¿Qué pasa si una mujer se quita el hiyab?

¿Qué pasa si una mujer se quita el hiyab?

¿Por qué las influencers se quitan el hijab?

Las mujeres musulmanas estadounidenses que llevan el hijab, o pañuelo islámico, se enfrentan a la discriminación religiosa en casi todos los aspectos de su vida pública. Incluso se enfrentan a ella durante su detención o encarcelamiento. Los agentes de la ley a menudo obligan a las mujeres musulmanas a quitarse el hijab mientras están detenidas, lo que las degrada y humilla en el proceso. Pero las políticas penitenciarias que prohíben a las mujeres musulmanas encarceladas llevar el hiyab violan su derecho al libre ejercicio de la religión. Las instituciones penitenciarias no deben impedir que las mujeres musulmanas encarceladas lleven el hiyab sin razones de peso, especialmente cuando esas políticas suelen surgir de la discriminación religiosa. Los tribunales deben proteger el derecho de las mujeres musulmanas encarceladas a llevar el hiyab si así lo desean porque, al igual que todas las personas, tienen derecho a practicar su religión sin ser discriminadas, estén o no encarceladas. Tanto en virtud de la Primera Enmienda como de la Ley de Uso de Suelo Religioso y Personas Institucionalizadas (RLUIPA), llevar el hiyab en todo momento es indiscutiblemente un ejercicio religioso. Y cualquier violación o retirada forzosa del hiyab de una mujer frente a hombres no emparentados con ella supone una carga sustancial para su ejercicio religioso según los criterios de base racional e interés imperioso. Esta nota sostiene que los reglamentos penitenciarios que prohíben a las mujeres musulmanas encarceladas llevar el hijab violan indudablemente su derecho al libre ejercicio de la religión, y los tribunales deberían reconocerlo como una violación tanto en virtud de la Primera Enmienda como de la RLUIPA.

Una mujer se ve obligada a quitarse el hiyab después de que un hombre la amenace con ponerla.

Hizo falta una agresión verbal y que alguien la escupiera en el transporte público para que Hannieh Amiri se cuestionara el hiyab que había llevado durante siete años. Estaba en el 9º curso y llevaba un hiyab morado claro -un pañuelo que llevan algunas mujeres musulmanas para cubrirse el pelo y el cuello- un día que subió al autobús al salir de clase.    Un hombre tocó el timbre para bajarse en cuanto ella entró, murmurando sobre el profeta Mahoma de camino a la siguiente parada. “A la mierda con Mahoma”, recuerda Amiri que dijo el hombre mientras le escupía en la pierna mientras se dirigía a la puerta. “Se me saltaban las lágrimas, y era simplemente humillante”, dijo. “Todo el mundo me miraba como si me tuviera lástima”.

  ¿Cuál es la lengua de los esquimales?

Amiri empezó a llevar el hiyab a los ocho años, cuando se trasladó a Canadá desde Irán. Aunque no entendía el concepto de hijab ni lo que significaba, le entusiasmaba llevarlo porque, al crecer en la república islámica, las mujeres de su entorno lo llevaban y ella quería ser como ellas. Nunca se había cuestionado su decisión hasta el día en que fue atacada. Y todas las noches, durante dos meses, se fue a la cama pensando en que su hijab era la razón por la que la habían atacado y en que su vida sería mejor sin él.

Cuando una amiga se quita el Hijab

La ACLU recibe a menudo consultas de personas que desean conocer sus derechos, y saber si han sido violados, en diversos contextos. Nuestros amplios recursos de “Conozca sus derechos” tienen como objetivo proporcionar algunas respuestas a esas preguntas.

Recientemente, hemos observado un aumento particular de los casos de discriminación contra los musulmanes estadounidenses y aquellos que se perciben como musulmanes. Por ello, hemos preparado este recurso, que se basa en materiales ya existentes que puedes encontrar en aclu.org.

Dado que el derecho a llevar un hijab puede depender a menudo de sus circunstancias particulares y de la legislación estatal o local, es importante ponerse en contacto con un abogado para obtener más información. La ACLU de tu estado puede ayudarte.

La libertad religiosa incluye el derecho a llevar prendas religiosas, como el pañuelo o el hiyab.    Lamentablemente, muchas mujeres musulmanas son discriminadas en diversos contextos por su decisión de llevar un pañuelo o hijab.

Si te piden que te quites el hiyab, debes hacer valer tu derecho a llevarlo antes de pasar el control de seguridad del aeropuerto. Sin embargo, si se activa una alarma, los agentes de seguridad del aeropuerto pueden solicitar un control adicional. En ese caso, pueden realizar un cacheo de su hijab o pedirle que se lo quite. Tienes derecho a solicitar que el cacheo o la retirada del hijab sea realizado por una persona de tu sexo y que se produzca en una zona privada.

  ¿Qué se celebra el Día 14 de septiembre?

EXPERIMENTO DE QUITAR EL HIJAB

Esta es una pregunta pesada, pero no en un sentido negativo. Mi madre ha llevado el hiyab desde que tengo uso de razón, al igual que mis tías, primos, amigos de la familia, etc., así que me pareció normal cuando empecé a llevarlo siempre a los 11 años. Durante mucho tiempo lo llevé porque, sinceramente, no podía imaginarme sin él. Pero ahora que soy mayor, aunque lo llevo como un signo de fe, también lo llevo como una forma de ser dueña de mi agencia como mujer, ya que yo controlo la parte de mí que la gente puede ver, no otras personas.

No. Lo mejor de los hijabs es que vienen en diferentes tipos de tela, así que durante los meses más fríos, llevaré algo más grueso, y en los meses más cálidos, llevaré algo más fino. Y seamos realistas: ¿Quién no tiene calor en verano?

En mi caso, no he notado ninguna diferencia en mi pelo, pero procuro no llevar el hijab demasiado apretado ni ningún tejido que lo reseque. Pero he tenido amigas que han experimentado calvicie o adelgazamiento a causa de ello. No es común, pero sucede.