¿Qué prestarle a la novia?

¿Qué prestarle a la novia?

Ideas para algo prestado por un amigo

El mantra comenzó como una rima de la época victoriana que surgió en el país inglés de Lancashire. En aquella época, el “algo azul” solía ser una liga, y los objetos azules y viejos protegían a la novia contra el Mal de Ojo, una maldición que se transmitía a través de un resplandor malicioso y que podía hacer infértil a la novia. “Algo prestado” era preferentemente la ropa interior de una mujer que ya tenía hijos. La leyenda dice que llevarla confundiría al Mal de Ojo haciéndole creer que la novia ya era fértil, y la maldición se frustraría. Además, si te lo preguntas, esta es la razón por la que las novias se colocan a la izquierda en las bodas.

Estos objetos especiales han adquirido un significado ligeramente diferente hoy en día, pero su simbolismo sigue siendo importante para las novias en su día especial. Según The Knot, “algo viejo” representa la continuidad; “algo nuevo” muestra el optimismo por el futuro; “algo prestado” simboliza la felicidad prestada; y “algo azul” representa la pureza, el amor y la fidelidad.

Y si una novia no británica tiene la suerte de encontrar una moneda de seis peniques para poner en su zapato, la utiliza como deseo de buena fortuna y prosperidad. Sin embargo, algunas personas optan por alejarse de la tradición y no tienen algo viejo, nuevo, prestado o azul en su boda; estas son otras reglas de boda anticuadas que ya nadie sigue.

Algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul ideas

¿Cuál es el origen de “algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul”? La tradición se basa en una antigua rima inglesa que se remonta al siglo XIX en Lancashire. En ella se describen los objetos que debe tener una novia el día de su boda: “algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul, una moneda de seis peniques en el zapato”. ¿Cuál es el significado de cada objeto? El significado exacto de cada baratija no está del todo claro, pero hay algunas teorías populares. “Algo viejo” representaba un vínculo con el pasado. “Algo nuevo” representaba la esperanza y el optimismo por el futuro. “Algo prestado” de un amigo o pariente felizmente casado se creía que traía buena suerte para la unión e incluso fertilidad. El color azul se utilizaba para alejar el mal de ojo, y también representaba el amor, la pureza y la fidelidad. Y la moneda de seis peniques estaba destinada a traer prosperidad a la pareja. (La moneda británica ya no se fabrica, pero algunas novias decididas siguen buscando una para meterla en un zapato).

¿Quién suele regalar a la novia algo viejo, nuevo, prestado y azul? Tradicionalmente, estos objetos se reúnen entre familiares y amigas. Pero, de nuevo, no hay reglas estrictas. “Algo viejo” puede ser un coche de época, “algo azul” puede ser el ramo, y “algo nuevo” puede ser un regalo de la futura esposa o de la propia novia:

Algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul significado

Si eres una futura novia, estamos seguros de que habrás escuchado el refrán una y mil veces: “algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul, y un penique de plata en su zapato” (por suerte, un penique no es una moneda fácil de conseguir, así que no tienes que estresarte mucho por meter algo en tu calzado, así que relájate y céntrate en otros cuatro). Esta popular y victoriana rima inglesa se originó como una tradición nupcial británica, pero ha continuado en muchas parejas y bodas, ¡hasta la fecha! Cada elemento de esta hermosa frase representa una especie de amuleto de buena suerte para que la novia lo lleve consigo cuando se disponga a iniciar el nuevo viaje de su vida como esposa. Sí, sabemos que es un poco anticuado, pero ya sabes lo que es y cómo funciona. De hecho, creemos que es algo muy especial y hermoso.

Entre todos los cinco elementos, el sentimiento que hay detrás de “algo prestado” nos toca la fibra sensible. No hay novia en este mundo que ame más la idea de tomar prestado algo de una pareja felizmente casada y profundamente enamorada a la que admira como la fuerza que guía su propia unión. Por eso, cuando hablamos de “algo prestado”, las ideas más tradicionales que entran en la categoría de “algo prestado” suelen ser el velo de la madre, un par de zapatos de novia, un bonito clutch o incluso los pañuelos de tus abuelos. Pero si quieres añadir algo fuera de lo común a la lista de tu “algo prestado”, ¡felicidades, este blog es para ti! En este blog encontrarás todos los elementos no tradicionales que puedes añadir a tu lista de “algo prestado”. Ya que “algo prestado” no siempre significa que tengas que pedir prestado algún objeto físico.

Algo en una boda

Ya has oído el refrán mil veces: algo viejo, algo nuevo, algo prestado, algo azul. Pero, ¿sabías que incluir algo prestado en tu gran día se supone que trae consigo toda una vida de felicidad conyugal? Y es aún mejor si ese objeto es de alguien especial (como mamá o la abuela) con un matrimonio sólido. La antigua superstición se basa en la creencia de que tomar prestado algo de una persona felizmente casada para incorporarlo al día de tu boda transfiere parte de su buena suerte a tu matrimonio.

Hoy en día, sin embargo, la tradición ha adquirido un papel mucho más sentimental. Es una forma de honrar a alguien que ha tenido una profunda presencia en tu vida. Algunas de las ideas más tradicionales para tachar ese punto de algo prestado de tu lista de tareas incluyen tomar prestado el velo de tu madre, un par de zapatos, un bolso de mano o el pañuelo de un abuelo. Incluso puedes considerar la posibilidad de llevar el vestido de novia de tu madre o de tu abuela. Pero si quieres añadir algo más fuera de lo común sin dejar de seguir la tradición, hay muchas opciones para las novias modernas.