

No se conoce con exactitud el origen etimológico de la palabra “zonzo”, que algunos dirían que deriva del sonido que hacen las moscas durante su vuelo, notoriamente errático e imprevisible. Por lo tanto, sólo debería ser una forma onomatopéyica. Otros lo atribuyen al “gyrating” (literalmente “deambular”, pero también suena como “zumbar”). En cualquier caso, tiene el significado de “vagar sin rumbo”, aunque sea por diversión.

Idiomas sicilianos

Hoy en día este dicho significa la llegada de una persona de la que se habla; originalmente significaba la llegada de una persona que nos impide hablar de un determinado tema. Esto se debe a que en las antiguas fábulas siempre se hablaba del lobo como un animal muy peligroso; se decía que su presencia privaba a los hombres del habla, haciéndoles callar de miedo.

  ¿Qué pasó en 1870 en Republica Dominicana?

dice cuando la multitud aclama a una persona. En tiempos de los romanos se hacía caminar a alguien digno de tal reconocimiento coronado de mirto, y en su honor se sacrificaba una oveja. De este término (ovis = oveja) deriva ovación.

El 1 de julio de 1517 el Papa León X nombró treinta nuevos cardenales; juzgando a otro prelado digno de tal cargo, trabajó para este nuevo nombramiento. Ante la desorientación provocada por esta iniciativa, León X dijo: “Quien hace treinta puede hacer también treinta y uno”. La piedra del escándalo