¿Qué actividades no son saludables?

¿Qué actividades no son saludables?

Hábitos poco saludables

¿Cómo es un estilo de vida saludable? Junto con una dieta adecuada, el ejercicio físico desempeña un papel importante. Las personas físicamente activas pueden reforzar su sistema inmunitario, prevenir enfermedades y ser más felices en general. Para ello, nadie tiene que convertirse en un atleta de élite.

La mayoría de los adultos pasan la mayor parte de su tiempo sentados, ya sea en un escritorio, en un sofá o en un coche. Esto significa que, en conjunto, no hacemos suficiente ejercicio y, por tanto, aumentamos el riesgo de padecer deficiencias de salud o determinadas enfermedades. Por otro lado, quienes son físicamente activos pueden prevenir muchas enfermedades y aumentar su productividad y bienestar.

“Salir a caminar un poco, ¡ayuda!” Un simple pero buen consejo que ha demostrado funcionar una y otra vez, ya sea para la ira, el estrés cotidiano, la fatiga o los dolores de cabeza. De hecho, hacer ejercicio asegura una cabeza clara y ayuda a la contemplación y a la desconexión, nos pone de buen humor y también nos permite dormir mejor por la noche.    Pero la actividad física regular también puede favorecer la salud a largo plazo y, más concretamente, prevenir enfermedades. En el caso de ciertas enfermedades como la hipertensión arterial, la insuficiencia cardíaca, la osteoporosis, la diabetes, la depresión y la demencia, hay incluso pruebas de que el ejercicio alivia los síntomas y puede sustituir a algunos medicamentos.

¿Cuáles son las actividades físicas no saludables

Los expertos en ejercicio miden la actividad en equivalentes metabólicos, o MET. Un MET se define como la energía que se necesita para estar sentado tranquilamente. Para un adulto medio, esto supone aproximadamente una caloría por cada 2,2 libras de peso corporal por hora; alguien que pesa 160 libras quemaría aproximadamente 70 calorías por hora mientras está sentado o durmiendo.

Las actividades de intensidad moderada son aquellas que le hacen moverse con la suficiente rapidez o esfuerzo para quemar de tres a seis veces más energía por minuto que cuando está sentado tranquilamente, o ejercicios que marcan de 3 a 6 MET. Las actividades de intensidad vigorosa queman más de 6 MET.

Una de las limitaciones de esta forma de medir la intensidad del ejercicio es que no tiene en cuenta el hecho de que algunas personas tienen un nivel de forma física más alto que otras. Así, se considera que caminar a 5 o 6 kilómetros por hora requiere 4 MET y es una actividad de intensidad moderada, independientemente de quién la realice: un joven corredor de maratón o una abuela de 90 años. Como se puede imaginar, una caminata rápida sería una actividad fácil para el corredor de maratón, pero una actividad muy dura para la abuela.

Ejemplos de actividad física saludable y no saludable

Ejercicio: 7 beneficios de la actividad física regularSabes que el ejercicio es bueno para ti, pero ¿sabes cuán bueno es? Desde el aumento del estado de ánimo hasta la mejora de la vida sexual, descubra cómo el ejercicio puede mejorar su vida.Por el personal de Mayo Clinic

Ir al gimnasio con regularidad es estupendo, pero no te preocupes si no puedes encontrar un buen rato para hacer ejercicio todos los días. Cualquier cantidad de actividad es mejor que ninguna. Para aprovechar los beneficios del ejercicio, basta con ser más activo a lo largo del día: subir las escaleras en lugar del ascensor o acelerar las tareas domésticas. La constancia es la clave.

¿Preocupado por las enfermedades del corazón? ¿Desea prevenir la hipertensión arterial? Independientemente de su peso actual, la actividad física aumenta el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol “bueno”, y reduce los triglicéridos poco saludables. Esta combinación mantiene el flujo sanguíneo sin problemas, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

¿Necesita un estímulo emocional? ¿O necesita desestresarse después de un día estresante? Una sesión de gimnasio o una caminata rápida pueden ayudar. La actividad física estimula varias sustancias químicas del cerebro que pueden hacerle sentir más feliz, más relajado y menos ansioso.

Actividades saludables

“¿Tiene usted alguno de esos pequeños hábitos nerviosos, como retorcerse el pañuelo… (o) jugar con su anillo?”, preguntaba un anuncio de Call de 1934. “Todos estos pueden ser signos de nerviosismo. …  Recuerde, si fuma Camels, puede fumar todos los que quiera, ya que los tabacos más caros de Camel nunca le crispan los nervios.”

Inquietud.  Los estudios sugieren que las personas que realizan más movimientos “fortuitos” -como golpear repetidamente los pies o levantarse para ir al baño- tienen más facilidad para mantener su peso y su salud cardíaca y pulmonar. Inquietarse también puede ser una forma relativamente saludable de liberar energía nerviosa o creatividad.

Así que si eres inquieto, no tienes por qué dejar de hacerlo. Dicho esto, los beneficios del fidgeting no son lo suficientemente grandes -y los resultados no son lo suficientemente concluyentes- como para justificar el abandono de tu rutina de ejercicios en favor de golpear los dedos sobre la mesa.

Doble comprobación.  ¿A veces vuelves a casa unos minutos después de salir para asegurarte de que has cerrado la puerta? Aunque pueden hacerle llegar tarde o molestar a su cónyuge, este tipo de hábitos tienen un efecto de autoconservación. Esa vez que la puerta del garaje está realmente abierta, o que realmente tienes lechuga entre los dientes, probablemente te alegrarás de haberlo comprobado.