La casa de pilatos tradiciones peruanas

La casa de pilatos tradiciones peruanas

प्राचीन रोम का इतिहास | historia de la antigua roma en hindi

La arquitectura colonial peruana, desarrollada en el Virreinato del Perú entre los siglos XVI y XIX, se caracterizó por la importación y adaptación de estilos arquitectónicos europeos a la realidad peruana, dando lugar a una arquitectura original.

La academia temprana ha tendido a ver la toma de posesión arquitectónica y religiosa española como completa y rápida, pero la historia revisionista enfatiza el papel duradero de lo indígena en la arquitectura religiosa[1].

En los primeros tiempos del Virreinato se desarrolló el estilo renacentista, que se había dado en Europa siguiendo la corriente del Renacimiento italiano. Este estilo se caracterizaba por el uso de ornamentos y filigranas que delataban las líneas arquitectónicas del edificio a semejanza de la orfebrería cincelada, de ahí el nombre de plateresco y donde el arte mezcla el gótico, el románico y el árabe de la época colonial, desde el siglo XVI hasta mediados del XVII. Son magníficos ejemplos de este estilo en Lima las fachadas de la Catedral de Lima y la Casa de Pilatos. En Ayacucho las fachadas de las iglesias de San Francisco y La Merced.

historias de la biblia – el sacrificio de jesús

Desde la mampostería incaica de Machu Picchu hasta las calles coloniales encaladas de Arequipa, la arquitectura peruana tiene una rica historia. Las civilizaciones preincaicas sobreviven hasta nuestros días, aportando pruebas de las creencias religiosas y las consideraciones naturales de sus arquitectos, mientras que sus homólogos contemporáneos están dejando su huella en la escena mundial.

Las tradiciones arquitectónicas de Perú pueden dividirse a grandes rasgos en tres categorías – precolombina, colonial y contemporánea – con magníficas ilustraciones de cada una de ellas visibles para quienes visiten este cautivador destino sudamericano.

La arquitectura peruana tiene sus orígenes en las culturas preincaicas, como los yacimientos de Moche, Chimú y Chavín en el norte del país. El yacimiento arqueológico de Chavín de Huantar, situado a unos 250 kilómetros al norte de Lima, contiene ruinas que se remontan a unos 1.200 a.C., aunque fue durante los años 500-400 a.C. cuando el pueblo chavín ocupó el asentamiento. Cuenta con una enorme pirámide de cima plana y una plaza en forma de U con un patio circular hundido en el centro, y se cree que se utilizó como centro ceremonial, con el interior de las paredes del templo decorado con esculturas y tallas.

La casa de pilatos tradiciones peruanas en línea

barneys

Hacia finales del siglo II d.C., el intelectual pagano Celso escribió un tratado anticristiano en el que se burlaba de la creencia en Jesucristo. Si Jesús había sido realmente el Hijo de Dios, preguntaba, ¿por qué Dios no había castigado a Poncio Pilato, el responsable de crucificarlo? ¿Por qué Pilato no se había vuelto loco o se había despedazado, como los personajes de los mitos griegos? ¿Por qué no le ocurrió ninguna calamidad?

Aunque hay muchas tradiciones cristianas posteriores sobre el castigo de Poncio Pilato, todas ellas parecen pertenecer a un período muy posterior a la redacción de Celso. El desafío de Celso, y la respuesta de los primeros cristianos a él, sugiere que había algo más que un núcleo de verdad en la afirmación de que el prefecto de Judea había eludido la desgracia. Esto está implícito en los esfuerzos que los primeros cristianos hicieron para absolverlo de la responsabilidad de la Crucifixión.

La única declaración fiable que tenemos sobre la vida de Pilato después de su estancia en Judea proviene de la pluma del escritor judío Josefo. En sus Antigüedades de los Judíos, escritas unos 60 años después de los hechos, Josefo afirma que Pilato fue llamado a Roma después de su mal manejo de un disturbio que involucró a los samaritanos en el año 36 d.C.. Por ello, debía enfrentarse a un juicio ante el emperador Tiberio, el anciano pero inflexible gobernante que lo había nombrado diez años antes. Pilato se apresuró a regresar, pero cuando llegó, en marzo del 37, el enfermo Tiberio había muerto. Un nuevo emperador, Calígula, había tomado las riendas del poder.

  Fiestas y tradiciones de andorra