Tradiciones de los shuar

Tradiciones de los shuar

Tradiciones de los shuar

la comida shuar

Les voy a contar cómo nuestros abuelos, con mucho cuidado y respeto, realizaban la celebración de la tsantza. Después de matar a un enemigo, el guerrero cortaba la cabeza de la víctima y se escondía en el bosque, ayunando durante ocho días, para prepararse la tsantza.

El guerrero prepara la tsantza de esta manera. Quita la piel de la cabeza y la pone en agua hirviendo; luego la seca lentamente sobre cenizas calientes. A continuación, la cose con guijarros calientes en su interior y la sacude. Por último, pinta la cara con carbón y moldea con mucho cuidado la piel hasta que vuelve a tomar sus rasgos naturales.

Durante todo el proceso, el shuar invoca a Ayumpum, el espíritu de la vida y la muerte, para que nadie se vengue de él y para que la víctima no vuelva a la vida, ya que ha sido sacrificada para que se haga justicia.

Cuando la tsantza esta lista, la comunidad comienza a recoger leña, a cazar y a preparar chicha para las fiestas que se van a realizar. La comunidad se reúne en la casa indicada y uno de los ancianos de la comunidad, junto con otros guerreros, se queda en el patio con el que ha preparado la tsantza y la lleva al cuello.

la religión shuar

El pueblo indígena Shuar se remonta a 2.500 años atrás[1]. Se caracterizan por su territorio, lengua, raza, cultura y prácticas guerreras[2]. Eran una población numerosa que habitaba la parte suroccidental de la Amazonía ecuatoriana colindante con la frontera peruana en las provincias de Pastaza, Morona Santiago y Zamora Chinchipe[2]. Su lengua es el shuar-chicham[2]. Defendieron ferozmente su territorio contra los colonizadores incas y españoles, estos últimos los llamaron despectivamente “jíbaros”[2], que tiene una connotación de ser salvaje[3]. La práctica shuar de la tzantza (encogimiento de la cabeza de sus enemigos) les dio fama de guerreros intrépidos e implacables. Los relatos de su valentía y fiereza al resistir las conquistas se convirtieron en una fuente de orgullo étnico para ellos[3].

Entre 1890 y 1910, los shuar comerciaron con caucho y pieles de animales con la población occidental a cambio de herramientas, armas de fuego y telas[3]. En la década de 1930, la fiebre del oro trajo colonos al valle del Upano y, cuando la fiebre terminó, se dedicaron a la agricultura e invadieron las tierras shuar sin permiso[3]. También trajeron epidemias, matando a más de la mitad de los shuar del valle de Upano[3].

wikipedia

El shuar, que significa literalmente “pueblo”, también conocido por términos (ahora despectivos) como chiwaro, jíbaro, jíbaro o xíbaro, es una lengua indígena hablada por el pueblo shuar de las provincias de Morona Santiago y Pastaza, en la cuenca amazónica ecuatoriana.

El nombre “Shuar” compartido entre el pueblo y su lengua fue revelado por primera vez a los españoles en el siglo XVII. La lengua shuar, en su forma actual, se considera parte del árbol lingüístico jívaro, y encarna uno de los grupos tribales más conocidos de la región de la selva amazónica[3].

La lejanía geográfica dentro de la selva ecuatoriana aísla a los Shuar y ha dispersado ampliamente a los pueblos entre sí. Por ello, a finales de la década de 1960, se crearon escuelas de radio para promover la comunicación y la educación tanto en español como en shuar[2], lo que se transformó inadvertidamente en una iniciativa de revitalización lingüística para el pueblo shuar. Las escuelas radiofónicas se cerraron en 2001 y se sustituyeron por una enseñanza formal bilingüe en el aula[2].

cabeza encogida

Shuar, en lengua shuar, significa “pueblo”[1] El pueblo que habla la lengua shuar vive en la selva tropical entre las altas montañas de los Andes, y en las selvas tropicales y sabanas de las tierras bajas de la Amazonia, en Ecuador extendiéndose hasta Perú. Los shuar viven en varios lugares – así, los muraiya (colina) shuar son personas que viven en las estribaciones de los Andes; los achu (pantano-palma) shuar (o achuar) son personas que viven en las tierras bajas más húmedas al este de los Andes (Ecuador y Perú).

Los shuar se refieren a los hispanohablantes como apach, y a los no hispanohablantes y no shuar como inkis. Los europeos y los americanos europeos solían referirse a los shuar como “jívaros” o “jíbaros”; esta palabra probablemente deriva de la ortografía española del siglo XVI de shuar (véase Gnerre 1973), pero ha adoptado otros significados, incluido el de “salvaje”; fuera de Ecuador, jíbaro ha pasado a significar “rústico”. Los shuar son popularmente representados en una amplia variedad de literatura de viajes y aventuras debido a la fascinación occidental por su antigua práctica de reducir las cabezas humanas (tsantsa).

  Tipos de tradiciones culturales