¿Cuando llegaron los árabes a México?

¿Cuando llegaron los árabes a México?

Irlandés mexicano

Cristo Rey fue un símbolo utilizado durante la Guerra de los Cristeros de 1929, un levantamiento de unos 400 católicos armados contra el gobierno mexicano por las disposiciones anticatólicas que se habían añadido a la Constitución mexicana en 1917. La estatua de Cristo, de 20 metros, corona el Cerro del Cubilete, que se eleva 2.579 metros sobre el nivel del mar. Es uno de los monumentos religiosos más importantes de México y marca el centro geográfico de Guanajuato. Cada enero, miles de peregrinos acuden al santuario para celebrar la Epifanía.Minas

En Guanajuato hay muchas minas, y la zona ha sido durante mucho tiempo una conocida productora de plata. Hoy en día, las visitas organizadas a las minas de la zona, como la de San Cayetano y la Valenciana, se han convertido en populares atracciones turísticas.El Pipila

Este monumento fue construido en honor a Juan José de los Reyes Martínez (El Pípila). El 28 de septiembre de 1810, durante la primera batalla de la Guerra de Independencia de México, Martínez quemó heroicamente la puerta de la fortaleza española Alhóndiga de Granaditas. El monumento ofrece una vista panorámica única de Guanajuato.Museo de las Momias

Diáspora árabe

Desde hace mucho tiempo hay poblaciones musulmanas y árabes en América Latina, pero pocas personas son conscientes del gran número de descendientes de árabes en la región. De hecho, América Latina cuenta con el mayor número de árabes fuera de Oriente Medio, con entre 17 y 30 millones de personas.1 Para hacerse una idea completa de este aspecto de la demografía de la región, hay que remontarse a la época del primer viaje de Colón al nuevo mundo en 1492. Ese mismo año, los moros, como se llamaban las comunidades musulmanas, fueron derrotados en España y el cristianismo volvió a gobernar. En 1478 se inicia oficialmente la Inquisición con el objetivo de restablecer y mantener la ortodoxia católica en España. En 1499, el arzobispo Francisco Jiménez de Cisneros rompió con la política de conversiones graduales y comenzó a perseguir violentamente a los moros instituyendo conversiones forzadas y la quema de manuscritos árabes. Cuando los musulmanes se rebelaron contra la pérdida de sus libertades, Cisneros les quitó por completo la libertad de culto. Aunque se obligó a los moriscos a convertirse al cristianismo, todavía existía un movimiento para conservar la cultura islámica y árabe.    Tras varios intentos fallidos de los españoles por obligar a los moriscos a asimilarse totalmente, el rey Felipe III expulsó a la mayoría de ellos. Se cree que la mayoría se fue al norte de África, pero algunos se dirigieron a las colonias españolas de América Latina.2

Migración a México

En la Italia natal de la fotógrafa Giulia Iacolutti, la conversación sobre el islam giraba en torno al miedo y el terrorismo, pero cuando llegó a México, no encontró nada de eso.En 2014, un profesor presentó a Iacolutti al imán de una de las mezquitas que están surgiendo en torno a la Ciudad de México para acoger a una creciente comunidad musulmana. Durante un año, se metió en sus hogares, rituales y fiestas para un proyecto llamado Jannah, una palabra árabe que representa el paraíso en el Islam.<p>Un grupo de musulmanes sufíes de España comenzó a construir esta mezquita en la ciudad de San Cristóbal de las Casas para albergar a la creciente comunidad en Chiapas.</p> <p>

Demografía de México

Nada se crea en el vacío… a menos, claro, que consideres que todo en el universo existe en el casi vacío del espacio. Así que, tal vez debería replantear eso: Todas las cosas se crean en el vacío. Pero ese no es realmente el punto que estoy tratando de hacer hoy. Hoy se trata de cómo una creación puede inspirar a otra. Empecemos con los tacos árabes.

Los tacos árabes son, como su nombre indica, tacos “árabes”, y proceden de la ciudad de Puebla, en México. Es difícil encontrar una explicación clara de sus orígenes, pero la historia básica es que los inmigrantes de Oriente Medio* llegaron a Puebla en algún momento alrededor o poco después de la Primera Guerra Mundial y trajeron consigo la tradición de hacer shawarma, sirviendo cordero marinado en rodajas finas y asado en pan de pita.

En un país que ya se había aficionado a envolver carnes y otros productos salados en una suave tortilla de maíz, las tradiciones del taco y del shawarma no tardaron en chocar. El cordero se convirtió rápidamente en cerdo, y a las clásicas salsas de yogur de Oriente Medio se unió (y luego, a menudo, se sustituyó) la salsa picante de chipotle mexicana. El adobo de la carne, por su parte, siguió siendo bastante similar al original levantino, con mucho comino, orégano y cebolla. Es difícil decir si el taco se transformó en shawarma o si el shawarma se transformó en taco -es una pregunta existencial que no tiene respuesta-, pero sea como sea, una cosa está clara: los tacos árabes no habrían existido sin que existieran primero el taco y el shawarma.