¿Qué lleva una ofrenda Catolica?

¿Qué lleva una ofrenda Catolica?

Ofrenda matutina católica tradicional

En el rito romano, el término “preparación de las ofrendas”[4] se utiliza además del término “ofertorio”[5] (ambos con mayúsculas) o, más bien, el término “preparación de las ofrendas” se utiliza para la acción del sacerdote, mientras que el término “ofertorio” se utiliza para la sección de la misa en la que se realiza esta acción, en particular cuando se habla del canto que la acompaña[6].

En las iglesias bautistas, el ofertorio se refiere a la parte del servicio de culto en la que los ujieres distribuyen los platos o cestas de la colecta, y los diezmos y ofrendas se llevan posteriormente al coro.

En el Rito Romano, el ofertorio es la primera parte de la Liturgia de la Eucaristía. Primero se prepara el altar colocando sobre él el corporal, el purificador, el misal y el cáliz. El pan y el vino, y quizás otras ofrendas o regalos para los pobres o para la Iglesia, son presentados por los fieles en una procesión con el acompañamiento de un canto de ofrendas. El sacerdote coloca primero el pan y luego el vino en el altar mientras reza las oraciones prescritas, tras lo cual puede incensarlos junto con la cruz y el altar. El sacerdote y el pueblo también pueden ser incensados. Después de lavarse las manos al lado del altar, el sacerdote reza la Oración sobre las Ofrendas[7]. Ésta era originalmente la única oración que se decía en el ofertorio del Rito Romano[8].

Oración simple de ofrenda matutina

En el catolicismo romano, la ofrenda matutina es una oración que reza una persona al comienzo del día para consagrarse a Jesucristo. Esta práctica ha estado tradicionalmente asociada al Apostolado de la Oración. Aunque desde 1929 el Papa ha añadido una intención general y otra de misión a la tradicional oración de ofrenda matutina cada mes,[1] el Papa Francisco la ha restaurado a la intención original, única y mensual[2] Con el tiempo se han sugerido otras formas de la oración de ofrenda matutina.

Las raíces históricas de esta práctica se remontan a quienes, como Santa Matilde (1241-1298), tuvieron visiones de Jesucristo y transmitieron las siguientes palabras de Jesús “Cuando te despiertes por la mañana, que tu primer acto sea saludar a mi Corazón y ofrecerme el tuyo. …Quien exhale un suspiro hacia Mí desde el fondo de su corazón cuando se despierte por la mañana y me pida que trabaje en él todas sus obras a lo largo del día, me atraerá hacia él. …Porque nunca un hombre exhala un suspiro de anhelante aspiración hacia Mí sin atraerme más cerca de él de lo que estaba antes”.

Oración de ofrenda matutina pdf

San Cipriano, martirizado en África en el año 258, reprendió a los que venían a misa y recibían la Eucaristía pero no hacían ninguna ofrenda propia: “Sois ricos y pudientes, ¿y creéis que celebráis la Cena del Señor sin tener en cuenta la ofrenda? ¿Quién viene a la Cena del Señor sin un sacrificio, y sin embargo toma parte del sacrificio que el pobre ha ofrecido? Considerad en el Evangelio a la viuda…”.

Agustín llamó a esto un “intercambio admirable”: por sus dones, Dios devolvió a Jesús. La oración sobre los dones del sexto día de la octava de Navidad utiliza el lenguaje de Agustín: “Señor, recibe nuestros dones en este admirable intercambio: de todo lo que nos has dado te traemos estos dones, y a cambio, tú nos das a ti mismo”.

Incluso en lugares del mundo donde escasea el trigo o la uva, la Iglesia sigue insistiendo en que se importen estos alimentos en lugar de sustituirlos por productos locales, como la harina de maíz o el vino de arroz. Para las personas celíacas o con intolerancia al alcohol, la iglesia permite hostias prácticamente sin gluten y mustum, vino cuya fermentación ha sido detenida.

Ofrenda matutina del niño

Oh Jesús, por el Inmaculado Corazón de María, te ofrezco mis oraciones, trabajos, alegrías y sufrimientos de este día por todas las intenciones de tu Sagrado Corazón, en unión con el Santo Sacrificio de la Misa en todo el mundo, en reparación de mis pecados, por las intenciones de todos mis parientes y amigos, y en particular por las intenciones del Santo Padre.Amén.Esta oración tiene numerosas variantes, pero la idea principal es comenzar el día entregando a Dios todo lo que se pueda encontrar durante la jornada siguiente.