¿Qué tradiciones se remontan a la época prehispánica?

Tradiciones mexicanas

El Día de Muertos se ha convertido en una celebración representativa del pueblo mexicano, una tradición que homenajea a la muerte para “devolver” el corazón, la vida y las acciones de aquellos que amamos y han fallecido.

Muchos se refieren a la mezcla de creencias europeas e indígenas bajo el término sincretismo. Sin embargo, algunos historiadores coinciden en que se trata más bien de una tradición cultural.Todas las costumbres que hoy existen en torno a esta fiesta, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2008, se establecieron a través de un largo proceso de transformación.

Los historiadores explican que la tradición cultural en torno al Día de Muertos implica que la cultura nahua no tiene rupturas ni permanencia. Por el contrario, se mantuvo en constante transformación durante el periodo colonial, es decir, “cuando los españoles llegaron con su propio bagaje y mezcla cultural”.

La idea de la muerte hacía referencia por parte de los europeos a la vida eterna y por parte de los nahuas a una “vida transitoria en la que el individuo disolvía su individualidad” (López Austin).

Día de los muertos en español

Se trata de la tradición más antigua de México, que se remonta a la época prehispánica, hace unos tres mil años. Hay registros de rituales dedicados a los muertos entre los aztecas, mayas, purépechas y totonacas desde esa fecha. El significado de la muerte era la forma de entrar a otro mundo que nada tenía que ver con los conceptos católicos de infierno o cielo.

  ¿Cuántos festivales hay en Córdoba?

Este mundo era conocido como Mictlán. Eduardo Merlo, arqueólogo mexicano lo describe: “Según la creencia de la antigua civilización mexicana, cuando una persona muere, su espíritu sigue viviendo en el Mictlán, lugar de residencia de las almas que han dejado la vida terrenal. Los dioses benévolos crearon este sitio idílico que está lejos de la oscuridad y es más bien tranquilo y agradable, donde las almas descansan pacíficamente hasta el día señalado por la costumbre, cuando regresan a sus antiguos hogares para visitar a sus familiares. Aunque no podemos verlos durante esta visita, podemos sentir su presencia.

En el mundo de la Riviera Maya, la tradición del Día de los Muertos se conoce como Hanal Pixan, que significa “alimento del alma” y tiene un poco más de influencia de la fe católica traída por los conquistadores españoles.

Día de los muertos

El Día de Muertos se ha convertido en una celebración representativa del pueblo mexicano, una tradición que rinde homenaje a la muerte para “devolver” el corazón, la vida y las acciones de aquellos que amamos y han fallecido.

Muchos se refieren a la mezcla de creencias europeas e indígenas bajo el término sincretismo. Sin embargo, algunos historiadores coinciden en que se trata más bien de una tradición cultural.Todas las costumbres que hoy existen en torno a esta fiesta, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2008, se establecieron a través de un largo proceso de transformación.

Los historiadores explican que la tradición cultural en torno al Día de Muertos implica que la cultura nahua no tiene rupturas ni permanencia. Por el contrario, se mantuvo en constante transformación durante el periodo colonial, es decir, “cuando los españoles llegaron con su propio bagaje y mezcla cultural”.

  ¿Dónde existe Papá Noel?

La idea de la muerte hacía referencia por parte de los europeos a la vida eterna y por parte de los nahuas a una “vida transitoria en la que el individuo disolvía su individualidad” (López Austin).

Maquillaje para el día de los muertos

El 2 de noviembre, todo México se tiñe de naranja, mientras elaborados altares, calaveras y confeti transforman calles y hogares. Conozca esta tradición tan especial de la mano de tres empleados que trabajan en el país.

La película de animación Coco, ya un clásico de Pixar, cuenta la historia de Miguel, un niño que sueña con ser un músico consumado y que viaja a la Tierra de los Muertos, conociendo a las almas de los difuntos que vienen a visitarle cada 2 de noviembre durante la fiesta del Día de los Muertos en México.

“Alguien nos recomendó la película para que nos hiciéramos una idea de lo que veríamos el Día de los Muertos. Fue realmente muy emotivo poder honrar así la memoria de los que fallecieron”, recuerda.

La celebración se remonta a la época prehispánica, cuando los habitantes de lo que hoy es México rendían culto a los difuntos, realizando diversos rituales para acompañarlos en su camino al inframundo. Hacían ofrendas a los muertos, incluyendo todo tipo de objetos, muchos de los cuales habían utilizado en vida y otros que podían ser útiles durante la “otra vida”, como instrumentos musicales, comida y arreglos florales, por ejemplo.