¿Qué costumbres y tradiciones que nos identifican como mexicanos ante el mundo?

¿Qué costumbres y tradiciones que nos identifican como mexicanos ante el mundo?

México cultura de alto contexto

Habitado por primera vez hace más de 10.000 años, las culturas que se desarrollaron en México se convirtieron en una de las cunas de la civilización. Durante los 300 años de dominio español, México fue una encrucijada para los pueblos y culturas de Europa y América Latina. El gobierno del México independiente promovió activamente los rasgos culturales compartidos para crear una identidad nacional.

La cultura de un mexicano individual está influenciada por los lazos familiares, el género, la religión, la ubicación y la clase social, entre otros factores. La vida contemporánea en las ciudades de México se ha asemejado a la del país vecino, Estados Unidos, y a la de Europa, ya que los habitantes de las provincias conservan más las tradiciones que los de las ciudades.

La llegada de los españoles y la colonización trajeron al país el catolicismo romano, que se convirtió en la principal religión de México. México es un estado laico, y la Constitución de 1917 y la ley anticlerical impusieron limitaciones a la iglesia y, en ocasiones, codificaron la intromisión del estado en los asuntos eclesiásticos. El gobierno no aporta ninguna contribución financiera a la iglesia, y ésta no participa en la educación pública[cita requerida].

Datos de la cultura mexicana

La cultura mexicana es un ámbito enormemente diverso que abarca grandes diferencias de identidad. La variedad de influencias a lo largo de la historia de México, desde las antiguas civilizaciones maya y azteca hasta la dominante presencia europea, ha llegado a conformar y definir el apasionante país que es hoy.

La cultura de México es producto del proceso de mezcla de las prácticas y tradiciones indígenas con la presencia colonial española, que tuvo un impacto tan profundo en todos los aspectos de la vida. A lo largo de la historia, los mexicanos han luchado constantemente por definir y promover la identidad mexicana. Sin embargo, con tanta inestabilidad política, las guerras con Estados Unidos y Francia y la ocupación colonial, la sociedad mexicana ha luchado a menudo por formar una identidad cohesionada.

En consecuencia, el arte y la literatura mexicanos también han tenido una historia algo tumultuosa. Existe un amplio conjunto de edificios mayas y aztecas bellamente conservados, y muchas de sus tradiciones se han mantenido. Sin embargo, con los efectos de la colonización, gran parte de la literatura mexicana tomó prestadas técnicas e ideas de Europa. No fue hasta el periodo posrevolucionario cuando las artes en México empezaron a desarrollar sus propias características, que pronto produjeron algunas de las figuras más célebres del arte y la literatura internacionales.

Etiqueta de negocios en México

México es un país norteamericano que limita con Estados Unidos, Guatemala y Belice. Tiene una gran diversidad geográfica, con desiertos, altas mesetas montañosas y costas tropicales. Más de la mitad de la población mexicana vive en las regiones centrales del país, mientras que el norte árido y el sur tropical están más escasamente poblados. La cultura dominante en México refleja una mezcla de costumbres indígenas y españolas; sin embargo, las tradiciones varían mucho en todo el país. Muchas de las cosas que a menudo se consideran distintivamente “mexicanas” tienen un origen local o regional. Por ejemplo, el tequila, la música de los mariachis, el sombrero bordado y el traje de charro (caballero ranchero) tienen su origen en el oeste de México. Por lo general, cada región/estado tiene una identidad cultural única y una gastronomía, canciones populares y artesanía que acompañan y de las que los residentes están muy orgullosos. Las costumbres culturales también pueden variar a nivel más local, entre comunidades, pueblos y ciudades dentro de los estados.

Aproximadamente el 80% de los mexicanos vive en zonas urbanas, mientras que el 20% lo hace en zonas rurales.1 El crecimiento de la urbanización es una tendencia continua, ya que muchos pobres del campo se ven atraídos por las oportunidades económicas de las zonas industriales. Sin embargo, la vida en la ciudad no garantiza la seguridad económica. Las diferencias de actitudes y prácticas son muy notables entre los centros urbanos y las zonas rurales. Los habitantes de las ciudades rurales suelen seguir estilos de vida tradicionales y tienen creencias bastante conservadoras. Suelen mantener fuertes identidades propias de su pueblo o región. Pueden denominarse “patrias chicas”. Estas identidades regionales son especialmente importantes para muchas comunidades indígenas.

Creencias hispanas

Casi cuatro décadas después de que el gobierno de los Estados Unidos ordenara el uso de los términos “hispano” o “latino” para categorizar a los estadounidenses que tienen sus raíces en países de habla hispana, una nueva encuesta nacional de adultos hispanos revela que estos términos aún no han sido totalmente adoptados por los propios hispanos. La mayoría (51%) dice que se identifican más a menudo por el país de origen de su familia; sólo el 24% dice que prefiere una etiqueta pan-étnica.

Además, en una proporción de más de dos a uno (69% frente a 29%), los encuestados afirman que los más de 50 millones de latinos en Estados Unidos tienen muchas culturas diferentes en lugar de una cultura común. Sin embargo, los encuestados expresan una fuerte conexión compartida con el idioma español. Más de ocho de cada diez (82%) adultos latinos dicen que hablan español, y casi todos (95%) dicen que es importante que las generaciones futuras sigan haciéndolo.

Los hispanos también están divididos en cuanto al grado de identidad que comparten con otros estadounidenses. Aproximadamente la mitad (47%) dice que se considera muy diferente del estadounidense típico. Y sólo uno de cada cinco (21%) dice que utiliza el término “estadounidense” con mayor frecuencia para describir su identidad. En estas dos medidas, los hispanos nacidos en EE.UU. (que ahora constituyen el 48% de los adultos hispanos del país) expresan un mayor sentido de afinidad con otros estadounidenses y con Estados Unidos que los hispanos inmigrantes.