¿Qué ceremonias rituales tenían los muiscas?

Cuchavira

Este artículo describe el arte producido por los muiscas. Los muiscas establecieron una de las cuatro grandes civilizaciones de la América precolombina en el Altiplano Cundiboyacense, en el actual centro de Colombia. Sus diversas formas de arte se han descrito con detalle e incluyen cerámica, textiles, arte corporal, jeroglíficos y arte rupestre. Aunque su arquitectura era modesta en comparación con las civilizaciones inca, azteca y maya, los muiscas son más conocidos por su hábil orfebrería. El Museo del Oro de la capital colombiana, Bogot, alberga la mayor colección de objetos de oro del mundo, procedentes de varias culturas colombianas, incluida la muisca.

El primer arte en la cordillera oriental de los Andes colombianos se remonta a varios milenios. Aunque esto es anterior a la civilización muisca, cuyo inicio se suele fijar en el año 800 d.C., sin embargo, algunos de estos estilos perseveraron a lo largo de los tiempos.

Durante la época precerámica, los habitantes del altiplano produjeron petrografías y petroglifos que representaban a sus deidades, la abundante flora y fauna de la zona, motivos abstractos y elementos antropomorfos o antropozoomorfos. La sociedad agrícola sedentaria y autosuficiente evolucionó hacia una cultura basada en la cerámica y la extracción de sal en el Período Herrera, definido habitualmente entre el 800 a.C. y el 800 d.C. Durante esta época se erigió la forma más antigua de arte construido existente; el sitio arqueoastronómico llamado El Infiernito por los conquistadores católicos españoles. El período herreriano también marcó el uso generalizado de la cerámica y los textiles y el inicio de lo que se convertiría en el principal motivo de la conquista española: la orfebrería fina. La edad de oro de la metalurgia muisca está representada en la balsa muisca, considerada la obra maestra de esta tecnología y que representa el ritual de iniciación del nuevo zipa de Bacat, la parte sur de la Confederación Muisca. Esta ceremonia, llevada a cabo por xeques (sacerdotes) y caciques con coronas de plumas doradas y acompañada de música y danza, tenía lugar en una balsa en el lago Guatavita, en la parte norte de la sabana plana de Bogot. Los relatos de estas ceremonias crearon la leyenda de El Dorado entre los españoles, lo que les llevó a buscar este mítico lugar durante décadas.

  ¿Qué cultura tiene Galicia?

Nencatacoa

La religión muisca describe la religión de los muiscas que habitaban el altiplano central de los Andes colombianos antes de la conquista española de los muiscas. Los muiscas formaban una confederación de gobernantes sagrados y tenían una variedad de deidades, templos y rituales incorporados a su cultura. El ser supremo de los muiscas era Chiminigagua, que creó la luz y la Tierra. No se le honraba directamente, sino que se hacía a través de Chía, diosa de la Luna, y su esposo Sué, dios del Sol. La representación de los dos principales cuerpos celestes como marido y mujer mostraba el carácter complementario del hombre y la mujer y el carácter sagrado del matrimonio[1].

Los muiscas rendían culto a sus dioses en lugares sagrados, tanto naturales, como el lago de Guatavita, las lagunas de Siecha y el lago de Tota, como construidos; los templos del Sol y de la Luna en Suamox (la “Roma” o “Meca” de los muiscas) y Chía, ciudad de la Luna, respectivamente. Durante estos rituales los sacerdotes, obgues, realizaban sacrificios, a veces de carácter humano. La última ceremonia religiosa pública de los muiscas se realizó en Ubaque el 27 de diciembre de 1563[2].

Lista de deidades por cultura

La religión muisca describe la religión de los muiscas que habitaban el altiplano central de los Andes colombianos antes de la conquista española de los muiscas. Los muiscas formaban una confederación de gobernantes sagrados y tenían una variedad de deidades, templos y rituales incorporados a su cultura. El ser supremo de los muiscas era Chiminigagua, que creó la luz y la Tierra. No se le honraba directamente, sino que se hacía a través de Chía, diosa de la Luna, y su esposo Sué, dios del Sol. La representación de los dos principales cuerpos celestes como marido y mujer mostraba el carácter complementario del hombre y la mujer y el carácter sagrado del matrimonio[1].

  ¿Cómo se le llama a las crías de los leones?

Los muiscas rendían culto a sus dioses en lugares sagrados, tanto naturales, como el lago de Guatavita, las lagunas de Siecha y el lago de Tota, como construidos; los templos del Sol y de la Luna en Suamox (la “Roma” o “Meca” de los muiscas) y Chía, ciudad de la Luna, respectivamente. Durante estos rituales los sacerdotes, obgues, realizaban sacrificios, a veces de carácter humano. La última ceremonia religiosa pública de los muiscas se realizó en Ubaque el 27 de diciembre de 1563[2].

Confederación muisca

A lo largo de los siglos, la pasión por el oro ha llevado a muchos a emprender un infructuoso camino hacia lo desconocido. Posiblemente el más conocido de esos viajes comenzó con la historia de un nativo que vivía en el vasto interior de los míticos planos andinos. Según la leyenda, este rey muisca se cubría de polvo de oro durante una ceremonia, tras la cual se sumergía en el lago Guatavita desde una balsa y su pueblo le arrojaba joyas preciosas para apaciguar a los dioses submarinos.

Cuando los primeros exploradores españoles llegaron a Sudamérica en el siglo XVI, oyeron hablar de una tribu que vivía en lo alto de los Andes de la actual Colombia. Supieron que cuando un cacique ascendía al poder se le iniciaba con una ceremonia en el lago Guatavita, que más tarde se conoció como la ceremonia de “El Dorado”. Uno de los relatos más detallados procede del libro de Juan Rodrigez Freyles de 1536 La conquista y descubrimiento del nuevo reino de Granada.  Cuenta que cuando un líder moría, a su sucesor se le llamaba “el dorado” o “la dorada” y tenía que pasar un tiempo solo en una cueva sin productos de sal ni poder salir. Su primer viaje posterior sería al lago ceremonial de Guatavita.  Rodeado de cuatro sacerdotes adornados con plumas, coronas de oro y adornos corporales, el líder, desnudo salvo por una cubierta de polvo de oro, se disponía a realizar una ofrenda de objetos de oro, esmeraldas y otros objetos preciosos a los dioses arrojándolos al centro del lago.

  ¿Cómo se celebra la corrida de toros?