¿Qué dice el Corán con respecto Alá mujer?

¿Qué dice el Corán con respecto Alá mujer?

Comentarios

Las mujeres en el Corán son personajes importantes y temas de discusión en las historias y la moral que enseña el Islam. La mayoría de las mujeres del Corán son representadas como madres o esposas de líderes o profetas. Conservaron cierta autonomía respecto a los hombres en algunos aspectos; por ejemplo, el Corán describe a las mujeres que se convirtieron al Islam antes que sus maridos o a las que juraron fidelidad al Profeta Muhammad de forma independiente[1].

Aunque el Corán no nombra directamente a ninguna mujer, excepto a María, las mujeres desempeñan un papel en muchos de sus relatos. Estos relatos han sido objeto de manipulación e interpretación rígida tanto en los comentarios clásicos como en la literatura popular de las sociedades patriarcales[2]. Las normas culturales existentes en el seno de un patriarcado han configurado el modo en que estas sociedades abordaron el texto y crearon una narrativa omnipresente que dictó el modo en que las generaciones futuras se dispusieron a interpretar estos relatos y el papel de la mujer dentro del Corán. A lo largo de la historia, diferentes intérpretes y legisladores islámicos de las escrituras reinterpretaron constantemente a las mujeres presentadas en el Corán como resultado de la ideología dominante y el contexto histórico de la época. A raíz de la modernidad y del auge del feminismo islámico, muchos estudiosos están volviendo la vista al texto original, reexaminando las interpretaciones clásicas aceptadas de la mujer y reimaginando el papel de la mujer dentro del Corán[2].

Corán 4 :135

Cuando la corresponsal de Oriente Medio, Carla Power, comenzó a estudiar el Corán con un erudito islámico conservador, no esperaba aprender que en ninguna parte aboga por la opresión de las mujeres – o que el Islam tiene una rica historia de líderes femeninas olvidadasPor Carla Power, sábado 6 de noviembre de 2015

  ¿Qué práctica la religión evangelista?

Cuando tenía once años, compré un pequeño libro que contenía un versículo del Corán en un puesto a la salida de una mezquita de El Cairo. No era musulmana ni sabía leer y escribir en árabe; lo compré por sus delicadas proporciones. La propietaria del puesto me observó con perplejidad mientras arrullaba el objeto del tamaño de una caja de cerillas.

Lo encontré más de un cuarto de siglo después, una pegajosa tarde de verano en San Luis, envuelto en un joyero en casa de mis padres. Para entonces, no sólo había heredado el interés de mi padre por el mundo islámico, sino que mi fascinación infantil se había visto aderezada por el reportaje sobre las sociedades musulmanas como periodista en Newsweek y luego en la revista Time.

Como escritura de la religión de más rápido crecimiento del planeta -con 1.600 millones de seguidores, el islam es el segundo más popular después del cristianismo-, se erige como una brújula moral para cientos de millones de personas. Su lectura debería ser un requisito previo para comprender a la humanidad.

Versos del Corán sobre cómo tratar a tu mujer

Este artículo utiliza de forma acrítica textos de una religión o sistema de fe sin hacer referencia a fuentes secundarias que los analicen de forma crítica. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo referencias a fuentes secundarias fiables, con múltiples puntos de vista. (Noviembre de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Algunas de las fuentes listadas en este artículo pueden no ser fiables. Por favor, ayude a este artículo buscando fuentes mejores y más fiables. Las citas no fiables pueden ser cuestionadas o eliminadas. (Septiembre de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

  ¿Por qué los judíos rompen platos?

An-Nisa 4:34 es el verso 34 del cuarto capítulo del Corán[1]. Este verso adjudica el papel del marido como protector y mantenedor de su esposa y cómo debe tratar la deslealtad por parte de ella. Los eruditos difieren enormemente en cuanto a las implicaciones de este versículo, ya que muchos apologistas musulmanes sostienen que sirve para disuadir de la violencia doméstica basada en la ira;[2] mientras que algunos musulmanes, como los grupos feministas islámicos, sostienen que el texto es una justificación de la violencia doméstica.[3] La traducción del versículo también es objeto de debate entre los eruditos musulmanes, ya que puede decirse “golpéalas [a las esposas]” o “golpéalas” o “azótalas”, según el traductor. Además, como se dice en un hadiz transmitido por Abu Huraira, abofetear a alguien en la cara estaba prohibido[4].

Corán sobre el matrimonio

La siguiente sección, los versículos 7 a 13, trata de los debates políticos, que se enmarcan entre “los confederados de Dios” y “los confederados de Satanás”. También contienen enseñanzas para los musulmanes sobre cómo realizar asambleas públicas (al-majalis). Aunque en principio todos los individuos son libres de participar en dichas asambleas, los versos mantienen la importancia de las contribuciones de los expertos (“los que poseen conocimiento”). Esta sección también advierte contra las reuniones secretas conspirativas que se hacen por “iniquidad, hostilidad y desobediencia al mensajero de Dios”[6].

La última sección, del 14 al 21, es la más larga (ruku’) del capítulo. La sección define a “los confederados de Dios” (hizb Allah) como aquellos “que creen en Dios y en el Último Día” y a “los confederados de Satán” (hizb al-shaitan) como aquellos que “olvidan el recuerdo de Dios”, incluyendo a los que se oponen abiertamente a Dios y a Mahoma, así como a los hipócritas[7]. Termina hablando de las recompensas que Dios dará -según el Corán- a sus confederados[5].

  ¿Cómo se comprometen los musulmanes?