¿Qué culturas hay en África?

¿Qué culturas hay en África?

La cultura sudafricana

Sudáfrica es la Nación del Arco Iris, un título que refleja la diversidad cultural y étnica del país. La población de Sudáfrica es una de las más complejas y diversas del mundo. De los 51,7 millones de sudafricanos, más de 41 millones son negros, 4,5 millones son blancos, 4,6 millones son de color y alrededor de 1,3 millones son indios o asiáticos. Alrededor del 51,3% son mujeres y el 48,7% hombres.

La población negra de Sudáfrica se divide en cuatro grandes grupos étnicos: nguni (zulú, xhosa, ndebele y suazi), sotho, shangaan-tsonga y venda. Hay numerosos subgrupos dentro de ellos, de los cuales los zulúes y los xhosa (dos subgrupos del grupo nguni) son los más numerosos.

La mayoría de la población blanca (alrededor del 60%) es de ascendencia afrikáans, mientras que el 40% restante es de ascendencia británica o europea. La población de color tiene un linaje mixto, que a menudo comprende los genes indígenas khoisan combinados con los esclavos africanos que fueron traídos desde todo el continente, y los colonos blancos.

Valores culturales en Sudáfrica

Sudáfrica cuenta con fósiles humanos primitivos en Sterkfontein y otros yacimientos. Los primeros habitantes modernos del país fueron los cazadores-recolectores San (“bosquimanos”) y los Khoi (“hotentotes”), que se dedicaban al pastoreo. Los clanes de habla bantú, antepasados de los nguni (los actuales zulúes, xhosa, suazi y ndebele) y de los grupos lingüísticos tswana-sotho (los actuales sotho/basuto, tswana y pedi), emigraron desde África oriental ya en el siglo XI (las pruebas arqueológicas lo han confirmado recientemente a través de especímenes de cerámica).

Los conflictos entre las jefaturas de habla bantú eran tan frecuentes y graves como los que se producían entre bantúes y blancos. Al resistirse a la expansión colonial, los gobernantes del África negra fundaron reinos y naciones considerables y poderosos incorporando a las jefaturas vecinas. El resultado fue la aparición de las naciones zulú, xhosa, pedi, venda, swazi, sotho, tswana y tsonga, junto con los afrikaners blancos. La Sudáfrica moderna surgió de estos conflictos.

Como Sudáfrica es un país multilingüe y étnicamente diverso, no existe una única “Cultura de Sudáfrica”. Además de las 11 lenguas oficialmente reconocidas, en Sudáfrica se hablan decenas de otras -africanas, europeas, asiáticas y otras-, ya que el país se encuentra en la encrucijada del sur de África.

Más información sobre África

Los zulúes son una de las tribus más populares de África.    Una de las razones por las que la tribu es tan conocida es por Shakaland, reconocida mundialmente como el lugar de nacimiento del legendario jefe Shaka Zulú.

Se sabe que los miembros de la tribu se pintan el cuerpo con una combinación de tiza blanca, amarillo, roca mineral, mineral de hierro y carbón vegetal.    Además, suelen practicar la escarificación ritual, eligiendo las cicatrices como una forma fácil de identificarse.

Se calcula que en Kenia y Tanzania vive un millón de maasai, pero la mayoría de ellos dudan de estas cifras porque consideran que el censo nacional es una intromisión del gobierno y suelen contar mal su número a los censistas, según la Asociación Maasai.

La tribu es nómada por naturaleza, y opta por permanecer en pequeños núcleos familiares. Construyen su modo de vida en torno a su ganado, que insisten en que es un regalo de su dios Ngai. Utilizan el ganado principalmente como medida de riqueza y como fuente de alimento, llegando incluso a beber la sangre del ganado para su sustento.

Tradiciones en Sudáfrica

Las cuestiones del patrimonio y la identidad no son tan sencillas como podría parecer a primera vista. Tal vez el primer y mejor punto de partida para abordar estos temas sea reconocer que en un país como Sudáfrica no existe un único patrimonio ni un conjunto de identidades distintas fácilmente delimitables. Las culturas, lenguas y patrimonios de Sudáfrica son múltiples, diversos y dinámicos. Las cuestiones interseccionales de género, etnia y raza complican aún más la cuestión de la identidad y hacen que sea muy poco aconsejable categorizar a las diferentes personas que se encuentran dentro de las fronteras de Sudáfrica. Esto es especialmente cierto tras las políticas de segregación del apartheid, que intentaron dividir y conquistar a la mayoría de la población del país haciendo hincapié en la inmiscibilidad ontológica de las diferentes razas.

Sudáfrica es heredera de un legado de medios de vida autóctonos (véanse, sobre todo, los khoi y los san), así como de la inmigración bantú, la esclavitud, la colonización, las economías de colonos y los movimientos de liberación. Todas estas historias han tenido un efecto drástico en la composición de la población sudafricana. Sin embargo, a través del intercambio de culturas y de las influencias culturales en la era de la globalización, sigue existiendo un tapiz de fenómenos que puede denominarse “Sudáfrica” de forma inequívoca. En este artículo analizamos el patrimonio, la cultura y la identidad en Sudáfrica e intentamos ofrecer una visión general de lo que se entiende cuando se habla de patrimonio sudafricano.