¿Qué prácticas funerarias se realizan en Colombia?

¿Qué prácticas funerarias se realizan en Colombia?

La muerte en Colombia

La cultura hispana es rica y vibrante, exuberante y colorida. Con tradiciones que se remontan a siglos de influencia cultural de más de 20 países, el vínculo familiar hispano es fuerte y aporta un significado especial al despedirse de un ser querido.

La visita es un momento para recordar al ser querido y pasar tiempo con la familia. Suele comenzar a última hora del día, con una duración de más de cuatro horas y, a veces, hasta bien entrada la noche o la madrugada. En la funeraria se suele servir comida como pan dulce o pastelitos y café. Las velas y las flores desempeñan un papel importante en el velatorio, y también se utilizan para decorar la sepultura del ser querido. Los velatorios se celebran mayoritariamente en una funeraria, pero otros, basándose en sus tradiciones, prefieren realizar el funeral en la intimidad de sus hogares.

Muchas familias también celebran un servicio en una iglesia católica al día siguiente. El féretro se suele llevar a la iglesia y el servicio incluirá probablemente una misa completa dedicada al ser querido. Además, a veces también se reza un rosario, normalmente dirigido por un sacerdote en la funeraria o en la casa de la familia.

Tradiciones colombianas

Cementerio Central de BogotáLa entrada del Cementerio Central de Bogotá Este cementerio público se inauguró en 1836, tras la ruptura de Colombia con España. Como capital, Bogotá está intrínsecamente llena de personajes. Sin embargo, la historia que encierran los cementerios los convierte en archivos que permiten conocer siglos de vida y muerte, así como los cambios culturales generacionales que han dado lugar a la sociedad actual. Al entrar en el Cementerio Central, el lugar de descanso de los presidentes de épocas pasadas es el principal punto de encuentro. Saliendo de este ilustre centro, las tumbas avanzan desde las familias más ricas hasta los cuerpos de los más modestos en la periferia; un espejo de los estatus sociales de los vivos.  Para los viajeros supersticiosos, existen un par de puntos calientes con una historia mítica. Un ejemplo claro es el “Caracol”, una escalera metálica que desciende a una cámara subterránea. Se dice que allí se puede encontrar una luz blanca y que es un lugar de magia oscura y practicantes de vudú.

Tradiciones colombianas de luto

En su última columna sobre la vida (y la muerte) en la ciudad, Gerald Barr reflexiona sobre los funerales colombianos, la forma de dar el último adiós a los seres queridos cambia mucho de una cultura a otra, ninguna es mejor que la otra, sólo muy diferente.

Se produce un breve silencio. “¿Significa eso que está con la abuela?”, pregunta mi hijo. “Sí, posiblemente”, digo reflexionando sobre la idea de que mi suegro recién fallecido y mi madre recientemente muerta se hayan encontrado por fin en algún nivel celestial, habiendo estado en vida separados por el país, la cultura, el idioma, las enfermedades crónicas y el océano Atlántico.

Su muerte estaba prevista, pero el final llegó antes de lo esperado. En pocas horas los familiares dejan todo para viajar a la costa desde toda Colombia. Los funerales colombianos se celebran en 24 horas y se espera que asista todo el que pueda, algo que conozco bien por haber visto a mis empleados desaparecer de repente de sus escritorios, algunos literalmente corriendo por la puerta para dar su último adiós. Esto significa que la familia inmediata tiene que ocuparse no sólo de la pérdida de un ser querido, sino también de organizar la iglesia y el cementerio con poca antelación, además de recibir una enorme afluencia de dolientes que necesitan alimentación y a veces alojamiento.

Tradiciones funerarias hispanas

¿Qué música se debe tocar? ¿Qué ropa debe llevar la gente? ¿Qué poema debe leerse? En el Reino Unido no se habla mucho de ello, pero en otros países y culturas hay muchas actitudes diferentes a la hora de celebrar la vida. Más allá de los entierros e incineraciones tradicionales, nos inspiramos en algunas costumbres funerarias de todo el mundo.

En nuestra moderna sociedad ecológica, muchos estadounidenses optan por métodos de enterramiento más respetuosos con la madre naturaleza. Estos métodos incluyen ataúdes biodegradables de sauce que se descomponen en el suelo o que las cenizas se conviertan en bolas de hormigón para los arrecifes, que servirán de apoyo al medio ambiente marino para las generaciones venideras.

En las religiones budistas del Tíbet, se cree que el alma sigue adelante y el cuerpo se convierte en un recipiente vacío que debe ser sacrificado a la tierra. Una práctica común para facilitar esto es colocar el cuerpo en lo alto de una montaña para dejar que los animales lo descompongan de forma natural. Una vez que sólo quedan los huesos, se trituran y se dan de comer a las vacas, completando el ciclo.

Debido a una ley en Corea del Sur que dicta que los cuerpos enterrados deben ser retirados después de 60 años, la cremación es mucho más común. Pero como alternativa a la dispersión o al uso de urnas, una tendencia cada vez más popular toma las cenizas y las convierte en brillantes cuentas de color azul-verde, rosa o negro para exponerlas en el hogar.