¿Cuáles son sus costumbres y tradiciones de la paz?

¿Cuáles son sus costumbres y tradiciones de la paz?

Cultura de paz de la Unesco

La Declaración y el Programa de Acción sobre una Cultura de Paz fueron adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de septiembre de 1999. Esto ocurrió tras diez meses de negociaciones en el contexto de los preparativos del Año Internacional de la Cultura de la Paz.

Como explica la UNESCO, “cada una de estas áreas de acción han sido prioridades de las Naciones Unidas desde su fundación; lo que es nuevo es su vinculación a través de la cultura de paz y la no violencia en un único concepto coherente. A menudo se han establecido vínculos (por ejemplo, democracia, desarrollo y paz; igualdad entre mujeres y hombres con desarrollo y paz, etc.). Sin embargo, es la primera vez que se interrelacionan todos estos ámbitos para poder desarrollar la suma de sus complementariedades y sinergias”[3].

La consideración de la cultura de paz por parte de las Naciones Unidas comenzó en 1992 con la adopción por parte de la UNESCO de un Programa de Cultura de Paz. A medida que el programa se desarrollaba durante la década siguiente, la Asamblea General de las Naciones Unidas comenzó a solicitar información a la UNESCO sobre sus avances. La Asamblea General declaró entonces el año 2000 como Año Internacional de la Cultura de la Paz y pidió a la UNESCO que presentara un proyecto de Declaración y Programa de Acción sobre Cultura de Paz, que la Asamblea General aprobó el 13 de septiembre de 1999. La Asamblea General también declaró el Decenio 2001-2010 como el Decenio Internacional de una Cultura de Paz y No Violencia para los Niños del Mundo.

Ensayo sobre la cultura de la paz

En Estados Unidos, y en otros países, se ha planteado el reto de crear entornos y organizaciones prósperos y culturalmente inclusivos. Esto se ha puesto a prueba de forma aún más agresiva en los recientes cambios de nuestro panorama sociopolítico. Las escuelas, como microcosmos anidados del contexto social más amplio, tienden a experimentar desafíos paralelos en la creación de culturas organizativas que reconocen y celebran la diversidad presente en sus poblaciones estudiantiles y comunitarias. A pesar de la creciente diversidad cultural, económica y lingüística en los sistemas escolares de Estados Unidos, hay una necesidad abrumadora de más orientación de liderazgo sobre cómo integrar las prácticas culturalmente sensibles dentro de las escuelas (Minkos et al., 2017) mientras se implementan efectivamente los programas de cambio de sistemas.

  Costumbres de las jirafas

Si bien históricamente se han enfatizado los apoyos de prevención e intervención de varios niveles para los sistemas académicos, los vínculos innegables entre la salud socio-emocional y el éxito académico y social (Thapa et al., 2013) han catalizado a muchos líderes de distritos escolares para buscar programas de toda la escuela para apoyar mejor la salud mental y conductual de los estudiantes. Los sistemas de apoyo a la salud mental han sido generalmente identificados como un área de debilidad dentro de nuestros sistemas escolares, particularmente para los estudiantes de color y de bajo nivel socioeconómico (Kataoka et al., 2002). Al incorporar el MTSS y los programas que abordan el comportamiento positivo y las habilidades socio-emocionales, los líderes escolares tienen una oportunidad única para nutrir múltiples aspectos del desarrollo infantil. A pesar de los desafíos que acompañan a tales esfuerzos, los movimientos en toda la escuela para abordar sistemáticamente el bienestar socio-emocional de los estudiantes en las escuelas son emocionantes y un paso prometedor para aumentar el acceso equitativo a la educación.

¿Cómo promueve la cultura la paz?

La paz es un concepto de amistad y armonía social en ausencia de hostilidad y violencia. En un sentido social, la paz se utiliza comúnmente para significar la ausencia de conflicto (como la guerra) y la ausencia de miedo a la violencia entre individuos o grupos. A lo largo de la historia, los líderes han utilizado la pacificación y la diplomacia para establecer un tipo de contención del comportamiento que ha dado lugar al establecimiento de la paz regional o al crecimiento económico a través de diversas formas de acuerdos o tratados de paz. Esta contención del comportamiento ha dado lugar a menudo a una reducción de los conflictos, a una mayor interactividad económica y, en consecuencia, a una prosperidad sustancial.

  ¿Cuáles fueron las aportaciones más importantes de la cultura tolteca?

La “paz psicológica” (como el pensamiento y las emociones pacíficas) está quizá menos definida, pero suele ser un precursor necesario para establecer la “paz conductual”. El comportamiento pacífico a veces es el resultado de una “disposición interior pacífica”. Algunos han expresado la creencia de que la paz puede iniciarse con una cierta cualidad de tranquilidad interior que no depende de las incertidumbres de la vida cotidiana[3] La adquisición de esa “disposición interna pacífica” para uno mismo y para los demás puede contribuir a resolver intereses contrapuestos que de otro modo parecerían irreconciliables. La paz no es un estado de excitación, aunque seamos felices cuando estamos excitados, sino que la paz es cuando la mente está tranquila y satisfecha.

Tradición de paz

presenta una valiosa visión general de la extensa literatura sobre los correlatos sociales de la guerra moderna y expone un argumento convincente y oportuno sobre el uso engañoso de la amenaza de guerra por parte de populistas o dictadores en ciernes.

El libro puede ser un gratificante análisis teórico y empírico que los científicos sociales de la ciencia política, los conflictos armados, la paz y la seguridad, y los científicos naturales de la ecología y las evoluciones humanas encontrarán valioso y valioso. Provocará reflexiones creativas sobre la interacción entre los genes y la cultura que permite a los humanos adaptarse a las diferentes condiciones de guerra y paz.

En este ambicioso y amplio libro, Agner Fog presenta un argumento nuevo e innovador que explica la existencia de sociedades organizadas de forma diferente utilizando la teoría evolutiva. Combina las ciencias naturales y las ciencias sociales de una forma poco habitual.

  ¿Cómo son las fiestas de ahora?

Según un concepto llamado teoría de la regalidad, las personas muestran preferencia por el autoritarismo y el liderazgo fuerte en tiempos de guerra o peligro colectivo, pero desean sistemas políticos igualitarios en tiempos de paz y seguridad. Estos impulsos individuales conforman el modo en que las sociedades se desarrollan y organizan, y en este libro Agner sostiene que existe un mecanismo evolutivo detrás de esta psicología flexible. Incorporando una amplia gama de ideas que incluyen la teoría evolutiva, la teoría de los juegos y la teoría ecológica, Agner analiza las condiciones que nos hacen ser estridentes o dóciles. Pone a prueba esta teoría con datos de sociedades contemporáneas y antiguas, y ofrece una explicación detallada de las aplicaciones de la teoría de la regalidad a cuestiones como la guerra y la paz, el auge y la caída de los imperios, los medios de comunicación, la inestabilidad económica, las crisis ecológicas y mucho más.