¿Por qué los lobos no se domestican?

¿Por qué los lobos no se domestican?

Lobo doméstico sänger

Los lobos se mantienen a veces como mascotas exóticas y, en algunas ocasiones más raras, como animales de trabajo. Aunque están estrechamente emparentados con los perros domésticos, los lobos no muestran la misma facilidad que los perros para convivir con los humanos y, por lo general, se requiere un mayor esfuerzo para obtener la misma fiabilidad. Los lobos también necesitan mucho más espacio que los perros, entre 25 y 40 kilómetros cuadrados para poder hacer ejercicio[1].

Los cachorros de lobo en cautividad suelen separarse de su madre a los 14 días, preferiblemente no más tarde de los 21.[2] Los cachorros de lobo requieren más socialización que los de perro, y normalmente dejan de responder a la socialización a los 19 días, a diferencia de los perros, que pueden seguir socializándose a las 16 semanas. Durante los primeros cuatro meses de su vida, los cachorros de lobo deben mantenerse aislados de los cánidos adultos, excepto por unas breves visitas a la semana, para que puedan imprimirse adecuadamente a los humanos[2] Los cachorros suelen desarrollar anomalías de comportamiento si se crían sin otro miembro de su propia especie[2] Dado que la leche de lobo contiene más arginina que la que se puede encontrar en los sustitutos de la leche para cachorros, es necesario un suplemento de arginina cuando se alimenta a los cachorros por debajo de la edad de destete. Si no se hace así, los cachorros pueden desarrollar cataratas[3].

¿Son los lobos peligrosos para los humanos?

El propósito de esta revisión es centrarse específicamente en la última de estas cuestiones, examinando de forma crítica los diferentes relatos que compiten entre sí sobre cómo y por qué ciertos grupos de cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío domesticaron a un gran carnívoro que vivía en grupo, el lobo, el ancestro del perro doméstico. El objetivo es reevaluar algunas de estas diferentes narrativas para revelar las suposiciones subyacentes que hacen sobre la naturaleza de los humanos prehistóricos y sus relaciones con los animales y el mundo natural.

  ¿Dónde vivían los visigodos?

Lamentablemente, como todo esto ocurrió en la prehistoria, no existen registros escritos, pictóricos u orales sobre lo que realmente ocurrió o por qué. Sin embargo, esto no ha impedido que numerosas autoridades ofrezcan teorías especulativas que pretenden explicar cómo y por qué nuestros predecesores decidieron compartir sus vidas y sus limitados recursos con este improbable compañero canino. De ellas, dos hipótesis muy diferentes dominan actualmente el debate, y serán el centro de la presente revisión.

En la literatura científica sobre la domesticación del perro se encuentran varias versiones de esta teoría, todas las cuales parecen tener su origen en una imaginativa fábula publicada por primera vez en el capítulo inicial del popular libro de Konrad Lorenz, El hombre conoce al perro (1953). En él, Lorenz describe unas bandas nómadas de cazadores-recolectores de hace unos 50.000 años cuyo éxito en la caza atrajo inevitablemente la atención de cánidos salvajes carroñeros que empezaron a frecuentar sus campamentos de caza en busca de huesos desechados, despojos, etc. Al cabo de un tiempo, los humanos empezaron a darse cuenta de que, si bien los cánidos carroñeros eran una molestia menor, también eran un escudo útil contra los depredadores más grandes (por ejemplo, los tigres de dientes de sable) al ladrar con fuerza cada vez que uno merodeaba por las inmediaciones. Ahora, en lugar de ahuyentar a los perros, los humanos empezaron a animarles a permanecer cerca proporcionándoles activamente provisiones. Y así, poco a poco, el proceso de domesticación fue cobrando fuerza:

El lobo como mascota

Utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic abajo para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Northrop Grumman aquí.

  ¿Cómo se celebraba a los Santos ya los personajes sagrados los días de sus fiestas?

Los perros se han metido en el corazón de los humanos a base de golpes y meneos. Según la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA), los caninos encabezan la lista de propietarios de mascotas, con casi 50 millones de perros domésticos viviendo en hogares de todo el país. Pero, ¿cómo empezó todo? ¿Dónde y cuándo se produjo la domesticación de los lobos, y por qué nos hicimos tan amigos? Aunque no somos del todo sensibles a las patas, esto es lo que dice la ciencia actual sobre los factores clave de la domesticación de los perros.

Las mejores relaciones tienen grandes historias de origen, y nuestra conexión única con los perros ofrece una de las mejores. Como señala la revista Smithsonian, nuestras primeras interacciones entre especies se produjeron hace entre 14.000 y 29.000 años. Todo empezó con un ancestro común compartido con el lobo gris, y los terrenos de caza de este temible depredador se solapaban con los de los primeros humanos, según Smithsonian.

¿Se puede domesticar a un lobo?

Los lobos son animales salvajes, y están moldeados por presiones evolutivas que les permiten encontrar comida, mantenerse a salvo y tener descendencia. La genética que expresan en los entornos en los que viven les permite sobrevivir, sin la ayuda de los humanos (Addams, y Miller 2012)

Los perros evolucionaron a partir de los lobos mediante un proceso de domesticación que duró siglos. La domesticación es el proceso por el cual un animal salvaje se adapta a vivir con los humanos al ser criado selectivamente por éstos durante miles de años.

Los lobos y los perros son interfértiles, lo que significa que pueden reproducirse y producir una descendencia viable. En otras palabras, los lobos pueden cruzarse con los perros y su descendencia es capaz de producir descendencia por sí misma. Aunque los híbridos pueden producirse de forma natural en la naturaleza, son raros porque la naturaleza territorial de los lobos les lleva a proteger sus áreas de distribución de cánidos intrusos como perros, coyotes y otros lobos.

  ¿Dónde está ubicado la región insular?

Las personas que poseen híbridos a menudo descubren que el comportamiento de su mascota hace que sea un reto su cuidado. La diversidad de la composición genética, incluso dentro de una misma camada de cachorros híbridos, conduce a una amplia gama de apariencias y patrones de comportamiento entre todos los híbridos, lo que hace que su comportamiento sea inconsistente y más difícil de predecir.