¿Dónde está el agua del desierto?

Oasis del desierto

La vida en el desierto es una “batalla constante para convertir el agua en supervivencia”. El agua ha sido tradicionalmente una fuente de riqueza en los países desérticos. Los poderosos controlaban los pozos y el agua de riego del mismo modo que los poderosos de los países agrícolas controlaban la tierra.

La lluvia cae ocasionalmente en los desiertos, y las tormentas del desierto suelen ser violentas. Una vez cayó un récord de 44 milímetros de lluvia en 3 horas en el Sahara. Las grandes tormentas saharianas pueden arrojar hasta 1 milímetro por minuto. Los canales de los arroyos, normalmente secos, pueden llenarse rápidamente después de las lluvias fuertes, y las inundaciones repentinas hacen que estos canales sean peligrosos. En los desiertos se ahoga más gente que la que muere de sed.

Aunque llueve poco en los desiertos, éstos reciben la escorrentía de arroyos efímeros, o de corta duración, alimentados por la lluvia y la nieve de las tierras altas adyacentes. Estos arroyos llenan el cauce con un lodo y suelen transportar cantidades considerables de sedimentos durante uno o dos días. Aunque la mayoría de los desiertos se encuentran en cuencas con drenaje cerrado o interior, unos pocos desiertos son atravesados por ríos “exóticos” que obtienen su agua de fuera del desierto. Estos ríos se infiltran en los suelos y evaporan grandes cantidades de agua en su recorrido por los desiertos, pero sus volúmenes son tales que mantienen su continuidad. El Nilo, el Colorado y el Amarillo son ríos exóticos que atraviesan los desiertos para verter sus sedimentos al mar.

Cómo encontrar agua en el desierto con un palo

Un desierto es una zona de paisaje estéril en la que apenas se producen precipitaciones y, en consecuencia, las condiciones de vida son hostiles para la vida vegetal y animal. La falta de vegetación expone la superficie desprotegida del suelo a los procesos de denudación. Aproximadamente un tercio de la superficie terrestre de la Tierra es árida o semiárida. Esto incluye gran parte de las regiones polares, donde se producen pocas precipitaciones, y que a veces se denominan desiertos polares o “desiertos fríos”. Los desiertos pueden clasificarse por la cantidad de precipitaciones que caen, por la temperatura que prevalece, por las causas de la desertificación o por su ubicación geográfica.

  ¿Qué es un gitano húngaro?

Los desiertos se forman por procesos de meteorización, ya que las grandes variaciones de temperatura entre el día y la noche ejercen presión sobre las rocas, que en consecuencia se rompen en pedazos. Aunque rara vez llueve en los desiertos, de vez en cuando caen chaparrones que pueden provocar inundaciones repentinas. La lluvia que cae sobre las rocas calientes puede hacer que se rompan, y los fragmentos y escombros resultantes esparcidos por el suelo del desierto son erosionados aún más por el viento. Éste levanta partículas de arena y polvo, que pueden permanecer en el aire durante largos periodos de tiempo, provocando a veces la formación de tormentas de arena o de polvo. Los granos de arena arrastrados por el viento que golpean cualquier objeto sólido en su camino pueden desgastar la superficie. Las rocas se alisan y el viento ordena la arena en depósitos uniformes. Los granos acaban formando láminas de arena planas o se apilan en dunas onduladas. Otros desiertos son llanuras planas y pedregosas en las que todo el material fino ha sido arrastrado por el viento y la superficie consiste en un mosaico de piedras lisas. Estas zonas se conocen como pavimentos desérticos, y apenas se produce erosión adicional. Otras características del desierto son los afloramientos rocosos, la roca madre expuesta y las arcillas que en su día depositó el agua. Pueden formarse lagos temporales y pueden quedar salinas cuando las aguas se evaporan. Puede haber fuentes subterráneas de agua, en forma de manantiales y filtraciones de acuíferos. Donde se encuentran éstos, pueden producirse oasis.

Cómo encontrar agua en el desierto de Arizona

A continuación, una transcripción del vídeo.Narrador: El cuerpo humano puede sobrevivir durante unos tres días sin agua, que puede ser extremadamente difícil de encontrar en los climas cálidos del desierto.Busque señales de vida si no puede encontrar una fuente de agua. La vegetación, los pájaros y los insectos pueden significar una fuente de agua cercana. Las frutas, las verduras, los cactus y las raíces contienen agua y si las aplastas con una roca liberarán algo de líquido.El agua fluye hacia abajo, así que comprueba el terreno bajo. Los cañones y las bases de las montañas podrían albergar una fuente de agua.

  ¿Cómo viven los beduinos en el desierto?

El rocío de la mañana se puede recoger con un paño y luego escurrirlo en la boca.Sólo asegúrate de recogerlo antes del amanecer o se evaporará antes de que puedas cogerlo.  Utiliza tazas o cualquier otro recipiente para recoger la lluvia. Si es posible, construye una lona para recoger el agua. Esto permitirá recoger aún más agua.Busca suelo húmedo, vegetación y lechos de ríos secos. Todo ello puede indicar la existencia de agua subterránea. Si cavas un agujero a unos metros de profundidad en las cercanías, es probable que se filtre agua. Si es posible, filtra siempre el agua. Pero si tienes que elegir entre la deshidratación y el agua sin filtrar, arriésgate con el agua.NOTA DEL EDITOR: Este vídeo se publicó originalmente el 12 de mayo de 2017.

Cómo hacer agua en el desierto

Los desiertos son zonas que reciben menos de 10 pulgadas (250 mm) de precipitaciones al año. Son cálidos y secos durante el día y fríos por la noche. Lo más importante que necesitas en un desierto es el agua. Las temperaturas secas y calurosas te deshidratarán rápidamente, especialmente si no puedes escapar del sol y del esfuerzo físico. Busque agua inmediatamente, pero evite moverse durante las horas más calurosas del día para evitar la deshidratación.

Resumen del artículoLa forma más fácil de encontrar agua en el desierto es seguir a los pájaros o las abejas hasta un lugar que pueda tener agua, como un cañón o un valle con sombra. Una vez que hayas encontrado un lugar probable, cava 30 centímetros en el suelo a primera hora de la mañana y espera a que la zona se humedezca. Prueba en otro lugar si el tuyo no parece funcionar, o recoge el agua después de unas horas si lo hace. Desinfecta el agua hirviéndola, o utiliza una pastilla de yodo o un filtro antimicrobiano. Para obtener más consejos, incluyendo cómo recoger el agua del rocío, desplázate hacia abajo.

  ¿Cómo era la vida de las mujeres en la Edad Media?