¿Quién instituyo el cristianismo?

¿Quién instituyo el cristianismo?

Cristianismo trinitario

Durante el reinado del emperador romano Constantino el Grande (306-337 d. C.), el cristianismo comenzó a convertirse en la religión dominante del Imperio Romano. Los historiadores siguen sin estar seguros de las razones de Constantino para favorecer el cristianismo, y los teólogos e historiadores han discutido a menudo sobre qué forma de cristianismo primitivo suscribía. No hay consenso entre los estudiosos sobre si adoptó el cristianismo de su madre Helena en su juventud o, como afirma Eusebio de Cesarea, la animó a convertirse a la fe que él mismo había adoptado.

Constantino gobernó el Imperio Romano como único emperador durante gran parte de su reinado. Algunos estudiosos alegan que su principal objetivo era conseguir la aprobación unánime y la sumisión a su autoridad por parte de todos los estamentos, por lo que eligió el cristianismo para realizar su propaganda política, creyendo que era la religión más adecuada que podía encajar con el culto imperial (véase también Sol Invictus). A pesar de ello, bajo la dinastía constantiniana el cristianismo se expandió por todo el Imperio, iniciando la era de la Iglesia de Estado del Imperio Romano[1] Si Constantino se convirtió sinceramente al cristianismo o permaneció fiel al paganismo es un tema de debate entre los historiadores (véase también la política religiosa de Constantino). [2] Su conversión formal en el año 312 es casi universalmente reconocida entre los historiadores,[1][3] a pesar de que se afirmó que fue bautizado sólo en su lecho de muerte por el obispo arriano Eusebio de Nicomedia en el año 337;[4][5][6] las verdaderas razones detrás de ello siguen siendo desconocidas y también se debaten. [2] [3] Según Hans Pohlsander, profesor emérito de Historia de la Universidad de Albany, SUNY, la conversión de Constantino no fue más que otro instrumento de realpolitik en sus manos destinado a servir a su interés político de mantener el Imperio unido bajo su control:

Iglesia católica

Este vídeo educativo es una versión visual de este artículo y está presentado por la Inteligencia Artificial (IA). Consulte nuestra política de ética y diversidad de la IA para obtener más información sobre cómo utilizamos la IA y seleccionamos a los presentadores en nuestro sitio web.

  ¿Qué fiestas se celebran en Junín?

No es una coincidencia que la capital del Imperio Romano se convirtiera en el centro del catolicismo romano; la eventual adopción del cristianismo por parte de Roma, tras siglos de indiferencia y persecuciones periódicas, dio a la nueva fe un enorme alcance.

San Pedro fue asesinado en la persecución de los cristianos por parte de Nerón tras el Gran Incendio del año 64 d.C.; pero en el año 319 d.C., el emperador Constantino estaba construyendo sobre su tumba la iglesia que se convertiría en la Basílica de San Pedro.

Desde su fundación, la antigua Roma era una sociedad profundamente religiosa y los cargos religiosos y políticos iban a menudo de la mano. Julio César fue Pontifex Maximums, el más alto sacerdote, antes de ser elegido cónsul, el más alto cargo político republicano.

Los romanos adoraban a una gran colección de dioses, algunos de ellos tomados de los antiguos griegos, y su capital estaba llena de templos en los que se buscaba el favor de estas deidades mediante sacrificios, rituales y festivales.

¿Qué es un cristiano?

Si por “iglesia” se entiende la gente que se adhiere a las enseñanzas de Jesús, entonces Jesús la inició. Algunos cristianos creen que Pedro fundó la iglesia a instancias del propio Jesús. Otros consideran que la primera iglesia fue la de Jerusalén, creada por los discípulos tras la muerte de Jesús y dirigida por Santiago hasta su muerte en el año 63 d.C.

Pero si la fundación de la iglesia se define como el primer cuerpo de líderes cristianos que pudo determinar la creencia cristiana exacta y establecer con sólida autoridad su definición del cristianismo en todo el mundo mediterráneo, entonces el hombre más responsable de ese logro fue Constantino I, el emperador de Roma. Aunque la creación y organización de la iglesia fue claramente un proceso que tuvo lugar a lo largo de varias décadas, el evento fundador fue el Concilio de Nicea en el año 325.

  ¿Qué cultura tiene La Rioja?

En primer lugar, los viajes y la comunicación eran difíciles en aquella época. Era difícil tomar decisiones y dirigir organizaciones que tenían oficinas separadas por más de un día de camino, o tal vez de caballo. Cuando las empresas comerciales establecían oficinas en diferentes puertos, por ejemplo, tenían que operar esencialmente como empresas independientes debido a las dificultades de coordinación. El cristianismo incipiente enviaba misioneros para establecer nuevas comunidades cristianas, pero luego tenía que permitir que cada comunidad funcionara por sí misma, como indican las cartas de Pablo a las iglesias que estableció.

Difusión del cristianismo

Todos sabemos cómo terminaron las cosas, por supuesto. Un ángel apareció, junto con un carnero, haciendo saber a Abraham que Dios no quería realmente que matara a su hijo, que debía sacrificar al carnero en su lugar, y que todo había sido simplemente una prueba.

Sorprendentemente, el modelo que mejor se ajusta a las pruebas históricas sitúa los orígenes de la fe en el surgimiento de la propia razón, y a pesar de su novedad lo hace de un modo que sospecho que parecerá sensato e intuitivo a muchos lectores. Esta nueva síntesis aporta, a su vez, una visión psicológica de los problemas de la fe y la razón que siguen atormentándonos hoy en día, desde los enfrentamientos públicos sobre la evolución, el aborto y los derechos de los homosexuales, hasta los atentados suicidas, los asentamientos en Cisjordania y las clases de vuelo en las que los alumnos desdeñan odiosamente la instrucción en el aterrizaje.

Sólo unos siete siglos después, se cree, este Dios reveló a Moisés que su verdadero nombre era Yahvé, y que deseaba ser conocido y adorado bajo ese nombre en adelante. Adorado, todavía, parece, como uno entre muchos: “No tendrás otros dioses delante de mí”, dice el Primer Mandamiento, lo que implica que otros dioses eran realmente una posibilidad, aunque odiosa. Es posible que algunos de ellos estuvieran detrás del truco de los bastones convertidos en serpientes con el que los sabios del faraón trataron de burlar al hermano de Moisés, Aarón, antes de que sus serpientes fueran devoradas por las de Yahvé. Al igual que El, Yahvé tampoco parece haber sido considerado al principio por los hebreos como un creador divino, al menos no según la imagen que obtenemos del último siglo de estudios bíblicos. Los estudiosos creen que el primer relato bíblico de la creación no se redactó hasta el siglo VIII a.C. (a partir de Génesis 2:4), y que sólo un par de siglos más tarde un autor sacerdotal anónimo redactó la versión completa que tenemos a partir de Génesis 1.

  ¿Qué cultura tienen los cholos?