¿Cuáles son sus fiestas y ceremonias?

¿Cuáles son sus fiestas y ceremonias?

Vacaciones en Alemania 2022

El calendario festivo alemán tiene varios en común con otras partes de Europa y Estados Unidos, como la Navidad y el Año Nuevo. Pero hay varias fiestas notables que son exclusivamente alemanas a lo largo del año.

Los alemanes celebran el Año Nuevo con festejos, fuegos artificiales y fiestas. El Feuerzangenbowle es una popular bebida tradicional alemana de Año Nuevo. Sus principales ingredientes son vino tinto, ron, naranjas, limones, canela y clavo.

La celebración germánica de Ostern presenta los mismos iconos relacionados con la fertilidad y la primavera -huevos, conejos, flores- y muchas de las mismas costumbres de Pascua que otras versiones occidentales. Los tres principales países de habla alemana (Austria, Alemania y Suiza) son predominantemente cristianos. El arte de decorar huevos huecos es una tradición austriaca y alemana. Un poco más al este, en Polonia, la Pascua es una fiesta mucho más relevante que en Alemania

Otras costumbres alemanas en mayo celebran la llegada de la primavera. La Noche de Walpurgis (Walpurgisnacht), la noche anterior al Primero de Mayo, es similar a Halloween en cuanto a que tiene que ver con espíritus sobrenaturales, y tiene raíces paganas. Se celebra con hogueras para ahuyentar lo último del invierno y dar la bienvenida a la temporada de siembra.

Celebraciones festivas en todo el mundo

Las fiestas tienen que ver con la celebración de los valores que nos unen en la vida, como los amigos y la familia. Estas importantes conexiones pueden aportarnos unidad a través de la unión, la generosidad y la gratitud. El Día de Acción de Gracias y otras fiestas son formas de reunirnos con nuestros seres queridos y expresar nuestra gratitud y aprecio por ellos. Aunque estas fiestas tienen que ver con el agradecimiento y la gratitud, también son un momento para dar.

  ¿Cómo era el comportamiento social de los náhuatl?

Una de las mejores maneras de celebrar con nuestros seres queridos es reuniéndonos y expresando nuestro agradecimiento mutuo. Los estudios demuestran que practicar la gratitud con regularidad puede hacernos más felices al aumentar nuestra salud mental, potenciar las emociones positivas, aumentar nuestra autoestima y reducir la negatividad. Aunque las fiestas son para reflexionar, todos podemos beneficiarnos de la felicidad que puede aportar la gratitud si la practicamos todos los días.

Vacaciones en Estados Unidos 2021

En esta serie de artículos, nuestros colaboradores comparten sus experiencias al pasar las vacaciones en el extranjero, consejos para combatir la nostalgia durante la temporada festiva y sus reflexiones sobre su época favorita del año.

En las últimas semanas, nuestra familia intercultural ha celebrado la Fiesta del Medio Otoño vietnamita y el Día de Acción de Gracias canadiense. También hemos sido invitados por una amiga musulmana expatriada a celebrar el Eid Al Adha con su familia. Formar parte de todas estas festividades en tan poco tiempo no sólo ha sido increíblemente divertido, sino que también me ha hecho pensar en lo importante que es mantener tus propias tradiciones mientras vives como expatriado.

Las celebraciones tradicionales son algunos de los aspectos fundamentales de cualquier cultura. Ya se trate de una boda, una fiesta de la cosecha, un día de fiesta religioso o una observancia nacional, nuestras celebraciones están fuertemente entretejidas en nuestra identidad cultural general.

Cuando nos trasladamos al extranjero, parte de la emoción de vivir en una nueva cultura consiste en explorar y participar en la celebración de las fiestas y tradiciones locales de nuestro país de adopción. Algunas de estas experiencias nos proporcionarán recuerdos que durarán toda la vida.

  ¿Qué objetivo tiene la geografía en la actualidad?

¿Qué es una comida típica de la fiesta nacional de noviembre?

Palabras como “muy frecuentado”, “famoso” y “reunido” se reflejan en la calificación de la celebración como pública. Celebrar como una experiencia activa y compartida nos da una idea de lo que realmente estamos haciendo. Como acción comunitaria, sólo celebramos de verdad con los demás.

Las “ceremonias solemnes” vuelven a ser un elemento común. Aunque solemne no sea la primera palabra que nos venga a la mente para una celebración, el calificativo sigue existiendo hoy en día. Celebrar se aleja de la connotación estrictamente lúdica y adquiere un cariz más serio y alegre. Por ejemplo, en una fiesta de cumpleaños, podemos hacer cualquier cantidad de actividades, pero lo común es reunirse para cantar el “Cumpleaños feliz” en torno al invitado de honor. Este momento es tan dulce como cualquier otro, pero adquiere un tono solemne en la tradición de una celebración.

El honor es nuestro último denominador común; incluso aquí ya hemos descrito un “invitado de honor” para delimitar su posición en una celebración. Una celebración debe tener un sujeto, alguien que reciba la acción y sienta la alegría colectiva proporcionada por los demás. Una celebración llama la atención sobre el honor que una persona o cosas han ganado por sus acciones importantes o rasgos positivos. Cantar alabanzas o realizar una ceremonia vuelve a convertir una celebración en una ocasión activa y personal.