¿Qué representa la Semana Santa para los católicos?

Semana Santa católica 2022

La Semana Santa -también conocida como Semana Grande y Santa por los católicos orientales y ortodoxos- es la semana que precede a la Pascua y la última semana de la Cuaresma. La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Sábado Santo, la víspera del Domingo de Resurrección. La Semana Santa incluye el Jueves Santo (también conocido como Jueves Santo) y el Viernes Santo, que, junto con el Sábado Santo, se conocen como el Triduo. Antes de la revisión del calendario litúrgico en 1969, la Semana Santa era la segunda semana de la Pasión; en el calendario actual, la Pasión es sinónimo de Semana Santa.

Durante la Semana Santa, los cristianos conmemoran la Pasión de Cristo, que murió el Viernes Santo en reparación de los pecados de la humanidad, y resucitó el Domingo de Resurrección para dar nueva vida a todos los que creen. Así, aunque la Semana Santa es solemne y dolorosa, también anticipa la alegría de la Pascua por el reconocimiento de la bondad de Dios al enviar a su hijo a morir por nuestra salvación.

Qué es la semana santa en el cristianismo

La Semana Santa se sitúa a la cabeza de nuestro calendario, la semana más santa de todo el año litúrgico. La Semana Santa comienza el Domingo de Ramos y continúa hasta el Domingo de Resurrección. Celebra el Misterio Pascual, la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y su resurrección victoriosa, su triunfo sobre el pecado y la muerte y su glorificación por el Padre.

El Domingo de Ramos-Pasión es una fiesta doble, el Domingo de Ramos porque se bendicen las ramas de palma y se llevan en procesión para conmemorar la entrada del Señor en Jerusalén, y el Domingo de Pasión porque se proclama el relato de la Pasión. Es el único domingo en el que se leen dos evangelios distintos. La Pasión es el evangelio dominical más largo del año. La misa tiene dos estados de ánimo sorprendentemente diferentes, el júbilo al principio y el lamento después. La entrada de Jesús en Jerusalén fue exuberante, ya que el pueblo aclamó con júbilo el Hosanna para saludarlo, pero momentos después todo es sombrío, primero con el Siervo Doliente que dio la espalda a los que lo golpeaban (Is 50,6), luego con Jesús que aceptó obedientemente la muerte en una cruz (Flp 2,8), y después con la Pasión y su agonía, flagelación y crucifixión (Mt 26,14-27,66).

  ¿Cuál es el idioma catalán?

Qué significa la semana santa en la iglesia católica

Las comunidades católica y protestante celebran el Domingo de Ramos. (La comunidad cristiana ortodoxa lo celebra más tarde, ya que sigue el calendario juliano). Esto marca el comienzo de la Semana Santa, históricamente el momento más sagrado del año para los cristianos.

El Domingo de Ramos recuerda un acontecimiento de las Escrituras cristianas (el Nuevo Testamento) en el que Jesús entra en Jerusalén y es recibido por el pueblo agitando ramas de palma. Para los cristianos, es un recordatorio de la acogida de Jesús en nuestros corazones y de nuestra voluntad de seguirlo.

El servicio del Domingo de Ramos incluye también la lectura de la Pasión, es decir, el relato del sufrimiento y la crucifixión de Jesús de Nazaret. En la iglesia de hoy, se presta mucha atención a que la historia de la muerte de Jesús no se presente de forma antisemita. La muerte de Jesús es vista por los cristianos como una salvación y como un recordatorio de cómo los profetas son a menudo asesinados cuando defienden la justicia y la paz.

El Jueves Santo (a veces denominado Jueves Santo por el mandatum latino o mandato de amarse unos a otros) es un día en el que los cristianos conmemoran la Última Cena de Jesús. En algunas tradiciones, se lavan los pies de varios miembros de la comunidad para recordar un gesto de Cristo en la Última Cena cuando lavó los pies de sus discípulos. Esto es un signo de la necesidad de hacer más para amarse unos a otros y servir a todas las personas, especialmente a los pobres.

  ¿Cuáles son los símbolos religiosos más importantes?

Misas de Semana Santa iglesia católica

En el siglo I, los primeros cristianos celebraban cada domingo en conmemoración de la resurrección de Jesús. En el siglo II, establecieron un día particular para la celebración de la resurrección, que estaba relacionado con la Pascua judía.

Su celebración comenzaba al atardecer del sábado. La llamaban la Noche de la Gran Vigilia, un momento de recuerdo y expectación que duraba toda la noche para poder cantar el “Aleluya” al amanecer de la mañana de Pascua. Era durante la Noche de la Gran Vigilia cuando se recibía a los nuevos cristianos en la Iglesia.

En el siglo IV, se hizo costumbre peregrinar a Jerusalén para celebrar la llamada “Gran Semana”, que incluía el Jueves Santo, el Viernes Santo, la Vigilia Pascual y el Domingo de Resurrección. El diario de una mujer llamada Egeria, del año 381, contiene los primeros relatos de los ritos, oraciones y devociones especiales que tenían lugar en Jerusalén durante la Semana Grande.

Con el tiempo, la práctica de observar la Semana Santa se extendió por todo el mundo cristiano, con oraciones, recreaciones históricas y liturgias especiales. Durante la Edad Media, la celebración de la Vigilia Pascual fue desapareciendo. Los días importantes de la semana eran el Domingo de Ramos, el Jueves Santo, el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección.