¿Que no hacer en Amsterdam?

Qué hacer en Ámsterdam hoy

La información turística suele centrarse en lo que hay que hacer: Visitar el Stedelijk”, “beber Heineken”, “subir al autobús y visitar el jardín Keukenhof”. Este tipo de información es útil para todo el mundo, desde los locos que piensan que las vacaciones son una diversión organizada e implacable hasta los ocasionales que quieren algunas ideas prácticas para cuando sentarse en un parque a comer trufas no es tan agradable como esperaban. Sin embargo, siendo un tímido caballero británico que valora los buenos modales por encima de cualquier forma de diversión o aventura, la información que más ansiaba al leer sobre Ámsterdam era lo que es inaceptable que hagan los turistas.

Ya sabes, las cosas groseras o simplemente estúpidas que hacen que los holandeses agiten sus puños y griten cosas que no podemos entender. Son cosas que podríamos llamar “prohibiciones para el turismo”. Para mi decepción, este tipo de información no era habitual, por lo que aprendí poco en la web o en los libros. Sin embargo, gracias a las numerosas visitas a la ciudad y a las conversaciones con veteranos descubridores de idioteces, he podido confeccionar mi propia lista, breve y muy opinable, de prohibiciones para los cortesanos y los curiosos. Estáis avisados.

Zonas a evitar en Ámsterdam

¿Es Ámsterdam segura para los turistas? Sí. Ámsterdam no es peligrosa. Pero, ¿cómo de segura es Ámsterdam exactamente? En este artículo, leerá todo lo relacionado con la seguridad y cómo mantenerse seguro en Ámsterdam: las zonas malas de Ámsterdam, la tasa de homicidios y de criminalidad y cómo mantenerse seguro cuando se viaja a Ámsterdam.

Sí, Ámsterdam es la ciudad más segura de Europa. Según el Índice de Ciudades Seguras 2019 de The Economist. En los años 80, Ámsterdam era una ciudad llena de crimen, abuso de drogas y peligro. ¡Pero ahora es una ciudad totalmente diferente! Ámsterdam es ahora totalmente segura.

  ¿Cómo se calcula la prima de antigüedad?

Ámsterdam es razonablemente segura por la noche. Pero recuerde siempre que la delincuencia tiende a producirse por la noche en zonas tranquilas donde nadie puede verle ni ayudarle. Para las mujeres y los hombres, sigue mi consejo: no camines solo por el parque de noche.

Los robos no son muy frecuentes en Ámsterdam. Las estadísticas muestran que hay una media de cinco robos en las calles de Ámsterdam al día. En la mayoría de estos casos, a la gente le roban sus teléfonos móviles. La mayoría de las víctimas de estos delitos son adolescentes. Cuando alguien se enfrente a ti con violencia, entrega tus pertenencias sin dudarlo. Recuerda: solo son cosas que se pueden reponer. Tu salud es más valiosa.

Qué hacer en Ámsterdam

Pero el hecho de que en Ámsterdam se puedan hacer muchas cosas que no se pueden hacer en otros lugares no significa que se deban hacer. Más de un turista ha arruinado su viaje a la capital holandesa con tontas indiscreciones. Para evitar convertirte en uno de ellos, aquí tienes una docena de cosas que NO debes hacer, así como alternativas a estas malas ideas:

1. 1. No venga con una lista de atracciones turísticas que no le deje tiempo para recorrer los canales históricos de la ciudad sin una agenda. El grachtengordel (cinturón de canales) de Ámsterdam fue incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2010, lo que lo convierte en un museo gratuito al aire libre. No hay que sentirse culpable por admirar la arquitectura del siglo XVII y perderse en ella.

  ¿Cuál es la cultura de los Warao?

Eso sí, ten una idea de la geografía y la historia del lugar donde te encuentras y de lo que te gustaría ver. Más allá de sus peep shows, sus cafés de cannabis y su pícara reputación, Ámsterdam cuenta con un arte, una historia y una música extraordinarios. Aprender sobre su cultura antes de llegar aumentará tu apreciación de la ciudad.

2. NO hagas fotos de los escaparates del Barrio Rojo. Es invasivo y puede ser recompensado con un indeseado chapuzón en el canal más cercano por cortesía de un chulo o un gorila. O un cubo de agua con lejía dirigido a ti y a tu cámara.

Cosas locas que hacer en Ámsterdam

Ámsterdam no sólo es famosa por sus hermosos canales, sus edificios con tejados a dos aguas que parecen casas de pan de jengibre y la cerveza Heineken. Ámsterdam también tiene esa inquebrantable reputación por su Barrio Rojo y su actitud de “todo vale” en torno al sexo y las drogas, lo que puede hacer pensar a los turistas que no hay reglas que cumplir al visitar esta gran ciudad. Pues bien, queridos amigos, habéis adivinado mal. Como en cualquier otro lugar, sigue habiendo reglas que recordar y, si las sigues, seguro que los lugareños abrazan tu presencia, en lugar de desear que te vayas por donde has venido.

No es ningún secreto que la prostitución está viva y floreciente en las calles del Barrio Rojo de Ámsterdam. Cada año, la zona de De Wallen aporta miles de millones de dólares de ingresos en turismo sexual a los Países Bajos. Al ser una de las zonas más antiguas e históricas de Ámsterdam, montones de turistas visitan la zona a diario y por la noche para echar un vistazo a los escaparates con luces de neón y a las mujeres con poca ropa que bailan y seducen a los curiosos en las calles. Una de las cosas que hay que saber que NO hay que hacer en el RLD es hacer fotos a las chicas de los escaparates. Es posible que te enfrentes a una persona muy enfadada y conflictiva que vigila a los turistas dentro de la multitud que tiende a romper esta regla. Si te ven haciendo fotos, se ensañarán contigo, así que, a no ser que quieras verte envuelto en una pelea, mantén la cámara alejada y haz fotos mentales en su lugar.

  ¿Que se suele hacer el 9 de octubre en Valencia?