¿Que se come en el Día de la Tradición?

Tradiciones alimentarias de año nuevo

Los alimentos tradicionales son alimentos y platos que se transmiten de generación en generación[1] o que se han consumido durante muchas generaciones.[2] Los alimentos y platos tradicionales son de naturaleza tradicional y pueden tener un precedente histórico en un plato nacional, una cocina regional[1] o una cocina local. Los alimentos y bebidas tradicionales pueden ser producidos de forma casera, por restaurantes y pequeños fabricantes, y por grandes instalaciones de procesamiento de alimentos[3].

Algunos alimentos tradicionales tienen indicaciones geográficas y especialidades tradicionales en las denominaciones de la Unión Europea según los regímenes de indicaciones geográficas y especialidades tradicionales de la Unión Europea: Denominación de Origen Protegida (DOP), Indicación Geográfica Protegida (IGP) y Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG). Estas normas sirven para promover y proteger nombres de productos agrícolas y alimentarios de calidad[4].

Aunque es habitual que se utilicen como sinónimos, lo cierto es que la cocina “tradicional” y la cocina “típica” se consideran dos conceptos diferentes según la antropología culinaria; la primera se refiere a las costumbres culinarias que se heredan invariablemente de forma oral, a pequeña escala en la familia, y a gran escala en una comunidad como parte de su cultura e identidad. Por otro lado, cuando se habla de cocina típica (o “popular”), es aquella que gusta a la mayoría de la gente de un lugar y se reproduce masivamente[5]. Por tanto, un plato tradicional puede ser típico y viceversa, pero ni mucho menos todos los platos típicos son tradicionales ni los tradicionales son típicos.

Los mejores platos alemanes

Los alimentos tradicionales son alimentos y platos que se transmiten de generación en generación[1] o que se han consumido durante muchas generaciones.[2] Los alimentos y platos tradicionales son de naturaleza tradicional y pueden tener un precedente histórico en un plato nacional, una cocina regional[1] o una cocina local. Los alimentos y bebidas tradicionales pueden ser producidos de forma casera, por restaurantes y pequeños fabricantes, y por grandes instalaciones de procesamiento de alimentos[3].

  Mercado de las tradiciones

Algunos alimentos tradicionales tienen indicaciones geográficas y especialidades tradicionales en las denominaciones de la Unión Europea según los regímenes de indicaciones geográficas y especialidades tradicionales de la Unión Europea: Denominación de Origen Protegida (DOP), Indicación Geográfica Protegida (IGP) y Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG). Estas normas sirven para promover y proteger nombres de productos agrícolas y alimentarios de calidad[4].

Aunque es habitual que se utilicen como sinónimos, lo cierto es que la cocina “tradicional” y la cocina “típica” se consideran dos conceptos diferentes según la antropología culinaria; la primera se refiere a las costumbres culinarias que se heredan invariablemente de forma oral, a pequeña escala en la familia, y a gran escala en una comunidad como parte de su cultura e identidad. Por otro lado, cuando se habla de cocina típica (o “popular”), es aquella que gusta a la mayoría de la gente de un lugar y se reproduce masivamente[5]. Por tanto, un plato tradicional puede ser típico y viceversa, pero ni mucho menos todos los platos típicos son tradicionales ni los tradicionales son típicos.

La cultura gastronómica alemana

“El anuncio de que el toque de queda no sonará durante las primeras horas del nuevo año provocó esta noche escalofríos de alegría a lo largo de Broadway y Park avenue. Los operadores de hoteles y clubes nocturnos publicaron rápidamente los precios para lo que predijeron que sería la celebración de Nochevieja más alta y vertiginosa desde el principio de los tiempos, y dejaron saber que las reservas están en orden. Animados por la reciente oleada de cheques de dividendos y otras noticias alcistas, al menos ocho locales decidieron que 15 dólares por persona será lo correcto. Por esta suma nominal, el afortunado cliente podrá sentarse en una mesa en una silla propia, cenar, ver el entretenimiento y gritar como un loco cuando se acerque la hora cero. En caso de que no pueda gritar, encontrará junto a su plato una máquina infernal que hará todo el ruido que quiera cuando se agite de la manera adecuada. Sin duda, se le regará con confeti, sin coste adicional. Por supuesto, si tiene sed de algo más fuerte que el agua, puede tenerla,

  ¿Cuál es la comida de los waraos?

con las tarifas habituales, además de los 15 dólares iniciales. Los ciudadanos más glotones se verán atraídos por la oferta de un restaurante de los “frenéticos cincuenta” de servir la cena y todo lo que se pueda beber por 10 dólares”.

Recetas de comida típica alemana

Muchas culturas y países tienen alimentos particulares “de la suerte”, y el sur de Estados Unidos no es una excepción. Las verduras, el cerdo y el pan de maíz, así como los guisantes de ojo negro, los guisantes de vaca o las judías, son algunos de los alimentos simbólicos típicos que se sirven el día de Año Nuevo.  A la hora de planificar el menú de la cena, añada los alimentos sureños que, según algunos, traen buena suerte y evite los que pueden hacer justo lo contrario en el nuevo año.

Por mucho que quiera ir a por todas con una cena de marisco en esta festividad, puede que no sea la mejor idea. Algunos creen que la langosta puede dar mala suerte porque puede nadar en dirección contraria, lo que podría significar contratiempos en el año que comienza. Por la misma razón, comer pollo podría dar mala suerte. Las aves rascan hacia atrás, y además tienen alas, por lo que tu suerte podría salir volando.

Este es el menú perfecto para la cena de Año Nuevo. Incluye pan de maíz en sartén, hojas de mostaza fácilmente condimentadas, guisantes de ojo negro picantes (Hoppin’ John), arroz cocido caliente y un fabuloso pastel de melocotón al revés.