¿Que llevar a Pirineos en verano?

¿Que llevar a Pirineos en verano?

Excursiones de varios días en los Pirineos

Los Pirineos forman una frontera natural entre Francia y España, conocidos respectivamente como Los Pirineos y Los Pireneos en cada país. Esta cadena montañosa internacional, que se extiende desde el océano Atlántico hasta el mar Mediterráneo, está nevada durante la mayor parte del año y alberga algunas de las estaciones de esquí más famosas tanto de Francia como de España, pero las actividades aquí no se limitan a los deportes de invierno. En estas laderas se encuentran algunas de las rutas de senderismo más pintorescas de Europa, salpicadas de pequeños pueblos de diferentes culturas, que hablan idiomas distintos y sirven sus propias gastronomías.

Aunque todas las culturas comienzan a entrelazarse en torno a la frontera, esta guía se centra en la parte francesa de los Pirineos, abarcando pueblos desde Biarritz, en el lado atlántico, hasta Perpiñán, en la costa oriental.

Lo que se haga dependerá principalmente de la época del año en que se visite, ya que los deportes de invierno dominan en los meses más fríos y el senderismo por las montañas cuando hace calor. Pero esta rica región no se limita a esquiar o hacer senderismo. También tiene playas en ambos extremos de la cordillera, tanto si desea el agua turquesa del Mediterráneo en el este como las olas para hacer surf en el oeste. También puede explorar siglos de historia en las ciudades y pueblos medievales que hay repartidos por la región, donde los residentes siguen llevando un bucólico estilo de vida alpino.

Guía de viaje de los Pirineos

Marta Bescos actualizada el 24/8/2020 Compartir mail_outline attach_file El Pirineo aragonés ofrece espectaculares excursiones, con dramáticos paisajes caracterizados por cañones en picado, empinadas laderas boscosas y ríos cristalinos. Este verano, la escritora y fotógrafa de Rough Guides Marta Bescos realizó un viaje de una semana por el Valle de Ordesa. Aquí relata su ruta, con todos los detalles, para que puedas seguir sus pasos. Salir al aire libre es la forma perfecta de escapar de la vida en la ciudad, donde el distanciamiento social no puede ser más fácil.

  ¿Qué es pelota tata en guaraní?

Lonely Planet Pirineos

Los Pirineos franceses se extienden a lo largo de casi 500 km desde la costa atlántica hasta el Mediterráneo, con los picos más altos en el centro. Como es de esperar, el clima puede variar enormemente según el lugar en el que se encuentre, y las estaciones tienden a difuminarse. Una buena regla para recordar es que el clima es más soleado y seco cuanto más al este, ya que en la parte catalana llueve mucho más. La mejor época para ir a los Pirineos franceses es el otoño, con días cálidos y secos en septiembre y octubre.

Los Pirineos son más fríos, y ven más lluvia y nieve que las zonas bajas. Y, como en la mayoría de las cadenas montañosas, lo más predecible que se puede decir del tiempo es que tiende a ser impredecible. A finales de otoño puede haber una serie de días calurosos de verano, mientras que la primavera puede ser muy húmeda o totalmente seca. El extremo occidental de los Pirineos, sobre todo en la región vasca, se ve afectado por el clima atlántico y suele ser el más lluvioso. A medida que se avanza hacia el este, el clima es más seco y cálido.

Los mejores pueblos del Pirineo francés

Los Pirineos son uno de los destinos invernales más populares de Europa Occidental. Esta enorme cordillera, que forma una frontera natural que divide a España y Francia, se tiñe de un blanco divino y se convierte en un centro para los amantes del esquí y el snowboard.  Aunque los Pirineos son más famosos por ser un destino invernal, esta parte de España también tiene mucho que ofrecer en los días más cálidos: senderismo, bicicleta de montaña, escalada en roca, vías ferratas, rafting en canoa… ¡lo que quiera!

  ¿Por qué los turcos escupen?

Como mínimo, intente llegar al Pico de los Monjes, al que se tarda alrededor de 1,5 horas en llegar desde donde están los telesillas. Verás una valla improvisada que marca la frontera entre Francia y España. Me puse en plan Mandy Moore y pedí que me hicieran una foto con la leyenda “estar en dos sitios a la vez” 😉

Desde aquí tendrás unas vistas increíbles de la parte francesa de los Pirineos. Yo diría que si quieres tomártelo con calma, puedes sentarte a comer o merendar, disfrutar de las vistas y volver a los telesillas.

Visitar el Parque de Vida Silvestre de LaCuniacha.Es difícil no amar este lugar. En este enorme parque hay que caminar un poco, pero definitivamente me sentí como si estuviera en una aventura todo el tiempo que estuve allí. Vi renos, ciervos, bisontes, razas raras de caballos, búhos y cabras salvajes.