¿Qué sembraban los mayas?

¿Qué sembraban los mayas?

La cultura maya

La cocina de los antiguos mayas era variada y extensa. Se consumían muchos tipos de recursos diferentes, como material marítimo, flora y fauna, y los alimentos se obtenían o producían mediante estrategias como la caza, el forrajeo y la producción agrícola a gran escala. La domesticación de plantas se concentraba en varios alimentos básicos, el más importante de los cuales era el maíz[1].

Gran parte del suministro de alimentos de los antiguos mayas se cultivaba en campos agrícolas y jardines forestales, conocidos como pet kot[2]. El sistema toma su nombre de las piedras pet (pet significa “circular” y kot “muro de piedras sueltas”) que característicamente rodeaban los jardines.

Los antiguos mayas adoptaron una serie de técnicas de adaptación que, en caso de ser necesario, permitían la tala de la tierra y reinfundían el suelo con nutrientes. Entre ellas se encuentra la agricultura de tala y quema, o de barbecho, una técnica que despejaba y fertilizaba temporalmente la zona. Por ejemplo, la introducción de cenizas en el suelo eleva el pH del mismo. Esto, a su vez, aumenta temporalmente el contenido de una serie de nutrientes, especialmente el fósforo.

Moneda maya

Los mayas vivían en una región poco propicia para la agricultura. Sin embargo, subsistían por completo con sus productos agrícolas. Para conseguirlo, los mayas pusieron en práctica muchos métodos innovadores y adoptaron muchas medidas para asegurarse de que podían cultivar lo suficiente cada año. Entre ellas se encontraban métodos como la tala y la quema a la hora de utilizar los campos para el cultivo y los depósitos de piedra para almacenar el agua. El cultivo más extendido en las regiones mayas era el maíz, siendo la dieta básica de los mayas.

  ¿Cómo cultivan los mayas?

Las zonas habitadas por los mayas han sido descritas como selvas tropicales y desiertos estacionales, ya que aunque estas áreas tenían una gruesa capa de vegetación, el suelo no era lo suficientemente fértil para un cultivo adecuado y requería lluvias cada año. Los mayas resolvieron estos problemas con varios métodos innovadores. Entre ellos destaca la construcción de depósitos de piedra bajo tierra. Estos embalses estaban revestidos de piedra caliza para detener cualquier filtración. Durante las épocas de lluvia, los mayas almacenaban agua en los embalses y, si más tarde comenzaba una estación seca, sacaban agua de los embalses para cultivar las cosechas.

Auge de las culturas mayas

Aunque el cultivo principal es la pitahaya, también hay una enorme variedad de otras plantas medicinales, comestibles y útiles que crecen en la tierra. Parecía que todas las plantas aparentemente silvestres tenían alguna utilidad de la que Armando podía hablarme.

Una antigua trampa maya para atrapar topos. Esto no sólo tiene la ventaja de proteger los cultivos, sino también como fuente de carne. Me dijeron que la carne de topo era especialmente beneficiosa porque se come las raíces de muchas plantas medicinales.

Agricultura espiritualUna de las cosas que más me impresionó de la agricultura maya es que se trata de algo más que de cultivar alimentos. Es también una forma de conectar con el mundo natural; una forma de construir una relación con la propia comunidad, así como con la gente que te precede y la que vendrá después. La agricultura maya consiste en armonizarse con el universo más amplio a través de símbolos y ceremonias, dando a la propia existencia un mayor significado. El universo comenzó con la creación de la tierra y el cielo. Para conectar estas dos esferas se plantó una ceiba. Las raíces de este árbol se adentraban en las profundidades de la tierra, sus ramas llegaban hasta el cielo, y en medio, a la altura de su tronco, estaría el reino de otras plantas, animales y, más tarde, los seres humanos. Fuimos creados de una mezcla de harina de maíz y de la sangre de los Dioses. Y es de estos Dioses de la naturaleza de los que dependemos.

  ¿Cuáles son las características sociales de los mayas?

Inventos mayas

Estos tres cultivos, originarios de Mesoamérica, fueron llevados hacia el norte, subiendo por los valles de los ríos durante generaciones, hasta llegar a los mandanes e iroqueses, quienes, entre otros, utilizaban estas Tres Hermanas para alimentarse y comerciar.

En una técnica conocida como siembra conjunta, el maíz (Zea mays), las judías (Phaseolus y Vicia[2] spp.) y la calabaza (Cucurbita pepo) se plantan juntos. El maíz y las judías se suelen plantar juntos en montículos formados por la tierra alrededor de la base de las plantas cada año; la calabaza se suele plantar entre los montículos[3].

Cada montículo tiene unos 30 cm de alto y 50 cm de ancho, y se plantan varias semillas de maíz juntas en el centro de cada montículo; en algunas partes del noreste atlántico, se entierra pescado o anguilas podridas en el montículo con las semillas de maíz, para que actúen como fertilizante adicional donde el suelo es pobre[cita requerida].

En la agricultura haudenosaunee (iroquesa), los campos no se labraban, lo que mejoraba la fertilidad del suelo y la sostenibilidad del sistema de cultivo al limitar la erosión del suelo y la oxidación de la materia orgánica del mismo[4].