Tribu himba costumbres

Tribu himba costumbres

Tribu himba costumbres

La belleza de los himba

Los OvaHimba son predominantemente ganaderos que crían ovejas y cabras de cola gorda, pero cuentan su riqueza en el número de sus reses[1]. También cultivan y cultivan cosechas de secano como el maíz y el mijo[1]. El ganado es la principal fuente de leche y carne para los OvaHimba. Su dieta principal consiste en leche agria y gachas de maíz (oruhere ruomaere) y a veces sólo gachas duras, debido a la escasez de leche y carne. Su dieta se complementa con harina de maíz, huevos de gallina, hierbas silvestres y miel. Sólo ocasionalmente, y de forma oportuna, se vende el ganado para obtener dinero[1]. Los negocios no agrícolas, los sueldos y salarios, las pensiones y otras remesas de dinero constituyen una parte muy pequeña de los medios de vida de los OvaHimba, que se obtienen principalmente de su trabajo en los centros de conservación, de las pensiones de vejez y de las ayudas del gobierno de Namibia para paliar la sequía[1].

Las mujeres y las niñas suelen realizar trabajos más intensivos que los hombres y los niños, como acarrear agua a la aldea, enlucir las casas de madera de mopane con una mezcla tradicional de tierra arcillosa roja y aglutinante de estiércol de vaca, recoger leña, atender las vides de calabazas utilizadas para producir y garantizar un suministro seguro de leche agria, cocinar y servir las comidas, así como hacer artesanía, ropa y joyas. [La responsabilidad de ordeñar las vacas y las cabras también recae en las mujeres y las niñas[1]. Las mujeres y las niñas se ocupan de los niños, y una mujer o una niña se encargará de los hijos de otra mujer. Las principales tareas de los hombres son la cría de ganado, el pastoreo, donde los hombres suelen estar fuera del hogar familiar durante largos periodos, el sacrificio de animales, la construcción y la celebración de consejos con los jefes tribales de la aldea[1].

  Tradiciones de los hippies

Fotos de la tribu himba

Los OvaHimba son predominantemente ganaderos que crían ovejas y cabras de cola gorda, pero cuentan su riqueza en el número de sus reses[1]. También cultivan y cultivan cosechas de secano como el maíz y el mijo[1]. El ganado es la principal fuente de leche y carne para los OvaHimba. Su dieta principal consiste en leche agria y gachas de maíz (oruhere ruomaere) y a veces sólo gachas duras, debido a la escasez de leche y carne. Su dieta se complementa con harina de maíz, huevos de gallina, hierbas silvestres y miel. Sólo ocasionalmente, y de forma oportuna, se vende el ganado para obtener dinero[1]. Los negocios no agrícolas, los sueldos y salarios, las pensiones y otras remesas de dinero constituyen una parte muy pequeña de los medios de vida de los OvaHimba, que se obtienen principalmente de su trabajo en los centros de conservación, de las pensiones de vejez y de las ayudas del gobierno de Namibia para paliar la sequía[1].

Las mujeres y las niñas suelen realizar trabajos más intensivos que los hombres y los niños, como acarrear agua a la aldea, enlucir las casas de madera de mopane con una mezcla tradicional de tierra arcillosa roja y aglutinante de estiércol de vaca, recoger leña, atender las vides de calabazas utilizadas para producir y garantizar un suministro seguro de leche agria, cocinar y servir las comidas, así como hacer artesanía, ropa y joyas. [La responsabilidad de ordeñar las vacas y las cabras también recae en las mujeres y las niñas[1]. Las mujeres y las niñas se ocupan de los niños, y una mujer o una niña se encargará de los hijos de otra mujer. Las principales tareas de los hombres son la cría de ganado, el pastoreo, donde los hombres suelen estar fuera del hogar familiar durante largos periodos, el sacrificio de animales, la construcción y la celebración de consejos con los jefes tribales de la aldea[1].

  Fiestas y tradiciones chinas

Tradiciones zulúes

Según The Guardian, “cuando un visitante llama a la puerta, el hombre muestra su aprobación y placer de ver a su invitado dándole el tratamiento de Okujepisa Omukazendu: la mujer se entrega a su invitado para que pase la noche mientras el marido duerme en otra habitación. En caso de que no haya una habitación disponible, el marido dormirá fuera”.

Otra tradición que ha resistido el paso del tiempo es la regla de “está prohibido bañarse”. En lugar de bañarse, las mujeres toman un baño de humo y se aplican resinas aromáticas en la piel. También se guían por la creencia de que el color rojo significa “Tierra y sangre”. Su piel roja es una de las cosas que las hace extremadamente únicas. El color rojo procede de la pasta otjize (una combinación de grasa de mantequilla, exfoliante omuzumba y ocre) y su función es proteger su piel del duro sol del desierto y de las picaduras de insectos.

El pueblo himba no ha sido muy representado en la literatura. Sin embargo, en Nnedi Okorafor Binti, el personaje principal, “Binti”, pertenece al pueblo Himba. Okorafor describe a esta tribu como una “tribu de Namibia que utiliza el “otjize de olor dulce”, una mezcla de ocre y grasa de mantequilla, sobre su piel, enrollándolo en el pelo como protección contra el sol del desierto”. En la novela, los himba no viajan, lo que contrasta directamente con el pueblo himba real, que es nómada.

Matrimonio de la mujer de la tribu himba

La sociedad himba es matriarcal. Las mujeres desempeñan un papel fundamental en la sociedad himba y se encargan de la mayoría de las tareas, como la recogida de agua, la construcción de casas y el cuidado de los niños.

  Costumbres argentinas comidas

La mujer de mayor edad del poblado es la encargada de tender el fuego sagrado. El fuego debe mantenerse encendido en todo momento para proteger a los habitantes de los demonios. Este fuego sagrado se considera el espíritu que protege el bien.

Los antropólogos que han estudiado la estructura social de los Himba han afirmado que se caracterizan por un linaje doble, o bilateral, que puede encontrarse en otros grupos étnicos que viven en entornos extremos.

La poligamia está permitida en la sociedad Himba, cada hombre puede casarse con más de una mujer, el primer matrimonio suele ser concertado por los ancianos de la aldea mientras que los siguientes son libres, lo único que se requiere es el consentimiento de todos los cónyuges.

Otra creencia está relacionada con los llamados círculos de hadas, los Himba creen que son las huellas que dejan los dioses cuando van a ciertos lugares a rezar, cuando un Himba se pone enfermo, se le lleva al centro del círculo de hadas para que se cure.